Simbología, textos y decoración en los ataúdes egipcios del Primer Período Intermedio y Reino Medio

   ‹‹La muerte es el comienzo de la inmortalidad.››

Con esta cita de Maximilien Robespierre nos introducimos en el concepto que tenían faraones, señores locales, altos dignatarios o soldados entre otros, de la inmortalidad en el Primer Período Intermedio (2190 a.C – 2052 a.C) y Reino Medio (2050 a.C- 1750 a.C) de Egipto. Centro este artículo en tres sarcófagos diferentes que comparten ciertas características generales y cuya tipología es la misma, pero no su simbología, textos y decoración.

descarga

Tipología rectangular. Fuente.

La tipología del ataúd en estos tiempos será de carácter rectangular y de madera policromada. En su programa decorativo la característica general y común será la representación de los ojos Udyat u ojos de Re. Este símbolo estaría situado tanto en el interior como al exterior de la pared este y a la altura de la cabeza del difunto. El cuerpo no estaría colocado boca arriba como posteriormente se hizo, sino que se colocaba de lado y mirando a la representación de los ojos. De esta forma, el difunto podría observar el sol naciente y resucitar con el mismo. Respecto a los textos y todo lo que es el programa iconográfico, dependería del cargo y categoría del difunto, así como de su nobleza. Es evidente que los ataúdes con grandes inscripciones y decoraciones serían de una persona más pudiente, ya que el costo del mismo era muy elevado.

iqer sarges

Sarcófago de Iquer. Fuente.

El primero de los ataúdes que vamos a tratar fue descubierto en la necrópolis tebana de Dra Abu el-Naga en la campaña de excavación de 2008 por el equipo del Proyecto Djehuty. Este ataúd pertenecía a un arquero llamado Iqer y data de la dinastía XI (final del Primer Período Intermedio). Apareció pobremente decorado, con una banda exterior con textos donde se hacía mención a la diosa Hathor y al dios Anubis. Aparte de esta inscripción, contaba con la representación de los ojos Udyat solo en la parte exterior, ya que el interior no contaba con decoración alguna, permitiendo al difunto la visión del sol naciente y la protección de posibles peligros. Al ser el difunto una persona no pudiente, el sarcófago se pinto de color rojo con el propósito de simular una madera de mejor calidad, como por ejemplo, el cedro.

El segundo y el tercer ataúd comparten gran parte del programa decorativo. Hablamos, pues, del ataúd de Gua, encontrado en la localidad de Deir el-Bersha; y del ataúd de Imeny (1), aparecido también en Dra Abu el-Naga en el año 2004 por Daniel Polz (jefe de los arqueólogos germanos). Los textos de estos ataúdes aparecen escritos en las paredes interiores, cuya lengua es el egipcio medio o clásico, y la escritura, el jeroglífico cursivo. Las tintas utilizadas para dichos textos fueron de color negro y rojo, y su finalidad era la de proteger, conferir poder y guiar al difunto en el más allá. Respecto al contenido, nos encontramos ante oraciones y descripciones del más allá, listas de ofrendas o alusiones mitológicas entre otras. En total se conocen 1185 fórmulas, algunas de ellas procedentes de manera directa de los textos de las pirámides. Otras son nuevas y responden a tradiciones religiosas locales y a anhelos más humanos. La característica esencial de los textos albergados en estos ataúdes es que el difunto pasa a identificarse con Osiris.

División en frisos mostrando los objetos representados a la altura de los pies. Ataúd de Geheset. Für die Ewigkeit geschaffen: Die Särge des Imeni und der Geheset de Daniel Polz, Jessica Schrinner, Nicole Kehrer y Pieter Collet (septiembre 2007). Pág 120.

La decoración exterior puede comportar columnas o bandas de texto en jeroglífico haciendo alusión a alguna fórmula de ofrendas u otras fórmulas litúrgicas, y puede albergar también el nombre de alguna divinidad, como vimos en el sarcófago de Iqer. En cuanto a la decoración interior, nos encontramos ante la división en tres registros principales. El primero, alusivo nuevamente a fórmulas de ofrendas; un segundo registro alberga la representación de objetos pensados para el uso del difunto en el más allá. Son elementos que hacen la función de ajuar funerario. Dichos objetos aparecen dispuestos de acuerdo con la colocación del cuerpo del difunto en el interior, por ejemplo, los collares representados se colocan a la altura del pecho del difunto, o las sandalias a la altura de los pies. Entre estos objetos encontramos una gran variedad, apareciendo incluso la representación de pequeñas bolsas de sombras de ojo, espejos, bastones y otros elementos que marcan una cierta dignidad. El tercer registro es el que comprende todos los textos del interior en columnas y el jeroglífico cursivo en los colores negro y rojo. El compendio de representaciones que forman la decoración de todo el ataúd, nos muestra una verdadera enciclopedia de la cultura faraónica del Primer Período Intermedio y Reino Medio.

Ataúd de Gua. Representación de los “Dos Caminos”. Fuente.

El ataúd de Gua nos muestra un excepción iconográfica que aparece representada en el fondo del mismo. Se trata del Libro de los dos caminos, donde las dos grandes divinidades de ultratumba, Osiris y Re, se acercan ahora y presiden un más allá compuesto por una dimensión terrestre y otra celeste. Es un conjunto de fórmulas procedentes específicamente de la ciudad de Deir el-Bersha. El camino de agua aparece como un camino nocturno que conduce a los campos de felicidad, y el camino de tierra aparece como un camino diurno por donde el difunto avanza en la barca solar. El destino último del difunto es el cielo diurno presidido por Re-Horus el viejo.

Se produce pues, en etapas posteriores, una evolución de grandes dimensiones. Cambia la forma del ataúd, la colocación del difunto y los ajuares funerarios. Mientras que en el Primer Período Intermedio y Reino Medio se representaban los ajuares funerarios mediante dibujos dentro de ataúdes rectangulares de madera policromada; posteriormente, los ajuares serían objetos de una riqueza enorme y de un valor incalculable que forman en sí un verdadero tesoro, como por ejemplo, el de Tutankhamon. La forma del ataúd evoluciona, se pasa de la forma rectangular al carácter antropomórfico que presentan la gran mayoría de los sarcófagos; y por último, la colocación del muerto ya no será de lado, sino que se dispone el difunto boca arriba con los brazos cruzados sobre el pecho, portando el látigo y el cayado, símbolos del gobierno divino en el caso de que el difunto fuera un faraón.

(1) El sarcófago originalmente se realizó para el juez Imeni, pero fue usado para albergar el cuerpo de su esposa. Fue adornado con textos religiosos e inscripciones en los que se puede leer ‹‹su querida esposa Geheset››. Cuando se encontró este ataúd no había ningún cuerpo dentro debido al saqueo de tumbas.

Bibliografía|

BRITISH MUSEUM: “Journey through the afterlife. Ancient Egyptian book of the dead”, London: John H. Tylor, 2010.

POLZ, D; SCHRINNER, J; KEHRER,N: “Für die Ewigkeit geschaffen: Die särge des Imeni und der Geheset, Germany: Philipp von Zabern, 2007.

“PROYECTO DJEHUTY: Misión Hispano-Egipcia en Dra Abu el-Naga. Tumbas de Djehuty y Hery”, Séptima Campaña, 2008: http://www.excavacionegipto.com/campana/nota_prensa08.jsp.htm

Redactor: María José Gutiérrez Fernández

Estudiante de Historia del Arte en la Universidad de Sevilla y Arqueóloga en mi tiempo libre. Prácticas de excavación en la Cova del Bolomor, Pobla Medieval de Ifach, Contributa Iulia Ugultunia y Villa del Casale (Sicilia). Eterna enamorada de Egipto y de la Cultura Helénica de la Grecia Clásica.

Comparte este artículo

6 Comments

  1. María me ha parecido muy interesante , un beso muy fuerte

    Post a Reply
    • Muchas Gracias Manuel !!!

      Post a Reply
  2. A mí también me ha parecido muy interesante. Siempre me ha gustado saber sobre las creencias de las antiguas culturas. En este caso, sobre la muerte a través del arte. Creo que lo has explicado muy bien. ¡Felicidades!

    Post a Reply
  3. Buenas,

    Me ha gustado muchísimo tu entrada sobre los ataúdes de este periodo. Lo has explicado con sencillez pero académico y te felicito por tu entrada.
    Ha un par de días yo hice una entrada en mi blog también sobre ataúdes, pero esta vez del Segundo Periodo Intermedio y con Djehuty también de por medio ;) (la podeis visitar aqui: http://papirosperdidos.wordpress.com/2014/02/25/ataudes-rishi/ )

    Muy buen trabajo, sigue asi ;)

    Post a Reply
  4. Muchísimas gracias a todos.
    Es un placer recibir estos comentarios y aún más, saber que hay tanta gente interesada en estos temas.
    Aroa, muchísimas gracias por el enlace. Ahora mismo voy a leerte.
    Nuevamente, gracias !

    Post a Reply
  5. Me gustò mucho este articolo sobre el antiguo Egipto. ¡Felicidades!

    Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com Valora en Bitacoras.com:    ‹‹La muerte es el comienzo de la inmortalidad.›› Con esta cita de Maximilien Robespierre nos …
  2. Simbología, textos y decoración e... - […] ‹‹La muerte es el comienzo de la inmortalidad.›› Con …  […]

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *