Somos lo que comemos: dieta y movilidad a través de los estudios isotópicos en la Prehistoria Reciente

Los análisis de isótopos estables se introducen en la investigación arqueológica a finales de la década de los 70 del siglo XX. Se comprobó que analizando este tipo de isótopos se podría mejorar el conocimiento sobre la movilidad y la dieta de las poblaciones del pasado.

Como recoge Henry P. Schwartz en su artículo:

“You are what you eat”

Por lo tanto, conocemos la dieta y la movilidad de los individuos por la variación en la composición isotópica que almacena su estructura ósea y por la que se concentra en la geología del área estudiada, así como la del resto de seres vivos que viven en ella.

Pero, ¿qué es un isótopo? Y es más, ¿qué es un isótopo estable? Los isótopos de un elemento químico son aquellos átomos que tienen el mismo número de protones pero diferente número de neutrones, es por ello que un elemento químico puede tener varios isótopos pudiendo ser estos estables o inestables. Respondiendo a la segunda pregunta, un isótopo estable es aquel que no sufre ningún proceso de desintegración del núcleo.

Estudio de isótopos estables

Aunque pueden utilizarse indistintamente para estudiar movilidad o dieta según el enfoque y las técnicas alternativas que se usen en el estudio, los isótopos de estroncio (87Sr/86Sr) y oxígeno (18O) suelen usarse para realizar estudios sobre la movilidad mientras que para estudiar la dieta, los del carbono (13C) y el nitrógeno (15N) son los más habituales. Veamos ahora como se incorporan estos elementos al organismo para que puedan ser estudiados:

Movilidad

Como se ha dicho anteriormente, para estudios de movilidad los isótopos que se analizan son 87Sr/86Sr y 18O. Estos isótopos entran en el organismo de los seres vivos a través del alimento (87Sr/86Sr) y del agua (18O) fijándose en la estructura ósea a causa de la mineralización del hueso.

Hay que diferenciar entre las piezas dentales y el resto de la estructura ósea. En el caso de esta última, los huesos van renovando su estructura mineral a lo largo de la vida del individuo, donde el Sr sustituye al calcio (Ca) en la estructura cristalina de la hidroxiapatita y, cuando este fallece, la cantidad de isótopos de Sr almacenada en los huesos representa la ingesta de alimento de los diez últimos años de vida.

A diferencia del resto de huesos, las piezas dentarias son un caso excepcional y muy favorable para este tipo de estudios pues tienen una gran resistencia a cualquier tipo de contaminación y llegan a nuestros días en unas condiciones de conservación admirables para su estudio. Otra diferencia con respecto al resto de la estructura ósea es la formación de su estructura mineral; el esmalte de los dientes conserva la firma isotópica de la alimentación que el individuo recibe durante su infancia.

Dicho esto, para comprobar si un individuo ha vivido en una misma área durante su infancia y su etapa adulta o, por el contrario, se ha desplazado a lo largo de su vida, se comparan las cantidades de isotopos en hueso y pieza dentaria para comprobar si son coincidentes. En el caso de que las cantidades de isotopos coincidan o estén dentro de un rango semejante, se puede afirmar que el individuo ha pasado toda su vida en una misma área. Si por el contrario las cantidades no coincidieran, el individuo, al menos entre su etapa infantil y adulta, ha vivido en áreas diferentes . Cabe destacar que dentro de las posibilidades que nos dan estos estudios isotópicos hay algunos aspectos que no podemos conocer, por ejemplo, si durante su etapa adulta se desplazaron a otras áreas o si durante sus primeros años de vida no vivió en el mismo área en la que pasó su niñez y su etapa adulta.

Dieta

Los isótopos 13C y 15N llegan al organismo mediante la ingesta de alimentos y a causa de la remineralización de los huesos se introducen en su estructura mineral. Estos isótopos pasan a formar parte de la estructura mineral del colágeno del hueso y será la proporción entre isótopos en el hueso y en el colágeno lo que determinará qué tipo de alimento ha consumido este ser vivo: proteínas o carbohidratos.

Para que estos estudios sean más exhaustivos sería necesario un mejor conocimiento de las proporciones isótopicas de la geología del medio donde habitaron esos individuos estudiados y también de aquella flora y fauna susceptible de haber sido alimento para los habitantes de ese medio.

Limitaciones del método

Sin embargo, al ser un método reciente todavía cuenta con algunas limitaciones, limitaciones que poco a poco y gracias a un continuo uso del método va perfeccionándose y eliminando las dificultades que encuentra en su desarrollo. Entre estas se pueden citar las siguientes:

Diagénesis: es el problema principal al que se enfrentan los investigadores. En la diagénesis el contacto del hueso con el suelo lo contamina al trasladar la composición isotópica del suelo a los restos óseos. Este proceso es más intenso para los huesos de individuos jóvenes o para aquellos restos óseos con una alta porosidad ya que les permite absorber mejor la composición isotópica del suelo.

Mapa geológico de Europa Central. Fuente: (Grupe et al., 2004: 17)

Mapa geológico de Europa Central. Fuente: (Grupe et al., 2004: 17)

Hay autores que opinan que la contaminación que se produce en el hueso es de una composición isotópica local, sin embargo nos encontramos con el problema de la alteración de los valores isotópicos en aquellos restos óseos que sean no locales.

Como se ha mencionado anteriormente, la dureza del esmalte permite que la diagénesis no afecte a las piezas dentales, lo que facilita saber si los restos óseos asociados han sufrido diagénesis.

Procesamiento en seres vivos: Otro de los problemas es el desconocimiento acerca de una posible variación de la firma isotópica del suelo cuando las plantas y los animales que se alimentan de ellas procesan los alimentos. Entienden los investigadores que es necesario conocer si realmente se produce esa variación para tener un mejor conocimiento sobre la movilidad y la dieta.

Carencia de una base de datos: Todos los investigadores coinciden en la necesidad de una base de datos para conocer y completar los resultados que hasta ahora se tienen sobre la composición isotópica de suelos, planta, animales y seres humanos.

Casos de estudio

Para comprender mejor todo lo dicho hasta ahora, dejemos de lado por un momento la teoría y veamos dos casos donde se han realizado estudios isotópicos para conocer la dieta y la movilidad:

Campaniforme en el curso del Danubio

El trabajo de Grupe estudió los movimientos poblacionales durante todo el periodo Campaniforme en el curso del Danubio. Se contó con la información de yacimientos arqueológicos del sur de Alemania, Austria, Republica Checa y Hungría. Para ello se llevaron a cabo estudios isotópicos de 87Sr/86Sr.

Se estudiaron 81 individuos de los cuales 71 son adultos y subadultos y los 10 restantes niños, conservando de estos últimos tan solo piezas dentales. El principal problema con el que se encontraron en la investigación fue la complejidad de la geología del área de referencia a lo que hay que añadir el propio caudal del río que arrastra sedimentos que alteran la composición isotópicas de los márgenes del Danubio.

Los estudios isotópicos de 87Sr/86Sr demostraron que 51 individuos eran no locales, lo que demuestra una alta movilidad en esta área aunque advierten que al ser comparaciones entre piezas dentales y otros restos óseos no pueden determinar si hubo desplazamientos de los individuos en su etapa adulta.

En cuanto a si existían diferencias por sexo entre los individuos en los que se ha podido reconocer estos valores, estas a penas son destacables:

  • Individuos masculinos: 38 de los cuales 20 son no locales.
  • Individuos femeninos: 22 de los cuales 12 son no locales.

Porcentualmente, los datos muestran una mayor movilidad de los individuos femeninos, aunque los investigadores creen necesario que se lleven a cabo más investigaciones para poder asegurar los datos que ellos han extraído de su investigación.

Tholos de Palacio III, Almadén de la Plata (Sevilla)

En el estudio de Díaz-Zorita Bonilla se ha investigado la movilidad, dieta y patologías dentales de los individuos hallados en el tholos de Palacio III (Almadén de la Plata, Sevilla). Para ellos se han hecho estudios isotópicos de 87Sr/86Sr, 18O y 13C.

Vista general del tholos de Palacio III. Fuente

Vista general del tholos de Palacio III. Fuente

Los restos óseos de los 8 individuos (calculados por NMI) se encontraban muy deteriorados a causa de la acidez del suelo y tan sólo se conservaban la corona de las piezas dentarias y otros restos óseos muy fragmentados.

Los datos obtenidos por el análisis de 13C corroboraron los estudios antropológicos realizados a las piezas dentarias que mostraban una dieta no abrasiva; el 13C demostró que estos individuos tenían una dieta de productos vegetales.

En cuanto a la movilidad, los resultados de los análisis de isótopos de 87Sr/86Sr y 18O se compararon con los datos sobre la geología de la Sierra Norte de Sevilla y se determinó que los 8 individuos eran locales.

Conclusiones

La principal necesidad para los estudios isotópicos es la de una base de datos compleja. La mayoría de los investigadores destaca la necesidad de un mejor conocimiento de la composición isotópica de las áreas geológicas, unas áreas muy extensas y con pocos estudios minuciosos para conocer posibles variables isotópicas dentro de la misma. Esto da lugar a que haya casos donde no se conozca la movilidad dentro de esa área y no se puedan identificar algunos individuos como no locales. Por otro lado y en esta misma línea, el hecho de conocer sólo los últimos diez años de vida del individuo y los pocos años de formación de la dentadura conlleva no conocer si se desplazó durante sus etapas subadulta y adulta.

Continuando con lo referente a la base de datos, se ha visto la necesidad de conocer también las relaciones isotópicas de las especies animales y vegetales que conviven con los individuos para poder confirmar los datos geológicos o identificar nuevas variables isotópicas relacionadas con las estrategias ganaderas y agrícolas y el contexto poblacional de un grupo.

El problema principal con el que se han encontrado los investigadores a la hora de analizar los restos óseos ha sido su afección a causa de la composición del suelo, un problema que va en consonancia con lo mencionado anteriormente sobre la base de datos. La contaminación del hueso puede llevar a equívoco sobre qué individuos son locales y cuáles no a pesar de las técnicas que se llevan a cabo para tratar la diagénesis.

Este método se puede considerar complementario a otras técnicas como los estudios antropológicos o al propio registro arqueológico que nos permitan conocer mejor las diferencias o semejanzas que podrían existir entre los individuos de una comunidad.

Mandíbula. Fuente

Mandíbula humana. Fuente

Pese a los inconvenientes que tiene esta metodología, las continuas investigaciones van aportando datos y completando la información sobre individuos, flora, fauna y geología por lo que se va perfeccionando a medida que se realizan pruebas y se observan los datos. Sin duda esta técnica ha complementado los datos del registro arqueológico y de los estudios antropológicos, resultando bastante eficiente para reconocer las diferencias alimenticias entre sexo, edad o grupo social. No se puede decir lo mismo con respecto a la movilidad, si bien es cierto que la aportación ha sido cualitativa para observar algunos casos de movilidad grupal o individual, el hecho de que por el momento solo se conozcan los datos de edad infantil y adulta limitan muchos conocimientos respecto a los movimientos que pudieran llevar a cabo los individuos en su etapa adulta.

En conclusión, el estudio de los isótopos estables es una técnica con presente y futuro que permitirá nuevas líneas de investigación en el ámbito de las relaciones sociales entre individuos de la misma o diferente comunidad.

Bibliografía|

ARAUS, J.L.; BUXÓ, R.; CAMALICH, M.D.; FEBRERO, A.; MARTÍN, D.; MOLINAF; RODRÍGUEZARIZA, M.O.; VOLTAS, J., “ldentification of Ancient lrrigation ractices based on the Carbon lsotope Discrimination of Plant Seeds: a Case Study from the South-East lberian Peninsula”, Journal of Archaeological Science 24, 729-740, 1997.

BELL, M.; BRITION, K.; MÜLDNER, G., “Stable isotope evidence for salt-marsh grazing in the Bronze Age Severn Estuary, UK: implications for palaeodietary ana lysis at coastal sites”Journal of Archaeological Science 35, 2111-2118, 2008.

BENTLEY, A.R.; PRICE, T.D. y STEPHAN, E., “Determining the ” local” 87Sr/86Sr range for archaeological skeletons: a case study from Neolithic Europe. Journal of Archaeological Science 31, 365-375, 2004.

DÍAZ-ZORITA BONILLA, M.; KNUDSON, K.J.; WATERMAN, A., “Explorando la movilidad y los patrones dietarios durante la Edad del Cobre en el Suroeste de la Península Ibérica: estudio preliminar bioarqueológico del Tholos de Palacio III (Almadén de la Plata, Sevilla). Actas del IX Congreso Nacional de Paleopotología. Morella (Costellón), 669-674, 2009.

GRUPE, G.; KNIPPER, C.; PRICE, T.D.; SMRCKA, V., “Strontium isotopes and prehistoric human migration: The Bell Beaker Period in Central Europe”, European Journal of Archaeology Vol. 7(1),9-40, 2004.

KRUEGER, H.W.; KRUGER, F.J.; SCALY, J.C.; SILLEN, A.; VAN DER MERWE, N.J., “87Sr/86Sr as a dietary indicator in modern and archaeological bone”. Journal of Archaeological Science 18, 399-416, 1991.

LEE-THORP, J. y SPONHEIMER, M., “Three case studies used to reassess the reliability of fossil bone and enamel isotope signals for paleodietary studies”, Journal of Anthropological Archaeology 22, 208-216, 2003.

RICHARDS, M.P.; TRIANATAPHYLLOU, S.; VOUTSAKI,S.; ZERNER, C., “lsotopic dietary reconstruction of humans from Middle Bronze Age Lerna, Argolid, Greece”, Journal of Archaeological Science 35, 3028-3034, 2008.

SCHWARTZ, H.P., “Some theorical aspects of isotope paleodiet studies”, Journal of Archaeological Science 18, 261-275, 1991.

Redactor: Eugenio Rodríguez Martín

Comparte este artículo

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies