Un neandertal en las Olimpiadas

Como hemos visto en artículos previos, Homo sapiens y Homo neanderthalensis presentan morfologías corporales ligeramente distintas, tanto en el cráneo como en el esqueleto postcraneal. Estos parientes lejanos de los Humanos Anatómicamente Modernos (HAM) presentaban diferencias apreciables en sus patrones corporales, lo que implica que ambos grupos humanos desarrollarían patrones de movilidad con diferencias sutiles, pero características. De esta manera, los neandertales y los HAM no realizarían de la misma forma ciertos movimientos.

Partiendo de estas divergencias anatómicas, en este artículo nos planteamos si ambos grupos humanos podrían realizar de la misma forma ciertas actividades de alto requerimiento energético, como por ejemplo, algunos deportes. Llevando esta comparación al extremo, nos planteamos qué pasaría si, hoy en día, un deportista de élite con tipo corporal neandertal participase en las olimpiadas. Basándonos en las investigaciones y estudios que hasta ahora se han llevado a cabo en el ámbito de la paleoantropología, ¿qué características esqueléticas le ayudarían para erigirse vencedor en cada categoría olímpica? ¿Cuáles le harían enfrentarse a la derrota?

Para evaluar las ventajas del patrón corporal neandertal en las distintas disciplinas individuales, primero hay que tener en cuenta la teoría de Steudel-Numbers y Tilkens en 2004, que exponen que el coste energético de desplazamiento de los neandertales sería un 30% mayor que el de los HAM debido al acortamiento de los segmentos distales del miembro inferior (tibia y peroné con respecto a fémur), siendo los primeros poco «económicos» para correr en comparación con los segundos, según los resultados de Raichlen y su equipo en 2011. Sin embargo, también se ha sugerido que el acortamiento de los segmentos distales estaría asociado a un gran desarrollo de la fuerza muscular, o que este tipo corporal sería una adaptación a demandas energéticas relacionadas con una alta actividad tipo sprinter. Además, las caderas de los neandertales son más anchas y sus fémures presentan mayor curvatura. Por tanto, nuestro deportista de élite neandertal probablemente no correría de la misma forma que los HAM y, según estas teorías, estaría más preparado para carreras con necesidad de realizar un esfuerzo explosivo de corta duración que para realizar una maratón, o participar en otras disciplinas que implicasen correr durante un tiempo prolongado. A pesar de ello, nunca hay que tomar estas especificaciones de manera literal, ya que la experiencia nos dice que lo que cabe esperar no siempre suele darse, como es el caso de Usain Bolt, del que se comentaba que era demasiado alto para ser velocista.

El Trinitario Keshorn Walcott, Lanzamiento de Jabalina. Fuente.

El Trinitario Keshorn Walcott, Lanzamiento de Jabalina, Londres 2012. Fuente.

A lo anteriormente mencionado hay que añadir que, según los resultados de 2015 de los investigadores Larson y Rosas, junto a su equipo, la movilidad del hombro de los neandertales sería distinta a la de los HAM y su capacidad de lanzamiento, menor. Por tanto, siguiendo estas teorías, el deportista de patrón corporal neandertal no estaría capacitado para participar con éxito en lanzamiento de pértiga o en cualquier otra categoría olímpica en la que se requiriese un movimiento similar por encima del hombro. Sin embargo, el lanzamiento de martillo, al realizarse a través de un esfuerzo muscular explosivo desde una rotación del cuerpo y con otro tipo de posicionamientos del hombro, podría quizás ser desarrollado con éxito.

No podríamos afirmar un claro ganador en las categorías que requieren de control del equilibrio y de la postura, como la gimnasia rítmica o la gimnasia artística, ya que, aunque la gracilidad de los HAM parece a priori un punto a favor, la robustez esquelética y corporal del cuerpo neandertal no tienen que ser interpretadas como un impedimento. De hecho, el tener una musculatura potente y bien desarrollada es un factor determinante en estas disciplinas. Por otro lado, en 2003 Spoor y sus colaboradores dieron a conocer sus estudios sobre los canales semicirculares del oído interno de los neandertales, que establecen que éstos presentan diferencias con el resto de humanos del Holoceno. Esta estructura está muy relacionada con el equilibrio y, según estos autores, podría apuntar a un patrón de movimientos de la cabeza distinto al de los humanos modernos, posiblemente relacionado con diversos aspectos del comportamiento locomotor y con las propiedades cinemáticas del cuello y la cabeza. En las categorías mencionadas, resultan de gran importancia tanto el equilibrio como la correcta realización de las rutinas establecidas, las cuales no podemos afirmar que pudieran realizarse de la misma forma con un patrón corporal neandertal. De esta manera, no podemos establecer si éste resultaría ventajoso o no, dado que, según esta teoría, la postura de la cabeza y el cuello con respecto al cuerpo serían distintas a las de los HAM.

Simone Biles, Río de Janeiro 2016. Fuente.

Simone Biles, Río de Janeiro 2016. Fuente.

En los deportes de equipo, además de las habilidades físicas de cada grupo, también es de gran importancia la capacidad de establecer estrategias comunes que resulten efectivas frente al adversario. No podemos conocer la capacidad que tendrían los neandertales de conformar planes de ataque y defensa en deportes actuales, como el waterpolo o el balonmano. Sin embargo, sí se hipotetiza que eran capaces de cazar grandes presas cuerpo a cuerpo, siendo necesaria, seguramente, la participación de todo el grupo. Por tanto, podríamos afirmar que sí tenían la capacidad de planear estrategias, aunque no sepamos el nivel de complejidad que alcanzarían. Dejando al margen estas consideraciones, y basándonos en sus características físicas, podríamos aventurar alguna desventaja del plan corporal neandertal en baloncesto, ya que este grupo humano presenta menor altura media, en proporción a la anchura de su cuerpo, que los HAM. Por otro lado, en el caso del fútbol, no sería posible afirmar que un patrón corporal sea mas ventajoso que otro, dado que en este deporte hay gran variedad de morfotipos entre sus integrantes, dándose desde menores tamaños corporales con centros de gravedad más bajos, a futbolistas de gran altura y robustez.

Como conclusión, a pesar de que esta hipotética competición se ha realizado en todo caso basándonos en actuales supuestos de explicación funcional para las diferencias morfológicas observadas en ambos grupos humanos, estas teorías están en continua evolución y debate y siempre habrá muchas más hipótesis y factores que incluir. No podemos especificar qué modelo corporal sería más ventajoso en cada categoría olímpica; sin embargo, sí podemos establecer los patrones de movilidad que probablemente realizarían H. neanderthalensis H. sapiens mediante el estudio de su anatomía y las inferencias que podemos realizar del estudio motriz de poblaciones actuales con distintos patrones corporales.

La finalidad de este artículo, por tanto, no es afirmar sin ninguna duda que un grupo sería inferior al otro en una determinada disciplina física, si no proponer un ejercicio de imaginación que pueda explicar de forma simplificada y gráfica las diferencias funcionales que podrían traducirse de las distintas estructuras corporales de H. neanderthalensis H. sapiens, intentando transmitir de la forma más accesible posible la gran diversidad de tipos de humanos que ha abarcado nuestro género a lo largo de la historia.

Carrera de Relevo de 4x100, Río de Janeiro 2016. Fuente.

Carrera de Relevo de 4×100, Río de Janeiro 2016. Fuente.

Bibliografía|

HIGGINS, R.W., RUFF, C.B. “The effects of distal limb segment shortening on locomotor efficiency in sloped terrain: Implications for Neandertal locomotor behavior”. American Journal of Physical Anthropology. 146, 336–345.2011.

HOLLYDAY, T.W., RUFF, C.B. “Ecogeographical patterning and stature prediction in fossil hominids: comment on M. R. Feldesman and R. L. Fountain, American Journal of Physical Anthropology /1996) 100: 207-224”. American Journal of Physical Anthropology, 103, 137-140. 1997.

LARSON, S.G. “Humeral torsion and throwing proficiency in early human evolution”. Journal of human evolution, 30, 1e8. 2015.

POLK, J.D.“Influences of limb proportions and body size on locomotor kinematics in terrestrial primates and fossil hominins”. Journal of Human Evolution. 47, 237–252.2004.

RAICHLEN, D.A., ARMSTRONG, H., LIEBERMAN, D.E. “Calcaneus length determines running economy: Implications for endurance running performance in modern humans and Neandertals”. Journal of Human Evolution. 60, 299–308.2011.

ROSAS, A., MARTÍNEZ-MAZA, C., BASTIR, M., GARCÍA-TABERNERO, A., LALUEZA-FOX, C., HUGUET, R., ORTIZ, J.E., JULIÀ, R., SOLER, V., TORRES, T.D., MARTÍNEZ, E., CAÑAVERAS, J.C.,  SÁNCHEZ-MORAL, S., CUEZVA, S., LARIOL, J., SANTAMARÍA , D., RASILLA, M. DE LA, FORTEA, J., “Paleobiology and comparativemorphology of a late Neanderthal simple from El Sidón, Asturias, Spain”, Proceedings of the  NationalAcademy of Sciences. 2006.

ROSAS, A., “Los neandertales”, Los libros de la Catarata. Colección ¿Qué sabemos de?. Madrid: Ediciones CSIC, 2010.

ROSAS, A., ESTALRRICH, A., GARCÍA-TABERNERO, A., HUGUET, R., LALUEZA-FOX, C., RÍOS, L., BASTIR, M., FERNÁNDEZ-CASCÓN, B., PÉREZ-CRIADO, L., RODRÍGUEZ-PÉREZ, F.J., FERRANDO, A., FERNÁNDEZ-CEREZO, S., SIERRA, E., DE LA RASILLA, M. “Investigación paleoantropológica de los fósiles neandertales de El Sidrón (Asturias, España)”. Cuaternario y Geomorfología, 29 (3-4), 77-94. 2015.

ROSAS, A., PÉREZ-CRIADO, L., BASTIR, M., ESTALRRICH, A., HUGUET, R., GARCÍA-TABERNERO, A., PASTOR, J.F., RASILLA, M. DE LA. “A geometric mor-phometrics comparative analysis of Neandertalhumeri (epiphyses-fused) from the El Sidrón cave site (Asturias, Spain)”. Journalof Human Evolution, 82, 51-66. 2015.

SPOOR, F., HUBLIN, J.J., BRAUN, M., & ZONNEVELD, F. “The bony labyrinth of Neanderthals”. Journal of Human Evolution, 44(2), 141-165. 2003.

STEUDEL-NUMBERS, K.L., TILKENS, M.J. “The effect of lower limb length on the energetic cost of locomotion: implications for fossil hominins”. Journal of Human Evolution. 47, 95–109.2004.

TRINKAUS, E. “A functional analysis of the Neanderthal foot”. University of Pennsylvania. 1975.

TRINKAUS, E. “The Neanderthals and Modern Human origins”. Annual Review of Anhropology, 15, 193-218. 1986.

Agradecimientos a Laura Pérez Criado por la colaboración.

Redactor: Anabel Ferrando

Licenciada en Ciencias Ambientales por la Universidad de Málaga, con Máster en Antropología Física y Evolución Humana por la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Alcalá de Henares. Trabajó como técnico del Museo Nacional de Ciencias Naturales - CSIC (Madrid) hasta 2016.

Comparte este artículo

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies