Las prácticas funerarias en los primeros momentos del Neolítico en Oriente Próximo

En esta nueva entrega, volvemos al Neolítico en el Próximo Oriente para tratar uno de los temas más discutidos y a la vez estudiados de la Arqueología, la muerte. En las siguientes líneas vamos a tratar de explicar algunas de las prácticas funerarias que se llevaron a cabo en los principales yacimientos de esta zona durante los periodos Precerámicos (PPNA y PPNB) haciendo especial mención al tratamiento de los cráneos.

Antes de comenzar con los primeros momentos del Neolítico, diremos que las sociedades precedentes son sociedades de cazadores-recolectores, las cuales se desarrollaron entre el 12.000 al 10.300 cal. BC. Son grupos con una alta regionalidad y donde la zona del corredor sirio-palestino es la mejor estudiada. Dentro de este espacio cronológico encontramos una de las culturas más claramente definidas, el Natufiense. En ella, parece que hay una interrelación clara entre la existencia de sepulturas con la presencia de un poblado sendentario. En cambio, los enterramientos secundarios corresponden al patrón estacional o semisedentario, un hecho que implicaría un traslado de los cadáveres en algún momento.

Cuando tratamos estos momentos previos al Neolítico, lo hacemos porque consideramos que están en la base de las características que se desarrollarán en él. Es cierto que no podemos asegurar la existencia de ningún rito funerario, al menos desde un punto de vista empírico. Y entonces, ¿cómo explicamos la diferenciación en los ajuares? J. Mellaart, uno de los investigadores que más han trabajado sobre el tema intenta argumentar esta diferencia por el lugar donde se practicaron los enterramientos o las características de estos. Sobre esto no todos los autores están de acuerdo, y algunos llegan a plantear la inexistencia de diferencias, y si las hubiera, estarían marcadas por sexo o por edad.

Una vez tratado estos precedentes, pasaremos a comentar los primeros momentos del Neolítico (PPNA), un periodo que nos llevara de los 10.300 a los 8.800 cal BC. La innovación principal en el PPNA, dentro del mundo funerario, es el aumento de los cráneos separados del cuerpo, que no presentan ningún tipo de modelado, los cuales los diferenciaremos en tres vertientes: por su localización en los enterramientos, aislados o en depósitos aparentemente sin relación con el mundo funerario. En Hatoula, algunos de los esqueletos procedentes de enterramientos primarios asociados al hábitat se depositaron sin cráneo. Además de los citados enterramientos primarios, se documentaron otros secundarios en silos, con huesos y cráneos coloreados con ocre rojo. Para algunos autores, en este periodo como en el PPNB, los cráneos se retiraban después de la descomposición de los tejidos, excavando un área alrededor de los mismos para extraerlos del enterramiento primario, rellenando después el agujero. Posteriormente eran usados por la comunidad (mecanismos de cohesión social, creencias domésticas…) y finalmente eran enterrados de nuevo, no necesariamente donde se encontraba el resto del cuerpo.

En esta etapa también estamos asistiendo a diversos cambios en el mundo simbólico. En la zona que estamos tratando comienzan a aparecer plaquetas decoradas con signos que parecen pictogramas, así como piedras con ranuras. Hoy por hoy se descarta la existencia de edificios-santuarios, aunque durante muchos años  se mantuvo que yacimientos como Jericó, albergó este tipo de edificación.

Con el afianzamiento del Neolítico asistimos a un avance de las sociedades (se desarrolla el PPNB). Se trata de una etapa de grandes cambios. A partir del 7600 cal.BC aumenta la circulación de productos a larga distancia seguramente por los corredores levantino y del Éufrates (obsidiana, recipientes y  brazaletes de piedra y desde finales del periodo, 7000 cal.BC, las primeras cerámicas), planteándose también por ello la existencia de artesanos especializados.

En el ámbito funerario también vemos un avance. Aquí diferenciaremos los cráneos relacionados con el mundo funerario y, por otro,  los hallados en ámbitos distintos, aislados o en depósitos. Una de las principales innovaciones del momento será el modelado de los cráneos, aunque  muchas de las manipulaciones que anteriormente mencionábamos en el PPNA se mantienen. Además en este periodo aparecen máscaras, posiblemente asociadas a los cráneos.

Máscara utilizada en un enterramiento. Fuente

Cráneo modelado. Fuente

Otra de las novedades a destacar es la tecnología que se emplea en la preparación  de los cráneos. Se han practicado análisis en ejemplares de Jericó, Kfar Hahoresh, Beisamoun, ‘Ain Ghazal y Tell Ramad atestiguándose la uniformidad de conceptos generales y de determinados aspectos tecnológicos, pero también la diversidad entre yacimientos, lo que indicaría la existencia de tradiciones específicas en cada uno de ellos, por lo que los cráneos de un mismo yacimiento presentan tratamientos similares

Uno de los interrogantes que se nos viene a la mente cuando desarrollamos estas prácticas  es el quién se encargaba de estas actividades. Pues bien, se cree en la existencia en los poblados de uno o varios especialistas, los cuales podrían además actuar como  referentes religiosos-ideológicos de la comunidad.

En la distribución geográfica de estos hallazgos encontramos también algunas diferencias. Los modelados parecen limitarse al sur del Levante, pero los aislados, sin tratamiento particular se encuentran hasta en los valles altos del Tigris y el Éufrates, sin que esta práctica haya llegado a los Zagros.

Con todos estos datos y con la existencia de enterramientos en las viviendas, algunos autores como M. Molist, han planteado la posibilidad de que la idea de familia fue ganando terreno frente a la de clan de las sociedades de cazadores-recolectores precedentes.

Estamos en una etapa, donde comienzan además a aparecer lugares reservados para las ceremonias funerales y en algunos casos para los enterramientos “casas de muertos”. Esto sí nos marca una clara diferenciación social dentro de los poblados, ya que no todos eran enterrados en estos lugares.

Como ejemplos empíricos sobre esto, veremos algunos yacimientos como es el caso de Çatal Hüyük, donde se percibe una diferenciación entre los enterramientos practicados bajo el suelo de las casas y los de los santuarios de los niveles inferiores (“enterramientos con ocre”), dotados de ricos ajuares. Así pues, paralelamente a las viviendas se documentan otras estructuras destinadas al culto, como los de ‘Ain Ghazal, Çayönü, Göbekli, quizá Bouqras y Zaghe y, por supuesto, los numerosos santuarios de Çatal Hüyük. Por otra parte, se atestigua la intensificación y la variedad de la producción de figuritas de diverso tipo.

Çatal Hüyük. Fuente

Çatal Hüyük, al sur de la Península Anatolia Fuente

El mundo simbólico también sufre una clara evolución. Si en el PPNA lo que abundaban eran las plaquetas con pictogramas y piedras con ranuras, en el PPNB el registro material se amplia, no solo cuantitativamente sino cualitativamente. Por ejemplo en ‘Ain Ghazal, apareció una treintena de estatuas, enterradas en dos fosas, dispuestas en estratos superpuestos, de cuerpo entero con un armazón de cañas o sólo la cabeza sobre un busto estilizado, con incrustación de betún en los ojos y pintura. Algunas de ellas son bicéfalas. Determinados ejemplares presentaban seis dedos, lo que, como se sabe, constituye una anomalía genética; sin embargo se ignora si aquí se ha querido representar esto exactamente. La parte posterior de las mismas era lisa y plana como para ser adosadas. En Jericó, en las excavaciones de los años treinta, se documentaron dos grupos de estatuas de tamaño casi natural que en cada caso estaban compuesto por un hombre, una mujer y un niño. Por otra parte, en Tell Ramad se halló un personaje sentado, cuyo busto era un cilindro, probablemente un soporte para cráneo humano de los que se han hallado varios ejemplares en el mismo escondrijo, consistentes en estatuitas de arcilla recubiertas de una capa de materia blanca que han podido servir para este fin. Otro caso más es el de Nahal Hemar, donde también se halló una estatua humana de barro con los ojos pintados, así como fragmentos de otras estatuas antropomorfas.

Máscara de piedra de Nahar Hemar. Fuente

Máscara de piedra de Nahar Hemar. Fuente

Y hasta aquí llega nuestro breve repaso a las prácticas funerarias llevadas a cabo por estas sociedades neolíticas. Hemos podido observar la evolución que sufren estas prácticas desde las sociedades de cazadores-recolectores hasta los momentos precerámicos. Aunque nuestro objeto de estudio ha sido el tratamiento de los cráneos, hemos querido también hacer referencia a otros aspectos como es el caso de los enterramientos  o la construcción de edificios dedicados a las actividades funerarias.

Bibliografía |

BAR-YOSEF, O. Y ALON, D.  “Nahal Hemar Cave”. Antiqot, pp. 1-81, Israel Antiquities Authority, Tel Aviv, 1992

BONOGOFSKY, M. : “Cranial Modeling and Neolithic Bone Modification at ‘Ain Ghazal: New Interpretations”. Paléorient 27 vol. 2, pp. 141-146, Francia, 2001

HODDER, I. “The Domestication of Europe. Structures and Contingencies in Neolithic Societies”. Oxford: Oxford Press, 1992

MELLAART, J. “Western Asia during the Neolithic and the Chalcolithic (about 12000-5000 years ago)”. LAET, S. de (Ed.): Prehistory and the Beginnings of Civilization, History of Humanity I, pp. 425-440, Paris: UNESCO, 1994

MOLIST, M. “El origen y desarrollo del Neolítico en la zona del Próximo Oriente. Manual de Prehistoria Universal. 1: Prehistoria” Madrid: Historia 16, 1992

Redactor: Antonio Jesús Ortega Pereña

Redactor de la sección de Prehistoria de Témpora Magazine. Licenciado en Historia por la Universidad de Granada. Actualmente cursando el Máster de Arqueología en dicha universidad. Especializado en elementos líticos de la Prehistoria Reciente.

Comparte este artículo

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR