Introducción a una Historia de la Sexualidad (I)

De entre los campos que estudia la Historia, la Hª de la Sexualidad trata de analizar, abordar y dar respuesta a las problemáticas en torno al sistema sexo-género, la Hª de las mujeres, la Hª entorno a las prácticas sexuales o las nuevas masculinidades. Encuadrándose, así, dentro de la Historia Social. Se trata de un campo de conocimiento relativamente nuevo si lo comparamos con otras temáticas dentro de la Historia; pero pese a su relativa juventud (data de los años 50s del siglo XX) ésta no solo se ha encargado de realizar una narración histórica, sino que además ha creado un amplio campo de conocimiento con un fuerte carácter transformador pudiendo ser usado como motor de cambio. Este artículo inaugura una serie que intentará dotar de herramientas al público lector para que éstas puedan ser utilizadas ya no solo como fuente de aprendizaje, en un campo historiográfico y narrativo desconocido para muchas, sino también como método de cambio en las propias relaciones humanas ya sean simbólicas o materiales.

Mary Wollstonecraft, auto de Vindicación de los Derechos de las Mujer. Fuente

Mary Wollstonecraft, autora de Vindicación de los Derechos de la Mujer. Fuente

Para los inicios nos remontaremos al siglo XVIII, donde culminan los postulados teóricos que darían lugar a la nueva organización económica y social que provocarían las transformaciones ocurridas en Europa y América entre 1776 y 1848; periodo en el cual el capitalismo y la burguesía se impusieron como modo de producción hegemónico y como clase social dominante, sistema vigente hasta nuestros días. Este sistema producirá una clara división sexual del trabajo, la separación entre el ámbito doméstico y público, un nuevo modelo de familia y la reinterpretación del concepto de Ciudadanía, que pese a ser el contenedor de los ideales Ilustrados se transformará en un elemento de exclusión en sustitución del concepto súbdito. El poder del soberano desaparecerá, para transformarse en el poder político de las nuevas clases dirigentes, sobre todo a partir de 1848 y mucho más a finales de siglo conforme el capitalismo avance. Esta nueva realidad hará que la población quede atrapada en diferentes identidades que se superponen, ya no solo de Género sino también de Raza y Clase, así y citando a Joan W. Scott:

 “esta historia se incluye no solo en una narración si no en un compromiso con los oprimidos y la comprensión de que la desigualdad se articula al menos sobre tres ejes”

Todo esto a su vez se relaciona con un sistema de antigua existencia que con el Sistema Capitalista y con la aparición de los Estados-Nación se revigoriza y muta: el Patriarcado, que a su vez se repiensa y estructura en torno a los nuevos elementos de organización social. Este nuevo modelo organizativo y económico necesitaba que la población creciera de manera continuada, primero buscando el aumento constante de la mano de obra durante el siglo XIX, y durante el siglo XX creando extensos mercados donde colocar sus productos. Para poder mantener este control, se utilizaron diversos instrumentos como el monopolio de la violencia a través de la policía o el ejército, el control de los núcleos de organización social a través de las familias monoparentales, fijadas en modelos concretos de relaciones personales y afectivas como el amor romántico o de manera simbólica a través de la escuela y la cultura (literatura, pintura y posteriormente teatro y cine) que se empiezan a convertir en elementos de masas. Los ámbitos de la salud y la higiene se convierten en elementos de control por parte de las clases dirigentes a través de los programas de salud pública y el control sexual de la población.

Aunque situemos el inicio del estudio en el siglo XVIII, acabaremos llegando al siglo XX momento en el que se produce una profunda crisis de los modelos culturales y económicos establecidos por la burguesía, el imperialismo y los modos de relación personal. Es en esta crisis  donde surge el Feminismo como teoría y práctica política, en el contexto de los 60s del siglo XX, donde muchas veces sobre todo en los EE.UU se acabarán relacionando con otros movimientos políticos de la época, como el movimiento por los Derechos Civiles, el Movimiento Gay, Movimientos Pacifistas o de corte más revolucionario como los Panteras Negras. Es en este contexto en el cual muchas teóricas feministas vaticinaron que:

“el estudio de la Historia de las mujeres sería un cambio de paradigma no sólo en la nueva Historia de las mujeres si no también hacia una nueva manera de hacer Historia”

No fue un camino fácil ya que se tenía que romper con una visión androcéntrica de la Historia, que invisibilizaba a las mujeres o a otras minorías en base a los supuestos de poder. Pero hasta llegar a ese punto y conocer qué es el Género y cómo pasó de ser un adjetivo que explicaba la Historia de las Mujeres a convertirse en una categoría de análisis propia, tendremos que ver las primeras críticas al nuevo modelo de Educación Ciudadana, las Olas del Feminismo o los Movimientos Homosexuales.

Pese a la claridad de dicha argumentación ¿por qué hacer una historia de las mujeres, de la homosexualidad o del sexo? Porque son elementos materiales constitutivos de realidad, que se construyen culturalmente en realidades concretas y que no se escapan de las relaciones de poder y de políticas orquestadas por las clases hegemónicas. No se trata solo de un estudio de las mujeres o de los homosexuales, sino de la sociedad al completo, sin invisibilizar ninguna de las partes en su sentido más amplio, y de todos los procesos que interaccionan en una misma persona, la relación entre las mismas y las relaciones de poder.

Gay Liberation Front. Fuente

Gay Liberation Front. Fuente

El ámbito de estudio será Europa y los EE.UU de manera genérica, pues aplicar conceptos nacidos en este entorno a otras realidades sería un acto de colonización teórica, aunque ciertamente existen rasgos comunes en la interpretación judeo-cristiana e islámica, dependiendo siempre del grado de poder en las mismas dentro de las sociedades concretas y de la colonización europea. Otro apartado serán las experiencias de nuevos modelos de organización social dentro de los países socialistas.

Finalmente y antes de introducirnos en materia, se hace necesaria una aclaración terminológica, puesto que se trata de enfoques analíticos adscritos a una terminología concreta o poco conocida, sin la cual el lector o la lectora pueden tener dificultades para seguir el discurso. Otra aclaración previa es que no toda la terminología se puede usar fuera de su tiempo, por ejemplo, no podemos hablar de homosexuales en el siglo XVIII, pero sí podemos hacer un análisis de la relaciones de género en esa época.

Terminología:

Sexo: es la atribución asignada en base a la “genitalidad” que ha generado los conceptos hombre y mujer. Se trata de un sistema binario y en base a estas dos posiciones se generan realidades distintas. Como tal, se trata de un constructo cultural.

Género: son todos aquellos comportamientos, deseos y actitudes atribuidos culturalmente en base a la asignación del sexo biológico. Es en base al sexo biológico, que la sociedad demandará unas atribuciones de género. Es lo que se conoce como sistema sexo-género.

Estereotipo sexual: son aquellas realidades derivadas del género que se perpetúan a través de los comportamientos, la prensa, la radio o la televisión, es decir, de los instrumentos de la cultura de masas.

Orientación sexual: son aquellas prácticas que se esperan del sistema sexo-género (hombre-mujer/heterosexual).

Feminismo: corriente teórica y práctica que propugna como base la igualdad entre hombres y mujeres que se divide a su vez en diferentes corrientes.

Patriarcado: sistema de organización social, económica, cultural, religiosa y sexual que se basa en la supremacía del hombre sobre la mujer.

 

Bibliografía|

SCOOT, J, “Gender: A Useful Category of Historical Analysis”, Providence: American Historical Association, 1986.

KOLLONTAI, A, “Las relaciones sexuales y la lucha de clases, 1921″. Alix Holt, George Mc.Leod Limited. Toronto. Traducción por Tamara Ruíz para la edición digital de Alexandra Kollontai: Los fundamentos sociales de la cuestión femenina y otros escritos. Ediciones En Lucha: España, 2011

PRECIADO, B, “Retóricas de Género/Políticas de Identidad: performance, performatividad y prótesis”, Sevilla: Aula del Rectorado de la Universidad Internacional de Andalucia (UNIA) y Sala Endanza,  17-23 de marzo de 2003

Redactor: José Manuel Ríos Guerrero

Me llamo José Manuel y soy Licenciado en Historia por la Universidad de Sevilla, además de haber realizado una estancia Erasmus en la Universidade Nova de Lisboa. He sido co-organizador durante cuatro años de los ciclos de Conferencias sobre Homosexualidad y Bisexualidad a lo largo de la Historia, celebrados en la Universidad de Sevilla. Mis principales intereses se centran en la Historia de la Sexualidad, HªEconómica e HªCultural.

Comparte este artículo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Historia de la sexualidad III: Las Ilustradas hispanas - temporamagazine.com - […] de la sexualidad podemos analizar no sólo la Historia del sexo propiamente dicha, sino también la Historia de las …

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR