El arte del buen gobierno según Maquiavelo: El Príncipe.

El duque florentino Lorenzo de Médicis.

Con un lenguaje sencillo, conciso e instructivo, Nicolás Maquiavelo se dirige a Lorenzo de Médicis, nieto del papa León X, capitán general de los florentinos y duque de Urbino, a través de su obra El Príncipe, una obra clave y de referencia para cualquier historiador modernista. Este escrito de 1513, un ensayo de lo político a mi juicio, fue un «obsequio» que hizo Maquiavelo a Médicis. Una especie de legado materializado en unas páginas, donde se hace uso de las palabras para mostrar, a reflexión del autor, el arte del buen gobierno, las posibilidades del poder y unas pautas y consejos que un buen Príncipe debe seguir.

Todo ello va acompañado de ejemplos políticos reales de la época del Renacimiento europeo, que en alguna ocasión Maquiavelo compara con sucesos históricos de la Antigüedad para relativizar las situaciones estatales del Quattrocento y del Cinquecento. Con estos magnos ejemplos, el autor pretende mostrar al destinatario que todo es posible en materia de poder, Estado y guerra. Abarca situaciones posibles e hipotéticas —anteponiéndose al enemigo en cuestiones de intriga, Estado y batalla— para así poder barajar distintas soluciones posibles que pueda tener el problema o la crisis política en cuestión; todo ello, con la intención de reforzar el poder del Príncipe y del Estado. Maquiavelo busca, en definitiva, el buen gobierno, aunque para ello haya que utilizar técnicas poco legítimas. Las reflexiones que hace en su obra son fruto de una larga experiencia tras muchos años observando y participando en la vida pública, además del desencanto y el desánimo por comprobar cómo la política de su tiempo ha llegado a corromperse de tal forma. Por ello, ofrece alternativas empapadas de fuerza, cambios y sentido común para la época que le tocó vivir. De hecho, pone de ejemplo al Estado romano como paradigma de conservación, aumento y defensa del poder, actuando con base en estrategias; es decir, no sólo se preocupaban de los desórdenes del presente, sino también de los del futuro. Eso, en otras palabras, les hacía fuertes. Maquiavelo insiste mucho en esta premisa, pues es una estrategia excepcional.

A su vez, el autor reflexiona sobre el tema de las conquistas. Las ve como algo totalmente natural y ordinario. Las defiende, aunque para ello se hagan usos poco o nada legítimos del poder o de las fuerzas militares. El Príncipe siempre tiene que acrecentar su poder.

Los principados están gobernados de dos maneras distintas. Por una parte, un príncipe de quien todos los demás son servidores (funcionarios del Estado) y, por otra parte, mediante un príncipe y una corte de nobles. En este último caso, los príncipes tienen, objetivamente, menos poder, pues la antigua nobleza puede arrebatárselo en cualquier momento si su poder no es consolidado. Existen los Principados civiles y los eclesiásticos. En los primeros el príncipe no llega al poder mediante delito y la violencia, sino con el apoyo de los demás ciudadanos. De hecho, ésta será una baza indiscutible: se debe tener el apoyo y favor del pueblo, que no atacará si no se siente oprimido. En este sentido, «un príncipe sabio tiene que buscar la manera de que sus ciudadanos siempre le necesiten a él y al Estado, tanto en los buenos como en los malos tiempos; entonces, siempre le serán fieles». En segundo lugar, los Principados eclesiásticos son los únicos seguros y felices. Son seguros, pues es tales la tradición y la antigüedad de sus instituciones que, aunque no sean defendidas, no se perderían. Los súbditos, pues, no se preocupan de la falta de gobierno al creer firmemente en sus gobernantes y las instituciones regidas por ellos. El dinero, las armas y un buen ejército son una buena garantía de seguridad, que no se puede separar del poder en ningún caso. Maquiavelo dirá que los fundamentos principales de todos los Estados, ya sean de nueva planta, antiguos o mixtos, son las buenas leyes y los buenos ejércitos.

El pensamiento maquiavélico se centra en que la razón de Estado es superior a la razón moral. El sometimiento, la división, la ambición o el interés propio, tienen cabida en la política del poder. La política siempre será lo primero para los maquiavelistas, por encima de la ética y la moral. De hecho, un buen príncipe, de forma lícita y válida, podía valerse de diversas herramientas para su propio beneficio y para el del Principado. Se podía usar la fuerza del engaño para ganarse amigos y protegerse de enemigos; eliminar a los que pueden o deben ofender al príncipe; destruir al ejército infiel y crear uno nuevo; y un largo etcétera. El lenguaje de Maquiavelo, por tanto, aboga por el manejo y la manipulación de los demás para que el príncipe consiga sus objetivos. Se podría decir en algunas ocasiones que «todo vale». No obstante, tiene que ser prudente al creer, pensar y actuar, pero argüirá que es mejor que un príncipe sea temido que amado. Le será más útil a la hora de conservar el poder.

Con todo lo expuesto, Maquiavelo exhorta a la casa de Médicis a poner orden en Italia y gobernarla con sentido común, en aras de una futura prosperidad. Asimismo, pide que los Médicis sigan los consejos, pautas y ejemplos históricos contemporáneos que desgrana en su obra. Propone expulsar a las masas extranjeras, y adula a esta casa italiana para que lleve a buen puerto esta empresa, ennobleciendo así a Italia.

Nicolás Maquiavelo.

Pese a encarnar un pensamiento retorcido e hipócrita —siendo este pensamiento bautizado posteriormente como maquiavélico—, Nicolás Maquiavelo fue, ante todo, un hombre realista. Trató de guiar a los Médicis por medio de la lógica política y el pragmatismo, siendo partícipe también de la virtud. Este gran autor del Renacimiento italiano inauguró la idea de política en su sentido moderno; es decir, la política es, de facto, un arte artificioso y retorcido, que permite alcanzar y mantener el poder. Para salvaguardar ese poder se haría necesario emplear toda clase de arbitrariedades y desmanes, siempre y cuando no se decapitase la razón de Estado. Además, ¿se debía abogar por la paz y conservarla? Sí; aunque lo prioritario era el poder y su conservación. Para ello, Maquiavelo teje toda una urdimbre que a simple vista puede parecernos descabellada.

Desconfiaba del hombre —que no era bueno por naturaleza—. El hombre, el político, estaba corrompido: y la política era su mayor síntoma. De ahí que nuestro autor expusiera sus ideas. Ese realismo y pragmatismo —muy útil, por cierto— haría irrefutable la afirmación de que «el fin justifica los medios». Obtuvo una mala fama desmesurada tras hacer público sus escritos. Solo quería que su país prosperara con la ayuda de buenos hombres de Estado. Simplemente, fue un hombre de su tiempo.

Bibliografía|

TOMAR ROMERO, FRANCISCA: “El príncipe de Nicolás Maquiavelo: claves de lectura“, Navarra: Burlada, 2008.

GRAMSCI, ANTONIO: “Notas sobre Maquiavelo, sobre la política y sobre el estado moderno“, Madrid: Nueva Visión, 1980.

Redactor: Alejandro Muñoz de la Asunción

Comparte este artículo

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR