Bioquímica de la muerte. Historia de los venenos (II): Cantarella.

Continuamos con la segunda entrega de la historia de los venenos. Si bien la primera parada nos trasladaba a la antigua Grecia con la historia de la Cicuta, en esta ocasión viajamos al renacimiento italiano para tratar uno de sus más célebres protagonistas, parte indispensable de conjuras políticas, juegos de poder y vinculada a numerosas figuras históricas.

El renacimiento en Italia es una época de florecimiento de las artes y las ciencias. También se observa un resurgimiento del estudio de la medicina y el cuerpo humano, intentando comprender su composición y sus funciones. La química será otra de las ramas de la ciencia que será objeto de estudio y análisis y jugará un papel fundamental en el tema que tratamos, ya que la Cantarella no es sólo un veneno, si no también un preparado o mezcla de diferentes sustancias.

Leonardo-da-Vinci-Anatomia-Intestinos

Apunte de Anatomía de Leonardo da Vinci. Fuente.

Cantarella:

La Cantarella o Acquetta di Perugia es un veneno compuesto de una serie de sustancias mezcladas, siendo por tanto un preparado. La composición de este preparado varía según los autores y no parece haber un criterio único con respecto a su receta o forma de preparación.

A pesar de la falta de consenso hay dos descripciones de la “receta” del veneno que parecen ser las más aceptadas:

Sacrificar un cerdo y de él sacar sus entrañas rociándolas con arsénico. Colocarlas en una vasija de cobre durante treinta lunas y treinta soles aguardando su total putrefacción. Sacar la masa putrefacta y recoger los líquidos. Desecar éstos para obtener una cristalización, una especie de polvo blanquecino parecido al azúcar. Guardarlos en una cajita de metal, preferiblemente oro.” Cabanés y Nass en su obra Poisons et Sortileges.

La segunda teoría sostiene que la Cantarella se obtenía mediante una mezcla de sales de cobre, arsénico y sales de fósforo obtenidas mediante el proceso de evaporación de la orina.

En ambos casos vemos que hay un ingrediente común, el arsénico, principal responsable del efecto letal del veneno. El arsénico ha sido empleado como forma de envenenamiento a lo largo de la historia hasta llegar a colarse incluso en la cultura popular en el título de la película “Arsénico por compasión” (Frank Capra 1944).

Arsénico:

La primera pregunta que debemos plantearnos por tanto, será ¿qué es el arsénico? La respuesta en este caso es sencilla, se trata de un elemento químico, presente en la tabla periódica cuyo símbolo es As y su número atómico es 33.

Una vez establecido que se trata de un elemento químico, la segunda pregunta es ¿de dónde procede? El arsénico puede encontrarse en el medio natural, se encuentra distribuido en la corteza terrestre, en forma de minerales de cobalto, o bien en la superficie de las rocas combinado con sulfuros (compuestos de azufre), o bien con metales como el molibdeno o el hierro.

arsénico

Arsénico en forma de mineral. Arsenipirita. Fuente.

Resulta altamente tóxico, hasta el punto de que se calcula que una dosis de 0,15 gramos puede matar a un adulto de 75 kilos de peso. Una vez ingerido se absorbe a través del sistema digestivo desde donde pasa al torrente sanguíneo y se distribuye por todo el cuerpo, aunque tiende a concentrarse en las uñas, el pelo y la piel. Esto último ha convertido en un acto recurrente de las novelas negras y series policíacas de televisión la famosa búsqueda de trazas de arsénico en el cabello y las uñas de las víctimas de una macabra trama asesina.

El arsénico ha llegado incluso a ser considerado como el rey de los venenos, pero este apelativo “honorífico” no se debe a su toxicidad si no a su capacidad de pasar prácticamente desapercibido. La ingesta en dosis mortales provoca un cuadro sintomático violento, ya que por sus propiedades cáusticas quema el tracto digestivo, y causa fuertes dolores abdominales diarreas y hemorragias, pero administrado en pequeña dosis durante un largo periodo de tiempo genera unos efectos mucho más sutiles, como son el cansancio, la pérdida de apetito, sensación de debilidad y malestar.

Si atendemos a los síntomas de una intoxicación grave, nos puede parecer un método cuanto menos poco discreto para los estándares actuales, sin embargo debemos recordar la persistencia de determinadas enfermedades en aquella época, como por ejemplo el cólera y la malaria, que eran habituales y afectaban a todos los miembros de la sociedad sin tener en cuenta su estatus social.

Ahora que conocemos mejor los efectos del arsénico, cuando estudiamos el resto de la receta de la Cantarella, vemos que lo que se obtiene es un polvo blanco, fino, similar al azúcar, pero es que, además de esto, resulta ser un polvo fácilmente soluble, que no altera ni el olor, ni el sabor del líquido en el que se disuelva y que contiene dosis altas de arsénico. Si unimos todo es, desde luego, la descripción ideal de un veneno, ya que la víctima nunca detectará su presencia durante la ingesta y además los síntomas podrán confundirse con una enfermedad relativamente común. 

Con la Iglesia hemos topado.

La Cantarella fue ampliamente utilizada durante el renacimiento italiano como herramienta útil en las tramas políticas y juegos de poder, además de como vía rápida para solucionar conflictos personales, envidias y, en resumen, cualquier otra razón que pueda empujar a alguien a cometer un asesinato. Entre las grandes familias de esta época vinculadas con este veneno destaca una de ellas rodeada de una leyenda negra que ha llegado a nuestros días, los Borgia.

Esta familia de origen español alcanzó el cenit de su poder en el periodo comprendido entre 1492 y 1503, gracias al papado de Rodrigo Borgia, que adoptó el nombre de Alejandro VI. Gracias a la influencia de su padre, junto con su considerable talento y ambición, César Borgia, segundo hijo de Alejandro VI, emprendería sus campañas en el centro de Italia convirtiéndose en el señor de la Romaña. Tampoco podemos olvidar a Lucrecia Borgia, hermana de César y personaje controvertido, siendo un elemento de las políticas de expansión de los Borgia mediante matrimonios de conveniencia.

borgia

Retratos de la familia Borgia. Rogrido, Lucrecia y César. Fuente

 

Pero desde luego la leyenda de los Borgia no se basa en sus ambiciones territoriales, o ansias de poder, o su labor como mecenas de las artes y las ciencias. A los tres personajes se los ha vinculado con acusaciones de todo tipo, desde las relaciones incestuosas entre los tres miembros de la familia hasta ser los responsables de numerosos asesinatos y todo tipo de crímenes.

Una parte fundamental de esta truculenta reputación se basa en el uso de la Cantarella como su arma predilecta, hasta el punto de que se rumoreaba que la misma Lucrecia llevaba un anillo con un compartimento secreto en el que se ocultaba una pequeña cantidad de este veneno.

Sin embargo, la relación de la familia con el veneno no se reduce al papel de verdugos, si no también al de víctimas. Corría la noche del 5 de agosto de 1503 cuando el cardenal Adriano da Cornetto antiguo secretario del Papa invitó a Alejandro VI y a su hijo César a una cena en su villa campestre junto con otros distinguidos invitados, todos ellos aliados de la familia. Al día siguiente el pontífice y su hijo caían gravemente enfermos. El papa vomitó la cena expulsando gran cantidad de bilis y presa de unas graves fiebres. Los síntomas de César Borgia eran similares a los que presentaba su padre. Unos días más tarde el 18 de agosto fallecía Alejandro VI mientras su hijo seguía gravemente enfermo. Los rumores del envenenamiento se propagaron por toda Italia y, aunque César consiguió recuperarse, la pérdida de su padre supuso un grave golpe para sus planes e influencia precipitando su caída.

Cuadro (color)

Cuadro “Un vaso de vino con César Borgia”, de John Collier. Fuente.

Si bien a día de hoy los investigadores se inclinan a pensar que ambos personajes fueron víctima de una epidemia de malaria, el hecho de que cayeran enfermos al mismo tiempo, en la cúspide de su poder y siendo los efectos de la Cantarella tan fácilmente disimulables como consecuencia de la epidemia, aún levanta sospechas. Y es que, desde luego, sospechosos no faltaban, el cardenal Della Rovere (futuro Papa Julio II), y las familias italianas como los Orsini, Colonna, Savelli, o los Bentivoglio eran perfectos candidatos para buscar la desaparición de los ambiciosos y exitosos Borgia, ya que no sólo habían limitado su poder e influencia en la ciudad eterna, si no que además les habían despojado de numerosos señoríos en el centro de Italia.

Si algo queda claro es que el veneno era y sigue siendo una forma de eliminar a rivales políticos de una forma discreta, dejando las preguntas incómodas sin resolver y envueltas en un secretismo nacido de la desconfianza y el miedo. Entre el catálogo de venenos célebres sin duda la Cantarella ha encontrado su lugar de la mano de la leyenda negra de la familia Borgia, cuya justificación o exageración es sin duda un tema a explorar, pero eso es tema para otro artículo. 

Bibliografía:

ADELA, M. P., 2012. Historia del veneno. Editorial Debate.

CABANÉS, A., NASS, L. 1903. Poisons et sortileges: Les Cesars, Envouteurs et Sorciers, Les Borgia. Reeditado por Editorial ReInk Books en 2014.

FALCÓ, G., NATAL, M., LLOBET, J.M., DOMINGO, J.L., 2012. Riesgo tóxico por metales presentes en alimentos. Editorial Ediciones Díaz de Santos.

LE THIEC, G., 2012. Los Borgia. Luces y sombras. Editorial Ediciones Paidós.

PALAO, P. 2012. Los misterios de los venenos. Editorial De Vecchi, S.A.

VOET, D., VOET, J., PRATT, C. W., 2006. Fundamentos de Bioquímica, la vida a nivel molecular. Editorial Médica Panamericana.  

 

Redactor: Fernando Martín

Licenciado en Ciencias Ambientales por la Universidad Pablo de Olavide. Socio fundador y Presidente de la Asociación Caminos y Ciencia dedicada a la divulgación científica y ambiental. Podéis seguirnos en facebook y twitter @cyc_divulga

Comparte este artículo

1 Comentario

  1. Perdon pero EN QUE FECHA SE PUBLICO EL ARTICULO. (AÑO)

    Post a Reply

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies