Violencia Sexual en la Guerra Civil

En junio de 1936 el General Mola estaba preocupado. Preocupado y asustado. Llevaba ya un tiempo convencido de la necesidad de dar un golpe de estado que derribara la Republica y sus intenciones se agravaron aún más con la victoria del Frente Popular en las elecciones. Pero no le salían los cálculos. El General Mola era un buen gestor y había estado contando votos en las elecciones, soldados, plazas fuertes y había tenido en cuenta graves problemas logísticos, como el estrecho de Gibraltar. Su conclusión era sencilla y tajante: El golpe de estado no podía triunfar en España. Tan preocupado estaba el General Mola que barajó seriamente la posibilidad de renunciar a su puesto y retirarse a Cuba; y no contribuyó a tranquilizarlo la visita que le hizo su hermano, capitán en Barcelona y también conspirador golpista, contándole que era materialmente imposible que la sublevación triunfara en la capital catalana. Su hermano estaba seguro, además, de que culpables, como iban a ser, de traición al gobierno y a la patria los iban a fusilar sin mucha dilación.

El General Mola, uno de los cabecillas del golpe, posa para una cámara rebelde. Fuente.

El General Mola, uno de los cabecillas del golpe, posa para una cámara rebelde. Fuente.

Así que cuando el General Mola estaba a punto de dejarlo, preocupado y asustado, sus compañeros carlistas, militares y religiosos, terratenientes y notables navarros, lo tranquilizaron. El golpe estaba diseñado para desencadenar una oleada de terror que «paralizará las fuerzas republicanas e impidiera una respuesta adecuada».

Así, cuando el golpe (efectivamente) fracasó en el 85% del territorio nacional, comenzó la fase violenta y expeditiva para asegurar el derrocamiento de la República y «garantizar el exterminio de un tercio de este país, limpiándolo de marxistas, republicanos, masones…» en palabras del entonces Teniente Coronel Juan Yagüe. Estas palabras, con otros cientos de declaraciones escritas, telegrafiadas, radiofónicas y redactadas en memorias y cartas dejan claro que la intención del fallido golpe era limpiar España y, por supuesto, vencer.

Este doble objetivo, el de vencer y limpiar, necesitaba de una acción decidida, violenta y que no albergara duda alguna. Para ello debía ejercerse violencia máxima contra la población no adepta. Esta población no adepta llevaba además cinco años (algunos dirían cinco siglos) siendo sistemáticamente definida como un enemigo interior formado por anarquistas, socialistas y marxistas cuya única intención era la destrucción interna del ideal católico y conservador de España y rebajados a la condición de subhumanos por el ala intelectual derechista, amparada y financiada por la Iglesia Católica. Esto contribuyó a rebajar, en las mentes de los sublevados y sus tropas, a estos seres humanos a la condición de carnaza deleznable que había que torturar, humillar y asesinar.

Estos hechos que hemos descrito, la necesidad de un golpe de extrema violencia, el objetivo de destruir física y moralmente al enemigo y la idea de que éste no era realmente humano hicieron de los más débiles, como no podía ser de otra forma, sus primeras víctimas.

Las mujeres han sido, y siguen siendo, objetivo prioritario de las fuerzas militares en su ataque a objetivos civiles. Toda sociedad se vertebra entorno a sus mujeres, como sostenedoras del hogar y de la economía de bajo alcance y son la reserva reproductiva. Además, en toda sociedad patriarcal, las mujeres son las depositarias del honor de la casa y de la sociedad, y dañarlas a ellas es mostrar que sus hombres no son capaces de protegerlas y, por lo tanto, no son verdaderos hombres. La ofensiva militar llevada a cabo contra la población civil por las tropas sublevadas durante la Guerra Civil no fue una excepción en este aspecto.

La violación como hecho aislado, como agresión sexual de individuo a individuo podría enmarcarse dentro de ese porcentaje llamado «violencia sistémica» imposible de exterminar. Pero las violaciones en tiempo de guerra adquieren un cariz totalmente diferente. En primer lugar sirven a las fuerzas agresoras de muchas diferentes formas: son baratas, son terroríficas, dañan a esta generación y la posterior, dañan la imagen de la sociedad que las recibe, marca para siempre a las víctimas y, en contrapartida, proporcionan al agresor «el solaz del guerrero». En la primera fase de la guerra, desde el golpe de julio de 1936 hasta noviembre del mismo año, con la estabilización de los frentes, la violación sistemática siguió la estela de avance de las tropas sublevadas.

Los guerreros sublevados al servicio de los golpistas entre julio y noviembre de 1936 eran de dos tipos principalmente. En primer lugar, el ejército africanista, veterano, de élite. Compuesto por la Legión Extranjera y por las tropas indígenas de los Regulares, estaba formado por hombres curtidos en la guerra colonial, caracterizada por su crueldad, su violencia y la sistemática identificación del enemigo como no humano. Eran las tropas de primera línea que se encargaban de machacar y rebasar las débiles e inexpertas defensas de los milicianos republicanos.

En segundo lugar tenemos a los falangistas y requetés, aunque hay una importante diferencia de disciplina entre ambos. Los falangistas eran hijos de terratenientes y notables del lugar a los que se unían hombres desesperados por no ser tachados de rojos, y que armados de forma irregular y en coches o caballos de su propiedad recorrían el frente y la retaguardia actuando como fuerza de ocupación y represión. Los requetés también eran civiles, pero estaban militarizados y su estricto ideal católico hizo que no cometieran desmanes más allá de la represión legal a la que dio cobertura el Bando de Guerra.

Miembros del Requeté durante un entierro, portando un estandarte religioso. Fuente.

Miembros del Requeté durante un entierro, portando un estandarte religioso. Fuente.

Es importante hacer esta distinción porque el carácter y el número de violaciones que llevaron a cabo las tropas sublevadas varían según se tratase del primero o del segundo tipo de tropa. Para el primero los crímenes sexuales contra la población femenina se cometen en primera línea, junto a los fusilamientos sobre el terreno y el saqueo de las propiedades. Las mujeres son violadas dentro del frenesí de destrucción y normalmente asesinadas después. Son características las violaciones en grupo y las violaciones a menores. Estos hechos son característicos de la guerra colonial que el ejército de África importó a España desde Marruecos. Es imposible contar el número de mujeres violadas de esta forma, pues solían ser asesinadas después y no se hacían comprobaciones de tipo forense. Se conocen por los relatos de las supervivientes, por cartas de horrorizados notables de derechas de los pueblos y por las alocuciones y confidencias privadas del General Queipo de Llano.

Los soldados falangistas, al contrario, actuaban como tropa de retaguardia. Llegaban una vez que los combates habían finalizado o a lugares en los que ni siquiera se habían producido. Sus tácticas eran menos urgentes y más metódicas. En primer lugar llevaban a cabo una gran variedad de acciones humillantes contra las mujeres, como raparlas, obligarlas a beber aceite de ricino y propinarles brutales palizas. Luego mandaban a estas republicanas, mujeres de fusilados o huidos, maestras, mujeres que hubieran votado o sospechosas de cosas como «mostrar simpatía pública por Roosevelt» a trabajar en los cuarteles y campamentos de las tropas, donde limpiaban, cocinaban, eran violadas y, en muchos casos, asesinadas. En otros lugares, como sucedió en algunos pueblos andaluces, las recientes viudas eran llevadas en un camión al cementerio para ser violadas, fusiladas y enterradas. Después sus asesinos desfilaban con su ropa interior en los fusiles.

Nuestra intención al recoger estos hechos no es hacer carnaza ni intentar crear una conciencia artificial, sino estudiar cómo y por qué y traer de la memoria estos hechos terribles olvidados de nuestra historia que nunca han sido castigados. La violación como arma de guerra tiene un cariz de terror y de dominación muy concreto y que es desencadenado y fomentado por la oficialidad (o cuanto menos tolerado) para conseguir los objetivos de los que más arriba hemos hablado. Pero también nos habla de un tipo de guerra, cercana a la de exterminio y caracterizada por la diferencia racial. Los rusos violaron en masa a las alemanas y los alemanes a las rusas, los japoneses esclavizaron a las coreanas y los hutu violaban a las mujeres tutsi. Pero aquí, las tropas españolas rebeldes estaban aniquilando y violando a las mujeres españolas republicanas.

La cárcel Modelo de Madrid fue la principal prisión para detenidos de derechas. Aquí la vemos fuertemente custodiada. Fuente.

La cárcel Modelo de Madrid fue la principal prisión para detenidos de derechas. Aquí la vemos fuertemente custodiada. Fuente.

Por supuesto también hubo violencia en la zona republicana, la cometida por las famosas checas en las ciudades y la del «terror rojo» del verano de 1936. Miles de personas fueron (20.000) detenidas y asesinadas mediando o no juicio por su identificación con los rebeldes o por su posición económica. El carácter de esta violencia es más social, más dirigido contra los estratos conservadores y religiosos (1.237 sacerdotes fueron asesinados), pero se define por su carácter furibundo, local y no planeado. Fue atajado en cuanto el gobierno republicano recuperó el control en octubre. Sin embargo no hubo ningún tipo de violencia sexual dentro de esta explosión. La propia Causa General franquista que investigaba los crímenes rojos después de la contienda, caracterizada por la exageración y la injusticia, solo cuenta un único caso de violación a una monja en toda la guerra y reconoce severas dudas al respecto.

Lo único que podemos hacer ya es no olvidar a estas mujeres que fueron torturadas y asesinadas de una forma exclusivamente reservadas a su condición femenina y que recibieron de hecho por ser mujeres. Nuestro verdadero objetivo es utilizar estas lecciones para defender a las mujeres que hoy padecen estos atropellos, principalmente en África, e impedir está última expresión del feminicidio.

 

 

Bibliografía|

BEEVOR, ANTHONY, “La guerra civil española”, Madrid: Planeta S.A, 2011

PRESTON, PAUL, “El Holocausto español”, Barcelona: Debate, 2011

BEJENLLOUM, ADDELMAJID, “La participación de los mercenarios marroquíes en la guerra civil española”,  Revista Internacional de Sociología, nº 4, 1988, págs. 527-542.

ESPINOSA MAESTER, FRANCISCO, ”La columna de la muerte. El avance del ejército franquista de Sevilla a Badajoz”, Barcelona: Crítica, 2003

Redactor: Guillermo Rubio Martín

Editor de Historia Contemporánea. Licenciado en Historia por la universidad de Granada. Máster en Docencia. Intereses en historia contemporánea, historia de los conflictos e historia de la mujer en guerra. Asesor de género en operaciones.

Comparte este artículo

19 Comments

  1. Otro dato a tener en cuenta

    La fosa común de Alcalá, de grandes dimensiones, podría contener restos de mujeres
    Las víctimas de la represión republicana durante la Guerra Civil, que podrían alcanzar las 70.000, han sido las grandes olvidadas por la historia. Ahora, tras el descubrimiento de la fosa de Alcalá zona en la que desapareció Andreu Nin, se retoman las investigaciones. En “La Mañana” de la COPE, tres expertos han destacado que podría haber restos de mujeres entre los cuerpos exhumados. Según avanzó Libertad Digital, la fosa contiene restos de al menos nueve personas, aunque tiene una capacidad para un centenar. 2008.IV.03

    Post a Reply
  2. Por qué nunca s habla también de las violaciones masivas de los Republicanos, por ejemplo conventos enteros de monjas…

    Post a Reply
    • De esas cosas ya se habló lo suficiente entre el 39 y el 75 como para que en una noticia sobre violencia franquista tenga que venir nadie a decir “los rojos también eran malos”.

      Post a Reply
      • “…El carácter de esta violencia es más social, más dirigido contra los estratos conservadores y religiosos (1.237 sacerdotes fueron asesinados), pero se define por su carácter furibundo, local y no planeado. Fue atajado en cuanto el gobierno republicano recuperó el control en octubre…” Solo se hace hincapié en un Bando, se nota la inclinación política del escritor de este artículo. Todo buen escritor debe ser neutral, las violaciones son condenables dando igual el bando que las realice, un poco más de objetividad por favor. Y esa Guerra ya pasó, no removamos más los porqué, solo hay que no olvidar para no caer en ese terrible error

        Post a Reply
        • ¿Y porqué no es neutral? La ofensiva vino del bando conservador.
          Las milicias republicanas tuvieron carácter defensivo y no atacaron poblaciones violando a sus mujeres.
          Por otra parte, la guerra ya pasó, pero hay mucha gente que todavía tiene a sus padres o abuelos en una cuneta desconocida. El gobierno ha premiado a los genocidas y torturadores con cargos policiales y medallas, y ha evitado extraditarlos habiendo orden de la interpol de su captura. También han dicho que las familias solo se acuerda de sus victimas para cobrar la subvención. Por menos de eso Zapata dimitió, la fiscalía actuó, y convirtieron su vida en un infierno.

          Post a Reply
          • Claro, el bando conservador se levantó un día y les dio por dar un golpe de Estado y jugarse la vida sabiendo que si perdían serían fusilados.

            Las cosas no son ni blancas ni negras. La situación en aquellos momentos de Espana era desastrosa. Revoluciones marxistas, asesinatos de conservadores,… Hasta mataron al jefe conservador de la oposición! Como dijo Gil Robles, media Espana se resiste a morir y se defenderá de una manera o de otra si es necesario.

    • Al parecer no has leído el artículo completo, ¿verdad?

      Post a Reply
    • Si,mplemente porque la violencia de este tipo como otras hacia las mujeres se institucionalizó y alimentó desde la dirección fascista del Golpe de Estado. En cambio más allá de los casos que se dieron en el seno de las tropas republicanas, éstos siempre fueron perseguidos mientras se tuvo cocimiento de los mismos. El Estado derecho lo representaba La República y hechos tan exrcrables como la violencia contra las mujeres estaban duramente penados pot la ley y asimismo por la Justicia militar que era la que se aplicaba a las tropas y, especialmente, en tiempo de guerra, con mauor rigor, incluso con la muerte.

      Post a Reply
    • pues porque no lo hubo. Solo lo violaron los nazifascistas como tu …

      Post a Reply
  3. Defenderse de las monjas de los conventos?
    tengo 43 años y el 99% de las acusaciones de
    las brutalidades de lo ocurrido en aquella época
    siempre se hacen hacia el mismo bando, los
    del otro siempre víctimas… quemaron casas e Iglesias,
    violaron mujeres (señoras, monjas, etc) y mataron
    inocentes (niños, civiles..) siempre en defensa propia….
    Venga ya…… debo tener muy mala suerte porque solo
    en mi familia, encerraron y mataron a 3 tios, inocentes
    bajo falsas acusaciones… sin tener que ver nada con la
    guerra, violaron a todas las religiosas de un convento
    conocido (incluido una tia mia) , quemaron la casa de algún familiar y alguna Iglesia cercana….
    y con esto no digo que los del otro bando sean inocentes de nada… sólo que siempre se saca lo malo del mismo
    bando….

    Post a Reply
  4. Estimado Sr. Rubio: no estoy cursando ningún master, sino que soy doctor en Historia por la Complutense desde 1998. Usted oculta unos datos y falsea otros. La violencia empezó mucho antes, el 10 de mayo de 1931, sin hacer un mes de la proclamación de la República, cuando sorpresivamente fueron quemadas decenas de iglesias y conventos en Madrid, Valencia, Sevilla, Málaga; desde la Revolución de 1934, con resultados violentísimos como la voladura de la catedral de Oviedo y auspiciada por todas las izquierdas, se veía claramente que se iba a la Guerra Civil, de hecho en 1935 muchos magnates sacaron su dinero y obras de arte de España, como Lázaro Galdiano, los Botín mandaron mucho dinero a Suiza, etc; las elecciones de febrero del 36 fueron denunciadas por el propìo Alcalá-Zamora, nada sospechoso, en sus memorias en lo relativo a falseamiento de actas en La Coruña y Badajoz por lo menos, con dudas en otros lugares en la manipulación de bolsas de votos; mucho antes del 18 de julio muchas personas fueron detenidas solo por su ideología, como un familiar mío de 18 años, estudiante, que fue detenido en su pueblo sin haber hecho nada y luego fue asesinado en Madrid, por ello mucha población pensaba que si no se reaccionaba iban a por tí, como estaba ocurriendo; hacer pensar que el 18 de julio, de repente, a cuatro militarotes fascistas les dio por dar un golpe es engañar deliberadamente por el clima que había, en el que hasta el lider de la oposición junto a Gil Robles, Calvo Sotelo, fue amenazado de muerte en las Cortes días antes de asesinarle unos escoltas socialistas de Prieto; el mapa del 18 de julio rebela que aquella fue una Guerra mitad por mitad de los españoles y que fracasó en el 85% del territorio es falso de toda falsedad pues no solo hubo un levantamiento militar sino civil: a las pocas semanas había solo en Navarra 40.000 requetés en armas y por toda Castilla y León, Galicia y otros territorios como amplias zonas de Andalucía decenas de banderas de falangistas, todos voluntarios; violencia contra las mujeres sin duda existió entre los sublevados pero un dato que se ignora es que solo en las 211 checas que hubo en Madrid un tercio de las asesinadas eran mujeres, dejando aparte los asaltos y violaciones de monjas en conventos; el de las cunetas es uno de los mitos de la Guerra Civil muy usado en la propaganda manipuladora pues alrededor de un 40% de víctimas del terror republicano nunca fueron recuperadas en sus cadáveres, y en las cunetas hay de los dos bandos, ya está bien de manipular; y otro dato que se ignora y se silencia, en el Valle de los Caídos hay dos mil republicanos más que del bando sublevado. Estos datos que le doy son fidedignos pero tras 80 años de la Guerra y 40 de muerto Franco lo que quieren muchos es ganar la Guerra ocultando unos datos y falseando otros. Aquello fue mitad por mitad de españoles y ganó una España perdiendo la otra media, así de sencillo. Por eso la Ley de Memoria Histórica es cainita, rencorosa y revanchista, pues criminaliza a estas alturas a la mitad de los españoles y no hubiera surgido si el abuelo de Zapatero no hubiera sido fusilado tras la Guerra. Se puede manipular la Historia pero no cambiarla. Jamás podrán evitar, manipulando, la realidad de que perdieran la Guerra, que la perdimos todos, pero unos supieron olvidar con las décadas y otros está visto que no.

    Post a Reply
    • Coincido con su breve exposición, pero además le añado que el número de religiosos asesinados alcanzó la cifra de 11.000, entre ellos varios Obispos y Cardenales. Del colegio de las RR. Franciscanas de la C/ Villaamil de Madrid, se inventó “un motivo” para asesinarlas después de darlas tormento como en la Edad Media, los comunistas y socialistas corrieron el falso rumor de que esas monjas habían dado caramelos envenenados a sus alumnos para matarlos. Entre una de las religiosas trasladada a Guadalajara, antes de morir fusilada, se cometió sacrilegio sobre su vestimenta y su cruz y rosario, previo arranque de todas sus piezas dentales en vivo, fue azotada y para ejecutarla la tuvieron que atar colgada de las muñecas a un poste porque no se podía tener en pie. Este testimonio me fue refrendado por Sor Paquita, tal y como la llamábamos cariñosamente, que milagrosamente salvó su vida porque estaba en un pueblo de Tarragona con un grupo de niños pobres pasando vacaciones en un preventorio de salud. Tuvo que pedir ropas de seglar y repartir los niños entre familias cristianas que se pudieran hacer cargo de ellos hasta que pudieran volver son sus padres. Entre tanto, fueron fusilados en las tapias del Cementerio de San Isidro a más de 8.000 suscriptores del periódico ABC, por “ser carcas”. Mi suegro encuadrado en la Cruz Roja, en Madrid, me contó personalmente como tenían de recoger las vísceras de ancianas fusiladas por ser acusadas de “carcas”. Mayor saña no se conoció. Pero en el pueblo de Puente Genil, fueron masacras todas las familias que vivían desde la Plaza de la Matallana bajando hacía el río Genil, solo por no ser afiliados a ningún partido republicano. He visto una lápida en cada puerta de estas casas, con la relación nombre por nombre de los allí asesinados. Estas placas se retiraron por voluntad de sus descencidientes, después de aprobada esta Contitución. La Memoria Histórica debe ser completa, de lo contrario es simplemente propaganda del bando que la sustenta.

      Post a Reply
  5. Señor Guillermo Rubio Martín, usted sobra en este medio. Yo soy republicano y no hubiera dudado en combatir del lado rebelde contra el Frente Popular.

    Post a Reply
  6. Entre los comentarios que hay expuestos los mas cercano a la verdad sobre esta lastimosa historia son los de Mautilus , Cinta Zambrano y Ricardo de la Cierva .Tengo que decir del Sr. Rubio que me parece que ha estudiado en la Complutense ,con el Politólogo Iglesias , que en la Universidad de Granada , por su poca preparación ,por su demagogia y por falsante

    Post a Reply
  7. Mal anda la Universidad si de ella salen juntaletras como el señor Guillermo Rubio Martín.

    Post a Reply
  8. Estimado Guillermo:
    Impresionante visión del papel de la mujer y del porqué la guerra utiliza la vejación de las mujeres como forma de denigración de la sociedad en su totalidad. Muchos deberían aprender de tu visión. Enhorabuena.

    Post a Reply
  9. Cuando dejaremos esa maldita guerra de la intransigencia y nos dedicamos a caminar como los demás países hacia el futuro.

    Post a Reply
    • Cuando nos creamos que somos una democracia y rescatemos a los muertos que hay en las cunetas tal vez. Y no es por revanchismo, sino por salud democrática :)

      Post a Reply
  10. QUE DOLOR SIENTO POR TODO EL ODIO QUE SE DESATÓ EN LA GUERRA CIVIL, QUE PENA, QUE FALTA DE EMPATIA CON EL DOLOR DE LAS PERSONAS, TANTO LA DERECHA COMO LA IZQUIERDA, ¿NO ES MOMENTO DE APRENDER Y PERDONAR? QUE MAL HICIERON ESAS PERSONAS? SER DE IZQUIERDAS, DE DERECHAS, RELIGIOSAS Y SACERDOTES?, QUERRIA QUE NO SE JUSTIFICASÉN MAS LOS ASESINATOS DE CATOLICOS POR LAS OBRAS DE LA IGLESIA CATOLICA ALIADA CON LA OLIGARQUIA, ES FALSO, HABÍA UNA FLORECIENTE COMUNIDAD RELIGIOSA QUE VIVIA POR Y PARA LOS NECESITADOS, AL IGUAL QUE LA GENTE DE IZQUIERDAS ASPIRABA A UN MUNDO MEJOR Y MAS IGUALITARIO. PERDON, PERDON. PERDON…. POR EL MAL HECHO A LOS HERMANOS INJUSTIFICADAMENTE. COMENCEMOS A CAMINAR JUNTOS Y DIFERENTES, SIN AGRESIONES, CON RESPETO A LOS MUERTOS, NO NEGANDO LAS EVIDENCIAS POR QUE SON DE LOS QUE NO PIENSAN COMO NOSOTROS. PERDON. PERDON. PERDON… POR LA SANGRE DERRRAMADA, QUE NO SEA PARA NADA.

    Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Violencia Sexual en la Guerra Civil - […] Violencia Sexual en la Guerra Civil […]
  2. EL ABUSO SEXUAL DE LA MUJER COMO ARMA DE GUERRA EN LA ZONA NACIONAL | Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica - […] 2 Guillermo Rubio Martín “Violencia Sexual en la Guerra Civil”.En: Témpora. Magazine de Historia. 04/09/2015 (en línea). Disponible en …

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR