Cleopatra, la última Ptolomeo en Madrid

Inconscientemente al nombrar “Egipto” siempre hay una reina que nos viene a la cabeza: Cleopatra. Sin embargo, esta mujer fue la última reina de Egipto y ni siquiera era de sangre egipcia. Mucho se ha hablado desde la Antigüedad de la figura de Cleopatra, una mujer que ha levantado recelos y simpatías al mismo tiempo llegando a crear una imagen misteriosa sobre ella. Para poder conocer más de cerca y desde el punto de vista histórico a Cleopatra, actualmente y hasta el 8 de mayo, se puede visitar en Madrid, en el centro Arte Canal situado en el Paseo de la Castellana, la exposición de “Cleopatra y la fascinación de Egipto” que gira en torno a la figura de esta reina.

Estatua de la diosa Bastet presidiendo la entra a la exposición. Fuente.

Estatua de la diosa Bastet presidiendo la entra a la exposición. Fuente.

Estatua de la diosa Bastet presidiendo la entra a la exposición. Fuente.

No os quiero hacer un spoiler sobre la exposición, pero os voy a contar que es lo que os vais a encontrar y así dejaros con las ganas de saber más para que la veáis en persona. La exposición está articulada en distintas áreas, todas relacionadas con la reina egipcia, como piezas arqueológicas egipcias o romanas, entre las que destacan esculturas, mosaicos y objetos de joyería de la época, acompañadas de audiovisuales que van contando las distintas vicisitudes que le tocó vivir a esta mujer. Quizás da la impresión de un reducido número de objetos egipcios a favor de un gran cúmulo de objetos de fábrica romana, pero no debemos olvidar el contexto histórico en el que se sitúa nuestra reina. No vamos a encontrar el prototipo del Egipto clásico, sino un país helenizado y relacionado con Roma, la nueva potencia de la época y ciudad donde Cleopatra residió durante algunos años. La primera sala está dedicada a explicar la cultura egipcia a lo largo de la rivera nilótica, la segunda sala se centra en la llegada de Alejandro Magno a Egipto y la independencia a manos del general Ptolomeo del Imperio Macedonio y posterior fundación de la dinastía lágida. La tercera sala está destinada en exclusiva a Cleopatra VII y su relación con los hombres de la época. Una vez que Egipto pase a ser provincia romana surgirán nuevas muestras culturales que son expuestas en la cuarta sala.

Por último, la quinta y sexta sala de  la exposición está compuesta por una parte más moderna, que nos muestra el reflejo de Cleopatra en el arte a través de los siglos. Para ello se han recopilado una serie de cuadros que representan a Cleopatra, en los cuales podemos ver como se ha ido tratando y variando su imagen como mujer frívola, relacionada con las serpientes, el lujo, etc. Se encuentran expuestos varios trajes que han sido utilizados en distintas representaciones tanto teatrales como cinematográficas en el papel de Cleopatra, destacando entre ellos el utilizado por Elizabeth Taylor en su llegada a Roma como Cleopatra. La sala cuenta con un audiovisual en el que se realiza un recorrido por todas las películas que se han realizado de esta reina. En los sketch de estas películas podemos contemplar cómo se han ido plasmando las distintas personalidades que se le han dado a Cleopatra hasta conformar el mito erótico de esta reina y que se está comenzando a desmontar en la actualidad. A continuación se dispone la séptima y última sala de la exposición en la cual se señala las relaciones arqueológicas existentes entre Egipto y España desde el siglo XIX.  

Elizabeth Taylor como Cleopatra, con el vestido de la exposición, en Roma. Fuente.

Elizabeth Taylor como Cleopatra, con el vestido de la exposición, en Roma. Fuente.

Por si acaso os pilla un poco lejos visitar la exposición y queréis conocer más sobre la vida de esta mujer -que puso muy nerviosos a los romanos– como personaje histórico y lejos de convencionalismos románticos, os invito a seguir leyendo.

Antes de nada comenzar diciendo que nuestra Cleopatra no fue la única reina con este nombre, antes de ella ya habían reinado otras seis reinas con su mismo nombre. Por lo tanto Cleopatra VII nació en el invierno del año 68 a.C. en el seno de la familia real cuyo linaje se remontaba al del fundador de la dinastía, Ptolomeo. Este general se proclamó rey de Egipto tras la muerte de Alejandro Magno en el verano del 323 a.C., por lo tanto no era de estirpe egipcia. Su padre era Ptolomeo XII apodado “el flautista” (Auletes), que había despilfarrado la riqueza egipcia en fiestas, quedando Egipto hipotecado como el “granero de Roma”. La mala gestión de su padre provocó que los alejandrinos se sublevasen contra él, por lo que el poder quedó en manos de su mujer y hermana Cleopatra VI. Esta mujer ha sido tenida siempre como la madre de la futura Cleopatra VII, aunque es algo que no tenemos del todo claro y que actualmente esta en discusión. Hay voces que apuntan a que su madre fuera Cleopatra V o que incluso fuese hija de una noble egipcia. Sea como fuere, a la muerte de Cleopatra VI lo que quedaba de la grandeza de Egipto pasó a manos de su hija Berenice IV, hermana de Cleopatra VII, que se encontraba casada con Arquelao, general y amigo de Mitrídates VI rey del Ponto y enemigo acérrimo de Roma. La enemistad de Arquelao con Roma y la sombra de su propio padre Ptolomeo XII le costó la vida a Berenice IV, con lo que el trono pasó a manos de Cleopatra, de 18 años, y de su hermano Ptolomeo XIII, un niño de 13 años.

Según el testamento de Ptolomeo, sus dos hijos debían de gobernar bajo la regencia de Roma. Las ideas de Cleopatra no estaban en consonancia con lo estipulado en el testamento y no pensaba compartir el poder con su hermano-marido, quien debido a varias manipulaciones de sus consejeros, consiguió mandar al exilio a la reina.

Cleopatra, una mujer que hablaba distintas lenguas -entre ellas el egipcio, cosa que no habían intentado sus predecesores griegos-, estaba instruida en diversas materias como astrología, ciencias, matemáticas, política etc.  Fue por azar del destino, que Cleopatra terminó ante los “pies” de Julio  César. En esos momentos, la República romana luchaba por sobrevivir ante la guerra civil, que se disputaban entre sus generales. El desarrollo había conseguido enemistar a Julio César y Pompeyo, el cual había huido a Egipto donde los consejeros de Ptolomeo XIII decidieron darle muerte para contentar a Julio César y así ponerlo de su parte en contra de Cleopatra. Una vez que Julio César piso territorio egipcio y se enteró de lo ocurrido con su compatriota, su disgusto y recelo contra el joven rey fue en aumento y decidió quedarse un tiempo a arbitrar entre los hermanos. Por una orden de Julio César, Cleopatra volvió de su exilio en Siria y consiguió que el romano la nombrase como única reina de Egipto. No voy a entrar en temas amorosos, es cierto que a pesar de la diferencia de edad ambos debieron de sentirse admirados por el otro, no olvidemos que Cleopatra era una mujer formada y capaz de dialogar sobre temas políticos y militares con conocimiento de causa.

Cleopatra y Julio César, escena de la película dirigida por Gabriel Pascal en 1945. Fuente.

Cleopatra y Julio César, escena de la película dirigida por Gabriel Pascal en 1945. Fuente.

La guerra civil ahora se trasladaba a Egipto, con Cleopatra en el poder su hermano Ptolomeo XIII y su hermana Arsínoe habían pasado a la oposición, llegando a realizar un asedio armado al palacio real donde se alojaban Cleopatra y Julio César. Durante el asedio, Ptolomeo XIII y Potino fueron hechos rehenes de Julio César y Cleopatra, mientras que Arsínoe fue proclamada reina de Egipto por el ejército en contra de los invasores romanos. Fue en estas luchas cuando Julio César decidió incendiar la flota atracada en el puerto de la ciudad para evitar que cayesen en manos de Arsínoe, y liberó a Ptolomeo XIII que justo como Julio César pensaba fue puesto al frente del ejército, lo que por la inexperiencia del rey les condujo a la derrota. Señalar que el incendio de la flota romana no destruyó la Gran Biblioteca, pero sí que la dañó, pudiendo ser reconstruida poco a poco y siguió funcionando durante la época romana hasta su destrucción con Teodosio.

Finalmente Ptolomeo murió ahogado y Arsínoe fue llevada a Roma como presa del botín de Julio Cesar, de ahí el miedo que años después tendría Cleopatra ante Augusto. Una vez muerto el rey, Cleopatra debió volver a casarse con su hermano pequeño, otro Ptolomeo (Ptolomeo XIV), cuya presencia no molestaba a los planes de la reina. Los planes de Cleopatra de aunar las dos grandes culturas del momento, la egipcia y la romana, podría haber recaído en su hijo con Julio César, Ptolomeo XV, también conocido como Cesarión. Sin embargo, Julio César se encontraba casado en Roma por lo que su unión con la reina egipcia no había sido bien vista por el pueblo romano, que encontrándose Cleopatra y su hijo viviendo allí fue un motivo más para su asesinato, en los famosos idus de marzo del año 44 a.C.

Cleopatra junto a su hijo Cesarión en el Templo de Dendera

Cleopatra junto a su hijo Cesarión en el Templo de Dendera. Fuente.

Cleopatra y el pequeño Cesarión, de 4 años de edad, volvieron a Egipto donde gobernaba Ptolomeo XIV, de 15 años, y que fue eliminado del poder por Cleopatra que entronizó a su hijo. Tras los dos años de ausencia en Egipto, la reina a su llegada encontró al país sumido en la miseria, por lo que se dedicó a mejorar los canales de riego para lograr un mejor aprovechamiento de las inundaciones y lograr unas abundantes cosechas.

Es llamativo como Cleopatra que parece que maneja a los hombres a su antojo, siempre se preocupa por legitimarse e intenta poner a un varón como cabeza de turco e ir deshaciéndose de él conforme le convenga a sus propósitos. No consiguió su propósito con Octaviano, futuro Augusto. Sin embargo también influyo en el devenir de la vida del futuro emperador, el cual llegó a cambiar su nombre, por el de Augusto justo el mes de agosto, según el calendario egipcio de Sosígenes, en el que venció a Egipto tras la batalla de Actium.

Su presencia era notable en la época, se codeó con los hombres más poderosos del momento, como Julio César y Marco Antonio, llegando a influenciarlos. No voy a entrar en las distintas teorías y circunstancias sobre su muerte y que tanto han gustado a los cineastas y literatos por lo que todos “conocemos” su extraño final. Fuese como fuere, vemos a una mujer en un mundo que cada vez más va a estar creado y dirigido por hombres, recordemos que las formas de comportamiento femenino en el Imperio Romano van a distar bastante de las existentes en Egipto, hasta la dominación romana. Aun así, Cleopatra luchará hasta su último aliento por situar y mantener a Egipto en la cumbre del poder, pues incluso después de su muerte Egipto seguiría brillando con luz propia.

Busto de Cleopatra VII en el Altes Museum, Berlín. Fuente.

Busto de Cleopatra VII en el Altes Museum, Berlín. Fuente: Colección propia.

Bibliografía

CID LÓPEZ, Mª. R. (2000), Cleopatra: mitos literarios e historiográficos en torno a una reina, Studia histórica: Historia Antigua, vol. 18, Universidad de Salamanca, pp. 119-137.

PRIETO ARCINIEGA, A. (2000), Cleopatra en la ficción: El cine. Universidad Autónoma de Salamanca, Studia histórica: Historia Antigua, vol. 18, Universidad de Salamanca, pp. 143-176.

ARROYO DE LA FUENTE, A. Mª (2013), Cleopatra VII Filópator y la legitimación del poder ptolemaico, Eikon / Imago 4,  Universidad Complutense de Madrid.

AMARAL JR, R. (2010), La mala fortuna de Cleopatra en la batalla de Accio, IMAGO Revista de emblemática y cultura visual, nº 2, Valencia, pp. 49-59.

Velasco, A. Papiros Perdidos http://papirosperdidos.com/2015/12/09/cleopatra-y-la-fascinacion-de-egipto/ (Consultado 16/02/2016)

Redactor: Consuelo Isabel Caravaca Guerrero

Licenciada en Historia por la Universidad de Murcia, especializada en Arqueología, Prehistoria e Historia Antigua. Máster en Formación de profesorado de Educación Secundaria Obligatoria por la Universidad Miguel Hernández (Elche) y Máster en Historia y Patrimonio Histórico por la Universidad de Murcia. Colaboradora en el Centro de Estudios del Próximo Oriente y la Antigüedad Tardía (CEPOAT).

Comparte este artículo

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies