¿Qué piensan los arqueólogos?

La investigación en el campo de la prehistoria ha sufrido muchos cambios a lo largo de la historia. La evolución cultural que se da en la prehistoria, y que conocemos hoy en día, ha tenido muchas modificaciones desde las primeras investigaciones. La ciencia en la mayoría de los casos propone cambios en las denominaciones de las culturas, y lo que hoy es una cultura prehistórica, dentro de unos años podría estar compuesta por cuatro o cinco culturas diferentes.

En Suráfrica, el fundamental trabajo de A.J.H. Goodwin y C. Van RietLowe sirvió para definir la periodización del Paleolítico en las Edades de la Piedra Antigua, Media y Tardía, que se emplean hoy en toda el África sub-sahariana y que no coinciden exactamente con la sucesión europea y norte-africana del Paleolítico Inferior, Medio y Superior. Esta división marca la que va a ser la diferenciación fundamental en el estudio de la prehistoria de esas dos grandes partes de África hasta hoy mismo, no sólo debida a que el desarrollo cultural fue distinto en ambas, sino también al predominio de dos tipos de investigación con enfoques diferentes: el sur anglosajón, y el norte francófono, la primera con una investigación ecológica y antropológica y en la segunda con una orientación histórico-cultural.

Goodwin y Van RietLowe acuñaron los términos de Stellenbosch y Fauresmith para variantes de la EarlySonteAge (hoy ya poco utilizados), posteriormente E.J. Wayland definió una industria Kafuense, que dio lugar a la denominada Plebbe Culture (cantos tallados), a comienzos de los años 30 Leakey y H. Reck comenzaron los trabajos en Olduvai, llamando Oldowan a la primitiva industria de cantos tallados, que anteriormente había sido definida como Pre-Chelense.

Sobre el uso de útiles por los australopitecinos existen muy pocos datos, una vez que se rechazó la autenticidad de la industria de huesos, dientes y cuernos («osteodontoquerática») de las cuevas del Transvaal, propuesta por Raymond Dart en los años 50. Esta cultura que definió R. Dart en realidad estaba compuesta por restos fósiles naturales sin antropizar, es decir, sin ser modificada por los Australopitecinos. La presencia de piedras golpeadas en el yacimiento de Makapansgat hace pensar que los Australopitecos Africanus pudieron utilizarlas para romper raíces duras o frutos. Algunos póngidos actuales, como el chimpancé, se sirven de piedras y palos para algunas funciones, y no por ello se les supone una industria lítica.

El cambio fundamental se produjo a finales del Plioceno (2,5 y 2 M.a. BP.) con la aparición de la piedra lascada, la cual ha sido modificada mediante golpes para obtener un filo cortante, una herramienta que busca un fin preciso.

La materia prima utilizada también es un punto importante, ya que, a diferencia de los chimpancés, que no transportan la materia prima más de unos cientos de metros, los homínidos, hace 1,9 m.a., en Olduvai transportaban la materia prima desde afloramientos rocosos situados a una media de entre dos y  cuatro kilómetros de distancia, siendo una pequeña proporción de esta materia procedente de diez kilómetros de distancia.

La arqueología no es una disciplina que transcurre ajena al momento en el que se desarrolla. Al igual que la medicina, la arqueología es una ciencia marcada por las tendencias pensativas de cada uno de los procesos históricos. Esta evolución en la disciplina arqueológica ha conllevado cambios en los modelos, objetos, metodología y ámbitos geográficos de estudio. De este modo podemos hacer una clasificación general de la siguiente forma:

Arqueología historicista: Este modelo se caracteriza por buscar una estratigrafía y crear culturas diferentes, fue una carrera empezada en el siglo XIX, y que produjo mucho daño a los yacimientos, con unas excavaciones descontroladas por ser el primero en definir la estratigrafía.

En palabras de David L. Clarke, la arqueología europea historicista era:

«…una ciencia empírica e indisciplinada, carente de un esquema de trabajo sistemático y ordenado basado en modelos y reglas de procedimiento claramente definidos y manifiestos; carecer, además de un cuerpo teórico central capaz de sistematizar las regularidades implícitas en sus datos de tal manera que los residuos excepcionales que distinguen cada paso puedan ser fácilmente aislados y fácilmente valorados»

Arqueología procesual o arqueología de sistemas -a menudo conocida bajo la denominación inglesa de «New Archaeology»: es una escuela arqueológica anglosajona cuyos orígenes están en la publicación, en 1958, del libro «Method and Theory in American Archeology» por Gordon Willey, Philip Phillips et al. En él expresaban su paradigma científico con la siguiente frase:

«La arqueología americana o es antropología o no es nada.», de este modo asumían que los objetivos de la disciplina arqueológica deberían ser idénticos a los de la Antropología Cultural.

Sin embargo el verdadero impulso de la arqueología procesual vino diez años más tarde de la mano de dos investigadores, el estadounidense Lewis Binford y el británico David L. Clarke. Aunque la Arqueología procesual ha tenido una gran influencia en todo el mundo, su desarrollo partió de los Estados Unidos en los años 60 y 70, habiendo recibido un importante impulso por parte de muchos arqueólogos latinoamericanos y británicos.

La arqueología procesual centraba su estudio en las relaciones socio-económicas, bien sean relaciones entre miembros del mismo grupo, o entre diferentes grupos. Para llevar a cabo estos estudios se centraban en la antropología, y en el estudio de tribus salvajes, para interpolar los modelos de convivencia de éstos a la prehistoria.

La Arqueología postprocesual o Arqueología radical o Arqueología contexual: es un movimiento surgido en Gran Bretaña a partir de los años 80 como reacción contra la Arqueología procesual y amparado en la filosofía postmoderna. Los postprocesualistas rechazan el determinismo y la imparcialidad aséptica del procesualismo, argumentando que cada arqueólogo está fuertemente mediatizado por sus experiencias personales y por su entorno, lo que imposibilita un enfoque completamente objetivo de los problemas arqueológicos.

IanHodder (1948): profesor de Arqueología de la Universidad de Cambridge, ocupó el mismo puesto que David L. Clarke, pero desde unos presupuestos totalmente contrarios (a pesar de su amistad personal); pasando recientemente a ocupar una cátedra en la universidad estadounidense de Stanford. Además de ser uno de los máximos responsables de la creación del paradigma Postprocesual, es más conocido por haber dirigido el proyecto de excavación y recuperación del yacimiento de Çatalhöyük, preparándolo para su visita turística. IanHodder es uno de los máximos partidarios de la interpretación subjetiva de los datos arqueológicos, sin dejar de lado la estadística aplicada, por ejemplo, la distribución arqueológica de los yacimientos en el espacio geográfico.

Gran parte de los estudios de los yacimientos clásicos de la prehistoria mundial están condicionados por estos modelos de pensamiento. De tal modo que la evolución humana se entiende de diferente forma según el modelo que tomemos.

 Tabla resumen

Por poner algunos ejemplos:

Si seguimos el modelo de la Arqueología Historicista, cuando excavemos un yacimiento nos centraremos en los objetos encontrados, daremos mucha importancia a la cultura material encontrada, y en función a sus cambios estableceremos culturas diferentes. Extrapolando este modelo a un hipotético futuro arqueológico, un arqueólogo dentro de dos mil años, excavará los niveles de ocupación actuales, estableciendo culturas materiales con los objetos encontrados. Teniendo en cuenta que hoy en día el 90% de la población cuenta con un teléfono móvil, la cultura material podría estar bien definida por este objeto. Por lo tanto la generación de los móviles multimedia sería una cultura diferente a la cultura de los Smartphones.

Manteniendo el mismo objeto de estudio, y siguiendo el modelo de Arqueología procesual, haríamos hincapié en las relaciones socio-económicas, intentando diferenciar clases sociales según los modelos de telefonía móvil. De esta forma las diferentes gamas de Smartphone crearían una diferenciación social, ya que los grupos marginales, o las clases más empobrecidas tendrán terminales de peor calidad que las clases pudientes.

Por último, si el modelo que seguimos es el post-moderno, intentaríamos establecer el porqué esta sociedad necesita un teléfono móvil, más allá de los modelos, más allá de las clases sociales. Intentaríamos plantearnos cual es el medio de comunicación que utilizan las personas de esta sociedad, y porqué hay una necesidad de contar todo lo que pasa a cada minuto, porqué la información tiene que fluir con tanta rapidez. Planteándonos los modelos de pensamiento y de relaciones que hay entre personas.

Ahora que entendemos los diferentes modelos arqueológicos, podemos entender los estudios que se realizan en cada momento, y qué modelo utiliza cada investigador. La mayoría de estudios realizados sobre la industria lítica, sobre todos los que están basados en crear una evolución de la misma, siguen un modelo historicista. Un ejemplo de estos estudios es el trabajo clásico de François Bordes, el cual hace una evolución de los bifaces.

Herramientas pensadas: La evolución lítica va desde los chopper, que servían para machacar hueso, para descarnar, etc. hasta la especialización del paleolítico superior, con muescas y raspadores para trabajar la madera, raederas para trabajar las pieles y para cortar carne, perforadores para trabajar el hueso, puntas de flecha, y elementos de hoz denticulados en el neolítico.

De este mismo modo, los estudios de movilidad  se plantean mayormente desde la Arqueología procesual, estudiando las relaciones entre los grupos, los posibles intercambios de materias primas, y la especialización dentro de los grupos.

Desplazamiento para la obtención de materias primas: Los estudios realizados en Olduvai muestran un desplazamiento de 2 a 4 kilómetros para la obtención de materias primas. Esta distancia empieza a crecer a medida que avanzamos en el Paleolítico, debido a que se busca una materia prima de mayor calidad, así por ejemplo, en el Paleolítico medio, en Zafarraya, hay sílex a dos kilómetros del yacimiento, pero se desplazan entre 10 y 15 kilómetros para obtener un sílex de mejor calidad.

Por último, la arqueología post-procesual estudia los útiles líticos desde un punto de vista cognitivo, poniendo el punto de atención en los procesos mentales de la sociedad prehistórica y en concreto de los homínidos que se encargan de realizar la talla lítica dentro del grupo.

Evolución del cortex en las herramientas: Derek Hodgson en 2009 publicó en Science un artículo llamado «Evolución del córtex visual y la aparición de la simetría en el tecno-complejo achelense» quien relaciona la evolución del córtex con procesos cognitivos, y la percepción visual. ¿Pero realmente esto es así, o estamos trasladando una idea estética de la actualidad al pasado?

Reutilización: estudiando los retoques de uso, sobre todo en el paleolítico superior, se ha observado que hay piezas retocadas que son reutilizadas, volviendo a retocar el borde, el cual posiblemente fue embotado por el uso, y en vez de tallarse una piedra nueva, como en periodos anteriores, se retocaba la misma. Esto supone un cambio ideológico en la evolución de la industria lítica.

Aunque hay otros modelos de teoría arqueológica, aquí hemos resumido los tres principales, dentro de los cuales hay diferentes corrientes. Cuando los investigadores nos enfrentamos al estudio de un yacimiento, o de un periodo concreto, debemos, en primer lugar, identificar el modelo teórico de la publicación que tenemos entre las manos, con la cual tenemos que elaborar una historiografía del yacimiento, o un estado de la cuestión. La interpretación arqueológica debe aproximarse, a mi parecer, a una interpretación lo más objetiva posible, aunque la objetividad absoluta en arqueología es prácticamente imposible, ya que hay que definir modos de vida de grupos pretéritos, y el hecho de realizar una interpretación ya nos lleva a una subjetividad involuntaria. De lo contrario la investigación arqueológica se tornaría en una serie de datos numéricos, tales como cronologías, medidas, análisis matemáticos, etc. que no inferirían en los modos de vida de los grupos prehistóricos.

BIBLIOGRAFÍA |

CLARKE, D. (1.968): Analytical Archaeology. Methuen, Londres (Arqueología Analítica, Bellaterra, S.A. Barcelona, 1.984).

CLARKE, D. (1.973): Archaeology: a loss of innocence. Antiquity 57: 6-18.

CRIADO BOADO, F. (1.988): ¿Qué es un arqueólogo? ¿Qué es la Arqueología? Revista de Arqueología, 82: 5-7.

CRIADO, F., NOCETE, F. y VICENT, J. (1.991): Convocatoria para una reunión de Arqueología Teórica. Texto publicado en Revista de Arqueología 120, Abril 1.991. pp. 63-64 .

FERNANDEZ MARTINEZ, V. (1.989): Teoría y metodología de la Arqueología. Historia Universal I. Prehistoria. Ed. Sístesis. Madrid.

FERNANDEZ MARTINEZ, V. y FERNANDEZ LOPEZ, G. (coord.) (e.p.): Aplicaciones Informáticas en Arqueología. Complutum.

FLANNERY, K.V. (1.973): Archaeology with a capital S. En Ch.L. Redman (ed.): Research an theory in current archaeology, Wiley, New York, pp. 47-58.

FRIEDMAN, J. (1.974): Marxism, Structuralism and vulgar materialism. Man 9 (3): 444-469.

FRIEDMAN, J. y ROWLANDS M.J. (1.978): Notes toward an epigenetic model of evolution of civilisation. En J. Friedman y M.J. Rowlands (Eds.): the evolution of social systems. Duckworth, Londres, pp. 201-279.

HARRIS, M. (1.979): El desarrollo de la teoría antropológica. Una historia de las teorías de la cultura. Siglo XXI, Madrid.

HARRIS, M. (1.982): El materialismo cultural. Alianza Universidad, n2 324, Madrid.

HERNANDO GONZALO, A. (1.987): ¿Evolución cultural diferencial durante el Calcolítico entre las zonas áridas y húmedas el Sureste español? Trabajos de Prehistoria 44: 171-200.

HERNANDO GONZALO, A. (1.988): Evolución interna y factores ambientales en la interpretación del Calcolítico del Sureste de la Península Ibérica: una revisión crítica. Col Tesis Doctorales. n 2 188/88. Ed. de la Universidad Complutense. Madrid

Redactor: Daniel De la Torre

Comparte este artículo

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR