“Romance de los Tres Reinos”, un clásico de la literatura china

‹‹Todo lo que está bajo el Cielo, tras un largo período de división tiende a unirse; tras un período de unión, tiende a dividirse. Así ha sido desde la antigüedad.››


Luo Guanzhong, Romance de los Tres Reinos (siglo XIV)

La historia que se extiende desde finales de los Han (206 a.n.e. – 220 n.e.) hasta los imperios unificados de los Sui (589–618) y de los Tang (618–907) es uno de los periodos más complejos de la historia de China. Con el fin del Imperio Han se abrió —lo que para muchos investigadores es el comienzo de la Edad Media china— un periodo marcado por la decadencia del Estado, la ruina de la economía urbana y el desmembramiento del imperio. Mientras China del norte se dividió a principios del siglo IV entre varios reinos cuya clase dirigente era de origen bárbaro, una potente aristocracia se constituyó en el valle del Yangzi, imponiendo su voluntad al poder central. En el campo de la intelectualidad, la filosofía dominante de la época Han cayó en el olvido absoluto y la literatura clásica dejó de cultivarse comenzando un periodo de gran fervor religioso en la que podemos afirmar que la China de esta época fue budista como cristiana fue nuestra Europa medieval (1).

Durante cuatro siglos China había sido dominada por la poderosa dinastía Han; sin embargo, los poderes del emperador fueron disminuyendo y la inminente ruptura de China llegó por múltiples conflictos entre los señores de la guerra, que competían por aumentar su poder. Dos rebeliones en el siglo II n.e. resultaron devastadoras para el Estado Han. La primera fue la de los Turbantes Amarillos, que se extendió por el noreste en el 184 n.e. Tanto la influencia y auge de los grandes terratenientes como la preponderancia de los eunucos en palacio provocó la alianza en contra de ellos de las grandes familias y los funcionarios. Durante este siglo la corte se derrumbó en medio de auténticos baños de sangre en la que perecieron dos mil eunucos. La mayor parte del pueblo consideraba al gobierno incapaz y las inundaciones y las continuas hambrunas eran vistas como una señal de que el emperador había perdido el mandato del cielo (2). Así surgió una serie de movimientos que se articularon alrededor de fidelidades religiosas —taoísmo, mesianismo e igualitarismo— que confluirían en la idea de la Gran Paz, convertida en la esperanza de campesinos que se organizaron en el movimiento conocido como los Turbantes Amarillos, con una notable capacidad militar. La segunda fue el movimiento de los Maestros Celestiales, que llegó a controlar parte de la actual Sichuan, granero económico del imperio. Las sublevaciones llegaron a amenazar la supervivencia del imperio, pero el ejército de los Han acabaron con ellos. El poder quedó en manos de los generales y no tardaron en enfrentarse entre sí; mientras, en la corte, funcionarios y eunucos se mataban entre ellos.

Los Tres Reinos (220-280). Fuente

Los Tres Reinos (220-280). Fuente

En este contexto fue Cao Cao (155 -220 n.e.), jefe militar que controlaba la llanura central y el norte, quien acabó con la dinastía, y China se desmembró en los Tres Reinos (三國, 220-280): en Luoyang (norte de China), en Chengdu (provincia de Sichuan), así como en la cuenca baja del río Azul en Nankín. El más poderoso, el del norte, surgido de las conquistas de Cao Cao, tomó el nombre de reino de Wei cuando su hijo, Cao Pei, subió al trono en el 220. Este reino tendió hacia el autoritarismo y el centralismo. Preocupado por evitar un estallido de violencia, Cao Cao y sus descendientes sembraron el territorio de colonias agrícolas militarizadas, pobladas por soldados agricultores y campesinos desesperados, permitiendo contar con un ejército numeroso y bien formado. Su hijo y sucesor, Cao Pei, mandó redactar un nuevo código civil (xinlü) de casi tres mil artículos que endureció los reglamentos dictados por los Han y organizó el ordenamiento de los funcionarios públicos en nueve grados. Este sistema tenía como objetivo favorecer a los mejores y garantizar una selección imparcial, pero muy pronto comenzó a favorecer a las grandes familias que habían brillado en el ejército.

Mientras tanto en Sichuan, un descendiente Han de la familia imperial, Liu Bei, dio apellido al Estado de Shu, que se convirtió en el reino de Shu Han. Sin embargo, los deseos de independencia no duraron mucho y fue anexionada en el 263 por el reino de Wei. En la confluencia del río Azul se fundó el reino de Wu por el líder militar Sun Quan (182-252), que trasladó su capital Wuchang a Nankín, la gran ciudad del sur.

Al Estado Wei le sucedió el Estado Jin Occidental (265-316) —fundado por la familia Sima, que formaba parte de esa nueva clase salida del ejército chino y a la que los Cao les había estado beneficiando—, que unificó China a partir del 280 cuando conquistó Wu, hasta que lo diezmaron las guerras civiles que comenzaron en el 304. La conquista y destrucción en el 311 de Luoyang —la capital de los Jin occidentales— por rebeldes xiongnu (3) que se proclamaron sucesores de los Han, precedió a la caída de Chang´an en el 316. Posteriormente, China siguió estando dividida hasta que los Sui la reunificaron en el 589.

Romance de los tres reinos

Romance de los tres reinos. Fuente.

Los tres Estados en los que se dividió China tras la caída de los Han inspiraron a uno de los cuatro clásicos de la literatura china: El romance de los tres reinos (三國演義). Escrito por Luo Guanzhong en el siglo XIV, fue publicada por primera vez en 1522. Con casi un millón de caracteres y 120 capítulos, en ella se narra el final de la dinastía Han y los conflictos entre Wei, Wu y Shu en el siglo III, hasta la reunificación de China en el 280 por la dinastía Jin.

Para la elaboración de la obra, Luo Guanzhong empleó documentos históricos, incluido Sanguo Zhi (三国志) —texto histórico que recoge el periodo comprendido entre el 189 y el 280 n.e.—, aunque el autor atribuyó algunos acontecimientos para hacerla más atractiva. En ella se narran los hechos que se suceden desde la rebelión de los Turbantes Amarillos en el 184, pasando por la conjura de los señores de la guerra, hasta la caída del Imperio Han y el desarrollo de los Tres Reinos, con su consiguiente desaparición y unificación por la dinastía Jin en el 280. En la obra se detallan las estrategias y tácticas de la batalla, intrigas y alianzas de los líderes de los Tres Reinos y sus consejeros, proporcionando un análisis sobre la naturaleza humana virtuosa o malvada. Asimismo, en ella encontramos un análisis a tres grupos sociales: los líderes o reyes legítimos, los consejeros y los generales; y ninguno de ellos podría funcionar independientemente. Así, los reyes tuvieron éxito sólo cuando fueron capaces de identificar a los mejores asesores y generales; y los generales y consejeros adquirieron fama y reconocimiento sólo cuando se asociaron con los mejores reyes. Si los reyes tenían la legitimidad procedente del mandato del Cielo, los consejeros proporcionaban la sabiduría acumulada y los generales eran los héroes que se sacrificaban por un bien mayor. En total, se contabilizan 1191 nombres históricos en los que se incluyen 436 generales, 451 asesores y 128 señores (miembros de la familia real y sirvientes).

Videojuego Dinasty Warriors

Videojuego Dinasty Warriors. Fuente

Entre las numerosas adaptaciones de la obra destaca la serie The Ravages of Time de Chan Mou, donde se narra el periodo final de la dinastía Han y el desarrollo de los hechos que acontecieron durante los Tres Reinos; la película Three Kingdoms: Resurrection of the Dragon (2008) está basada en partes de la novela; o, incluso, el popular videojuego de estrategias Dynasty Warriors de Omega Force y Koei.

Para China esta novela es un referente en todos los capítulos de la vida de la persona, en las estrategias políticas y militares, en la gestión de los recursos humanos y en la organización. La obra señala los valores históricamente incrustados en el comportamiento y las acciones del chino como individuo y grupo. Muchas de las percepciones sobre la historia que posee el pueblo chino están conformadas por esta y otras novelas. Así, junto a El romance de los tres reinos contamos con otros tres clásicos de la literatura china: A la orilla del agua (siglo XIV), de Shi Nai’an y Luo Guanzhong; Viaje al oeste (siglo XVI), atribuido a Wu Cheng’en; y Sueño en el pabellón rojo (siglo XVIII), de Cao Xueqin, que engrosan la lista de las grandes obras maestras del mundo de la literatura universal.

(1) Jacques Gernet, pp. 156.

(2) Concepto desarrollado por el Duque de Zhou, miembro de la dinastía Zhou (1050 a. C. a 256 a. n. e.), como justificación al derrocamiento de la dinastía Shang, y en la que se defendía que el ‹‹Cielo›› bendecía al gobernante justo y castigaba al déspota.

(3) Pueblo de origen controvertido, controlaban la zona de la estepa mongólica y estuvieron en continua guerra con la China de los Han (206 a.n.e. hasta el 220 n. e.).

Bibliografía|

BUCKLEY EBREY, P., “Historia de China“, Madrid: La Esfera de los Libros, SL., 2009.

BROWN, M. y SCHIROKAUER, C., “Breve historia de la civilización china“, Barcelona: Edicions Bellatera SL., 2006.

FOLCH, D., “La construcción de China“,  Barcelona: Ediciones Península, 2002.

GERNET, J., “El Mundo Chino, Barcelona: Edición Crítica, 2005.

HAFSI, T. y LI, Y., “Understanding Chinese Business Behaviour: A study and interpretation of the Three Kingdoms novel Montreal: HEC Montreal, 2007.

LUO, G., “Romance of Three Kingdoms“, Hong Kong: Periplus Editions, 2002.

Redactor: Mar Solís

Licenciada en Historia por la Universidad de Sevilla y estudiante de chino mandarín y Filología Hispánica, colaboro desde 2014 en Témpora Magazine y Chinalati, y desde el 2015 en Yuanfang Magazine; además de algunas aportaciones para La Odisea de la Historia, Ceao y Enchinadas. Puedes leer más artículos sobre Asia Oriental en mi blog 天下 Todo Bajo el Cielo (tianxiatodobajoelcielo.blogspot.com.es)

Comparte este artículo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com Valora en Bitacoras.com: ‹‹Todo lo que está bajo el Cielo, tras un largo período de división tiende a unirse; …
  2. Viaje al Oeste, el clásico chino que inspiró Dragon Ball - temporamagazine.com - […] al Oeste (西遊記) es una de los cuatro clásicos -junto a Romance de los Tres Reinos, A la orilla …

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR