Técnicas de reconstrucción facial

Según Wilkinson (2004), la reconstrucción facial es el arte científico de la construcción de un rostro sobre un cráneo con el propósito de su identificación individual. Se trata de una herramienta muy utilizada tanto por investigadores forenses, como por antropólogos y arqueólogos. Su fin es, por tanto, visualizar los rasgos del rostro de un determinado individuo, ya sea por interés histórico o para identificar a un individuo desconocido en un contexto forense.

Las técnicas de reconstrucción facial tienen su origen en el siglo XIX con los trabajos de Schaaufhausen (1875, 1883). Posteriormente, entre otros autores, el anatomista suizo Wilhelm His utilizó este método trabajando sobre la estructura ósea y realizando mediciones sobre la profundidad del tejido blando. A partir de sus estudios, realizó la reconstrucción facial del supuesto cráneo del compositor Johann Sebastian Bach en 1895, que permitió demostrar la autenticidad de sus restos mediante la comparación de la reconstrucción con retratos pintados en vida del músico.

En la actualidad, existen tres formas de reconstrucción facial:

Modelado 2D.

Se basa en el dibujo de los rasgos faciales del individuo a partir de fotografías del cráneo y utilizando marcadores de espesor del tejido blando, que pueden colocarse previamente sobre el cráneo y ser incluidos en la fotografía, para facilitar el dibujo. Este puede ser realizado a mano, o mediante el uso de software especializado para el diseño gráfico. Las técnicas bi-dimensionales son relativamente rápidas, eficientes y económicas, permitiendo realizar pequeños ajustes en el cabello o la cara de forma rápida y sencilla.

Modelado 3D clásico.

La reconstrucción del rostro se realiza sobre el cráneo (o un molde del mismo) moldeando capas de arcilla. El modelado 3D clásico genera representaciones mucho más complejas y completas, pero es largo y supone un alto coste. Además, es necesario realizar previamente un modelado 2D, con el fin de facilitar el trabajo posterior.

El precursor de esta técnica fue el ruso Mihail Gerasimov, con su obra «La reconstrucción de la cara desde el cráneo». Este autor se basa en la reconstrucción de los distintos grupos musculares cráneo-faciales para desarrollar el modelado completo del rostro. A este método se le denomina «Método ruso». Gerasimov (1955) establece también patrones para modelar la nariz, determinando que las partes blandas de la nariz son una continuación natural de las partes óseas, estableciendo además que para obtener la punta de la nariz es necesario trazar dos líneas: una que seguiría la última inclinación de los huesos propios y otra que formaría la proyección de la espina nasal.

Posteriormente, el llamado «Método americano» fue desarrollado a partir del trabajo del antropólogo Wilton Krogman, que lo describió en 1946. Se basa en la colocación en determinados puntos craneométricos los llamados «tissues depths», que marcan la profundidad del tejido blando en estos puntos estratégicos del rostro. Los grosores de estos marcadores han sido tabulados por diversos autores, como De Greef y sus colaboradores en 2005, en función del sexo, población, grupo de edad, índice de masa corporal, etc. Tras colocarlos sobre el cráneo, se unen mediante tiras de arcilla.

Otros aspectos de la reconstrucción, como el posicionamiento del iris o la anchura de la boca, han sido estudiados por diversos autores. En 2008, Stephan y otros autores han demostrado que el centro del iris se halla en un gran número de casos discretamente en posición supero-externa. Por otro lado, Stephan y Henneberg acuerdan que la anchura de la boca debe estimarse considerando que la distancia intercanina es el 75% del total de ésta anchura.

Reconstrucción de Simón Bolívar. Comisión Presidencial para la Planificación y Activación del Proceso de Investigación Científica e Histórica, Sobre los Acontecimientos Relacionados con el Fallecimiento de El Libertador Simón Bolívar y el traslado a la Nación de sus restos mortales. Fuente.

Reconstrucción de Simón Bolívar. Comisión Presidencial para la Planificación y Activación del Proceso de Investigación Científica e Histórica, Sobre los Acontecimientos Relacionados con el Fallecimiento de El Libertador Simón Bolívar y el traslado a la Nación de sus restos mortales. Fuente.

Modelado 3D virtual.

A través de esta metodología, es posible reproducir los rasgos faciales de un individuo sin necesidad de manipular el cráneo original, evitando posibles daños. El uso de softwares de reconstrucción permite, además, modificar con facilidad el resultado obtenido, así como compensar la falta o fragmentación de determinadas partes del rostro a partir de la herramienta espejo. Por otro lado, el uso de un software permite disminuir la subjetividad del proceso, al no estar sujeto a la interpretación del artista.

Inicialmente, debe digitalizarse el cráneo para su posterior modelado, lo que puede llevarse a cabo mediante diversos métodos, como la tomografía computerizada, la fotogrametría o el modelado basado en imágenes, en el que se toman fotografías desde diversos ángulos (aunque este método es el más subjetivo). Tras este paso, la digitalización es exportada a un programa de modelado y animación, que permite reconstruir el rostro del individuo basándose, en la mayoría de los casos, en los mismos fundamentos que los métodos descritos en el apartado anterior; es decir, utilizando marcadores de espesor del tejido blando y/o simulando los grupos musculares cráneo-faciales. Una vez realizada la reconstrucción, esta puede ser elaborada de forma física.

Reconstrucción Homo heidelbergensis. Atelier Daynes. Fuente.

Reconstrucción Homo heidelbergensis. Atelier Daynès. Fuente.

La reconstrucción facial, ya sea 2D o 3D, depende de muchos factores, como la interpretación artística de los autores o el conocimiento anatómico, por lo que muchos investigadores consideran a este método demasiado subjetivo. Como ejemplo, Carl N. Stephan defiende utilizar el término «aproximación» en lugar de «reconstrucción», dadas sus imprecisiones. Entre estas, podemos destacar que la correlación entre las características de los huesos del cráneo y los tejidos blandos de la cara es baja, ya que muchos de ellos presentan un amplio rango de variabilidad, pudiendo estar incluso ausentes. Muchos de estos músculos no presentan inserciones directas en el cráneo y, además, es necesario tener en cuenta el efecto de algunas patologías sobre este. Tampoco es posible predecir de forma segura el tipo de grasa subcutánea de la cara. Además, hay que tener en cuenta el estado nutricional, las condiciones de vida y diversos factores medioambientales que influyen en los rasgos faciales. Por último, la estimación de los tejidos profundos del individuo debe tener en cuenta la población, el tipo corporal y la edad del individuo. Estos factores son desconocidos en muchos casos, sobre todo en el ámbito de la paleoantropología, dado el carácter fragmentado del registro fósil y la dificultad de establecer una correspondencia entre los homininos estudiados y las poblaciones actuales, además de las discrepancias en el desarrollo ontogenético y en el tipo corporal.

Por todo ello, en el campo de la antropología forense, estas técnicas deben ser corroboradas y sustentadas mediante otros datos con el fin de identificar correctamente a la víctima desconocida, utilizándose sus conclusiones con precaución. Por el contrario, estas técnicas son de gran utilidad a la hora de tener una aproximación visual de los rasgos faciales desde un punto de vista arqueológico y antropológico. Estas herramientas nos proveen de una imagen aproximada del individuo, capaz de acercar al público el material arqueológico, creando un interés mayor y fomentando la divulgación. El espectador encuentra en estas representaciones un modelo en el que enfocar de una manera más personal los conocimientos que le son transmitidos, logrando una mayor cercanía y una mayor implicación por su parte. Estos métodos, por tanto, nos permiten <<humanizar>> los datos obtenidos, poniéndoles rostro y dándoles vida a los ojos del público, ya que pasan de ser meros datos científicos a representar un semblante tangible. Como ejemplo, estas metodologías han sido utilizadas para representar los rostros de poblaciones pasadas, como es el caso de estudios basados en cráneos prehispánicos o poblaciones romanas. También se han usado para definir los rasgos de personajes históricos relevantes, como Simón Bolívar, Tutankhamon o Ricardo III. Por último, cabe destacar los modelos realizados para visualizar las facciones de nuestros antepasados homininos, como Lucy (Australopithecus afarensis), el niño de Nariokotome (Turkana Boy), o nuestros primos lejanos los neandertales.

Como conclusión, aunque estos modelos no son sino aproximaciones que deben ser utilizadas con precaución, en palabras de Pablo Aparicio Resco; «su fuerza es mayor porque se trata de una obra de arte científica, realizada sobre los restos reales de los fallecidos. Y esto otorga a la imagen un fetichismo capaz de entusiasmar a los amantes de los mitos».

Reconstrucción Tutankhamon. Atelier Daynes. Fuente.

Reconstrucción Tutankhamon. Atelier Daynès. Fuente.

Bibliografía|

DE GREEF, S., CLAES, P. “Large-scale in-vivo Caucasian soft tissue thickness database for craniofacial reconstruction.” Forensic Science International 159S: S126-S146. 2006.

CEBELLIN, M.S. “Reconstrucción del rostro con técnicas de antropología forense”. Revista Chungará, 11, 173-182. 1983.

CLEMENT, J.G., MARKS, M.K. “Computer Graphic Facial Reconstruction”. Burlington, MA: Elsevier Academic Press. 2005.

Comisión Presidencial para la Planificación y Activación del Proceso de Investigación Científica e Histórica, Sobre los Acontecimientos Relacionados con el Fallecimiento de El Libertador Simón Bolívar y el traslado a la Nación de sus restos mortales. “Informe sobre la reconstrucción facial 3D de El Libertador Simón Bolívar”. 2012.

GERASIMOV, M.M. “Vosstanovlenie lica po cerepu”. Moskva: Izdat. Akademii Nauk SSSR. 1955.

GERASIMOV, M.M. “The face finder”. New York: CRC Press. 1971.GIBSON, L. “Forensic Art Essentials”. Amsterdam: Boston: Academic Press. 2008.

KROGMAN, W.M. “The human skeleton in Forensic Medicine”. Charles C. Thomas, Springfield. 1962.

MORAES, C. “Reconstrucción Facial Forense para Principiantes”. SomosLibres.org

RESCO, P.A. “La reconstrucción facial en 3d de Simón Bolívar: “imagen real” del libertador”. Arqueología y Patrimonio Virtual.

SERRULLA, F., GÓMEZ, M. “Aplicaciones de la técnica de aproximación facial forense en la identificación humana individual”. Cuadernos de Medicina Forense, 53-54. 2008

STEPHAN, C.N., DAVIDSON, P.L. “The Placement of the Human Eyeball and Canthi in Craniofacial Identification”. Journal of Forensic Sciences, 53, 612-619. 2008.

STEPHAN, C.N. HENNEBERG, M. “Predicting mouth width from inter-canine width – A 75% rule”. Journal of Forensic Sciences 48(4), 725-727. 2003.

WILKINSON, C. “Forensic Facial Reconstruction”. Cambridge: Cambridge University Press. 2004.

https://es.slideshare.net/ivelisseferrerpellot79/reconstruccin-facial-y-patologa-forense

http://guzmancarlosalberto.blogspot.com.es/2011/04/la-reconstruccion-facial_27.html

https://parpatrimonioytecnologia.wordpress.com/2016/01/15/la-reconstruccion-facial-en-3d-de-simon-bolivar-imagen-real-de-el-libertador/#more-1489

Redactor: Anabel Ferrando

Licenciada en Ciencias Ambientales por la Universidad de Málaga, con Máster en Antropología Física y Evolución Humana por la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Alcalá de Henares. Trabajó como técnico del Museo Nacional de Ciencias Naturales - CSIC (Madrid) hasta 2016.

Comparte este artículo

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR