Córdoba, asombrada y asombrosa

La antigua Qurṭuba califal, crisol y puente entre Oriente y Occidente, descrita por San Eulogio como un “paraíso terrenal” en el cual se avecindó la intelectualidad del filósofo Averroes o del médico Maimónides y que sólo equipararíamos en nuestro entendimiento con paradigmas urbanos de la índole de las contemporáneas París o Londres, cumplirá el presente año su aniversario 1300 como capital de al-Andalus. Al hilo de dicho acontecimiento el profesor y portavoz de la Plataforma Mezquita-Catedral, Miguel Santiago Losada, amonestaba a principios de mes en el Diario de Córdoba[1]: “Llama la atención que se estén organizando grandes eventos, sin duda de importante relevancia (…) y que aún ninguna institución pública (Ayuntamiento, Junta de Andalucía, Universidad o Casa Árabe) haya dicho nada sobre esta importantísima fecha que para Córdoba supuso aflorar en el mapa de las ciudades históricas más importantes del mundo”. La respuesta, inexorablemente, se encuentra en nuestra historografía nacional.

Como práctica social habitual, la remembranza de los ocho siglos de pasado islámico peninsular se ha convertido en fundamento esencial para el análisis ontológico de gran parte de la memoria histórica. Asimismo, entenderemos que las dispares interpretaciones emitidas desde ciertos marcos socioculturales y especializados en el paradigma de al-Andalus no sólo han conformado el estudio científico de la época medieval sino, colateralmente, el feedback de nuestro imaginario colectivo. Alejandro García Sanjuán, notorio crítico en el tema, reseñaba así dos tendencias antagónicas a la hora de significar este periodo, si bien ambas parten de prejuicios y anacronismos advierte el profesor[2]: en primer lugar, la postura incluyente y favorable a la noción de “España musulmana” en el discurso histórico, refutando así la ideología de la Reconquista y la consecuente aprehensión del islam como una eterna amenaza para el país. Refería de este modo al filósofo José Ortega y Gasset como notorio exponente de este posicionamiento: “no entiendo cómo se puede llamar reconquista a una cosa que dura ocho siglos”[3]. En sus antípodas, el sector conservador, nacionalista y católico, sosteniendo la idea de una “invasión árabe” y, por ende, una “reconquista cristiana” como argumento político para el robustecer la España unificada. Ejemplo de ello recordemos la elocuencia del expresidente J. Mª Aznar cuando en la conferencia sobre terrorismo que impartió en la Universidad de Georgetown tras los atentados del 11-M expresó “que el conflicto de España con Al Qaeda no estaba relacionado con la guerra de Iraq comenzada en 2003, sino que se originó cuando los ʻmorosʼ conquistaron España”.

En equidistancia ideológica a esta tendencia, la jerarquía eclesiástica también se ha servido de la misma metodología para secundar su hegemonía dogmática. En este caso, la revitalización del concepto Reconquista ha sido aprovechada para parangonar el país con el catolicismo, como en el caso de la victoria evangelizadora de los Reyes Católicos o, posteriormente, la dictadura de Franco. El “caudillo de la nueva Reconquista” tal y como lo apodaría Machado. De este modo, la instrumentalización del mito se ha ido adhiriendo paulatinamente a la interpretación oficial del pasado e incluso de la espiritualidad individual como se induce de las palabras del cardenal Antonio Cañizares en calidad de miembro de la Real Academia de la Historia: “el cristianismo, la fe católica -se profese o no por la personas y se quiera o no- constituye el alma de España”[4].

Prueba de esta pragmática se concreta actualmente en la capital andalusí, Córdoba, y la polémica por la propiedad de la Mezquita-Catedral. La modificación de la ley Hipotecaria de 1998 durante el Gobierno de Aznar permitió ejercer a la Iglesia Católica potestad para inmatricular -primera inscripción registral- lugares de culto así como otras 4.500 propiedades[5]. Entre éstas, la antigua aljama, Monumento Nacional desde 1882 y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1984, por el valor simbólico de 30 euros (el equivalente a cuatro entradas al recinto, libres de impuestos). La base jurídica de esta acción, según nos explica Eduardo Manzano, “es muy endeble, pues la orden dada en 1236 por el rey Fernando III para que la mezquita fuera convertida en iglesia, no puede considerarse una donación regia, sino la cesión de un derecho de uso”[6]. En lo referente a la protección de la memoria histórica, su naturaleza de mezquita es obviada constantemente como se observa en los folletos publicitarios o en la entrada del recinto: “El cabildo catedralicio le da la bienvenida a esta Santa Iglesia Catedral”. Esta situación de vacío jurídico ha sido criticado por diversos políticos[7], intelectuales y activistas reunidos gran parte de ellos en la anteriormente citada iniciativa ciudadana «Plataforma Mezquita-Catedral de Córdoba: Patrimonio de tod@s».

A propósito del XII Centenario de la Mezquita, escribía Antonio Gala: “Recuerdo la primera vez que te vi. Fue en el patio de naranjos de la Gran Aljama: un lugar que era el corazón de Córdoba cuando Córdoba era el corazón del mundo. Y tú, el primer califa Omeya independiente de Bagdad. Convivían aquí todas las razas, todas las religiones. Venían sabios de Persia y de Bizancio, alarifes de Damasco y Alejandría, músicos y poetas de los rincones más remotos. Y Córdoba, asombrada y asombrosa, asimilaba todo”[8]. Un estado que no dista demasiado de la contemporaneidad pues Córdoba se mantiene estática y expectante por recuperar tal testigo de la impronta cultural de los pueblos y civilizaciones que han conformado nuestra identidad.

_____________________________________________

Bibliografía:

ALBA, A. (8 de noviembre, 2015), “Eduardo Manzano: ‘Las narraciones históricas se adaptan para justificar lo injustificable”, Cordópolis. Disponible en: <http://cordopolis.es/2015/11/08/eduardo-manzano-las-narraciones-historicas-se-adaptan-para-justificar-lo-injustificable/>

CARAVACA, T., (4 de marzo, 2014), “Cómo ‘arrebatar’ la Mezquita de Córdoba a la Iglesia”, El Mundo. Disponible en: <www.elmundo.es/andalucia/2014/03/04/5314db0122601d462d8b4589.html>

CASSAR PINAZO, J. I., (2 de noviembre, 2004), “Anotaciones al artículo ‘Datos para la restaurración de la Mequita de Córdoba’ Rafael Castejón y Martínez de Arizala”, Papeles del partal, 2. Pp. 17-44. Disponible en: <www.academiadelpartal.org/files/n2_3.pdf>

GALLASTEGUI, I. (6 de febrero, 2016), “Me temo que el ISIS destrozaría todos los monumentos de Al Andalus”, Ideal. Disponible en: <www.ideal.es/sociedad/201602/06/temo-isis-destrozaria-todos-20160205102527.html>

JUNQUERA, N. (6 de enero, 2015), “La colonización de la (ex)mezquita”, El País. Disponible en: <http://politica.elpais.com/politica/2015/01/06/actualidad/1420572794_279139.html>

Plataforma Mezquita-Catedral de Córdoba: Patrimonio de tod@s, plataforma de peticionesChange.org. Disponible en: <https://www.change.org/p/salvemos-la-mezquita-de-c%C3%B3rdoba-por-una-mezquita-catedral-de-todos>

RUIZ MORENO, M., (6 de diciembre, 2000), “Al-Ándalus según Blas Infante ʻVolver a ser lo que fuimosʼEl Adarve. Revista de estudios andaluces. Disponible en: <www.andalucia.cc/adarve/mruiz.htm>

[1]SANTIAGO LOSADA, Miguel (3 de febrero, 2016), “Córdoba, capital de Al-Andalus”, Diario de Córdoba. Disponible en: <http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/cordoba-capital-al-andalus_1015668.html>

[2]GARCÍA SANJUÁN, Alejandro. (2013), “La distorsión de al-Andalus en la memoria histórica española”, Intus-legere Historia, vol. 7, nº 2. P. 63.

[3]GARCÍA SANJUÁN, Alejandro. (2012), “Al-Andalus en la historografía del nacionalismo español (siglos XIX-XXI). Entre la Reconquista y la España musulmana”En MELO, Diego & Vidal, Francisco (eds.), A 1300 años de la conquista de al-Andalus (711-2011): Historia, cultura y legado del Islam en la Península Ibérica. Chile: Altazor. P. 81.

[4]CAÑIZARES, Antonio, El esplendor visigótico. P. 44. Citados en GARCÍA SANJUÁN, Alejandro. (2013), Op. Cit. P. 69-70.

[5]GÓMEZ, Luis (6 de mayo, 2013), “La Iglesia inscribió 4.500 propiedades sin publicidad y sin pagar impuestos”, El País, Disponible en: <http://politica.elpais.com/politica/2013/05/05/actualidad/1367768798_397124.html>

[6]MANZANO MORENO, Eduardo (14 de abril, 2015), “El ʻaffaireʼ de la Mezquita de Córdoba”, El País, Disponible en: <http://elpais.com/elpais/2015/02/05/opinion/1423137778_840752.html>

[7]GRANADO, Olga, (11 de febrero, 2016), “PSOE-A, C’s, y PP-A evitan la petición a la Junta de Andalucía del listado de inmatriculaciones de la Iglesia Católica”, Eldiario.es. Disponible en: <www.eldiario.es/andalucia/PSOE-A-Junta-Andalucia-Iglesia-Catolica_0_483302755.html>

[8]GALA, Antonio, “Conferencia inaugural: Un ejemplo de sincretismo andaluz”, Actas XLI (AEPE).Disponible en: <http://helvia.uco.es/xmlui/bitstream/handle/10396/8538/centenario.pdf?sequence=1>

Redactor: The Social Science Post

Escribe thesocialsciencepost.com en colaboración con Témpora Magazine. "Acercar los sesudos estudios doctrinales, clarificar lo aparentemente ininteligible para unos pocos doctos, y acercarlo a la divulgación y al conocimiento general, desde una perspectiva crítica y a la vez lo suficientemente rigurosa, se convierte así en nuestra principal tarea."

Comparte este artículo

1 Comentario

  1. El autor debería repetir enteramente el curso universitario, que dudo mucho que lo haya realizado, dejarse de complejos y no creerse los falsos mitos de las tres culturas.

    Post a Reply

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR