Los grupos escultóricos de carácter mitológico del Forum Augustum

Introducción

En este trabajo hablaremos de los dos grupos escultóricos de carácter mitológico que presidían las dos exedras cercanas al templo a Mars Ultor en el Forum Augustum, a saber, el grupo de Eneas y el de Rómulo. Intentaremos dar explicación al por qué se eligió estos temas y el mensaje y la carga simbólica que estos llevaban, además de las restituciones de estas piezas según la investigación arqueológica, ya que estas piezas se perdieron durante la Edad Media y Moderna al usarse el mármol en los hornos para hacer cal o fueron reutilizados como material de acarreo en otras construcciones.

Cayo Julio César Octaviano, Augusto desde el 27 a.C., tenía la necesidad de crear una propaganda que pudiera dar explicación a su poco ortodoxo cursus honorum y a la acumulación de todos los poderes de la res publica en su persona. Así surge una propaganda destinada a dar idea del nouus ordo saeculorum inaugurado por Augusto, un período de paz, prosperidad y seguridad.

Esta propaganda no fue una creación personal exclusiva del princeps, sino también de su círculo de colaboradores, como fueron Mecenas y su círculo de protegidos. Las imágenes de las que se serviría la propaganda tienen su punto de partida en la literatura, donde se crearon los arquetipos que luego los artistas reprodujeron. Estos literatos tomaron el mito fundador de la gens Iulia y que Augusto hizo suya tras ser adoptado como hijo por Cayo Julio César en su testamento.  Esta gens pretendía descender de la diosa Venus, por la rama de su hijo Eneas y de su nieto Ascanio-Julo (quien daría nombre a las gens Iulia). El resultado es la creación de una «epopeya nacional» que entronca al mismo tiempo con la historia de Roma. Los mayores artífices de esta obra serían Publio Virgilio Marón y Tito Livio.

Virgilio escribirá entre otras obras la Eneida, obra encargada por el mismo princeps. Narra, al estilo de la Ilíada y la Odisea, la huida del héroe Eneas, de su padre Anquises y su hijo Ascanio-Julo de Troya, tomada por los aqueos, y su periplo que acabaría con la llegada del héroe a las costas italianas, donde se encontrará con el rey latino Evandro y se casará con la hija de éste, Lavinia. Virgilio no inventa nuevos personajes, sino que coge héroes ya existentes y los renueva. Pero será el historiador Tito Livio con su Ab Urbe Condita, quien termine de canonizar el relato de la fundación de la ciudad y de los orígenes de la gens Iulia.  Ascanio-Julo fundará Alba Longa y se sucederán en una dinastía. Una de sus descendientes será Rea Silva, hija del rey derrocado Numitor, que fue obligada por su tío Amulio a entrar en el colegio de las vestales. Del dios de la guerra Marte, tuvo a dos niños gemelos, Rómulo y Remo. Amulio los hizo abandonar en las riberas del río Tíber, donde fueron amamantados por una loba y posteriormente rescatado por el pastor Faustulo. Los hermanos destronaron a Amulio y repusieron a su abuelo. Posteriormente, Rómulo y Remo decidieron fundar su propia ciudad, y tras observar los augurios, fue elegido Rómulo. Al delimitar las futuras murallas de la nueva ciudad con un arado, su hermano Remo, en un acto de mofa y de venganza, saltó sobre el surco. Rómulo le dio muerte como castigo a todo aquel que cruzara las murallas con malas intenciones.

De la literatura se va formando unas imágenes con un mensaje elaborado que fueron traspasadas a materiales imperecederos, ya que en el mundo antiguo no había otro medio mejor de comunicación de masas que la imagen. Augusto se dio cuenta de la importancia de la imagen para la plebs, que en su gran mayoría sería analfabeta. Por lo tanto, se «bombardeó» al pueblo con un mensaje propagandístico, y todo esto vino a plasmarse en el Forum Augustum, una de las construcciones más importante del principado de Augusto y el lugar donde más ampliamente se plasmaría el nuevo mito del Estado, del que los dos grupos escultóricos que vamos a tratar son parte de ello.

Foro Augusto

Plano del Forum Augustum. Fuente: P. Zanker, Augusto y el poder de las imágenes. Madrid. 1992. p. 231

Forum Augustum

El foro fue construido por Augusto por dos motivos. El primero fue un voto  al dios Marte, en su advocación de Ultor (Vengador), en el año 42 a.C. en Filipos (Macedonia), donde Octaviano se enfrentó contra los asesinos de Julio César, prometiendo la construcción de un templo en Roma si conseguía vencer. El segundo motivo fue la necesidad de un nuevo espacio público en Roma para la justicia, como nos lo cuenta Suetonio en su Vida de Augusto: «(se construyó) porque el creciente número de litigantes y de los negocios lo exigían, y resultaban insuficiente los dos primeros (a saber, el Foro Romano y el Foro de César)» (Suet. Aug. XXIX, 9-11). Gracias a las tablillas de cera de Herculano y el archivo de los Sulpicios de Pozzuoli, podemos situar la actividad del pretor urbano y el pretor peregrino -los magistrados encargados de impartir justicia entre los ciudadanos romanos y entre los no ciudadanos respectivamente- en las dos exedras donde presidían nuestros grupos escultóricos.

Como sigue contando Suetonio, «sin esperar a que  el templo de Marte estuviese concluido, apresuróse a ordenar que se procediese especialmente en el Foro nuevo al juicio de las causas criminales y a la elección de jueces» (Suet. Aug. XXIX, 11-14), es decir, el Foro fue inaugurado en el año 2 a.C.,  pero las obras del templo no estaba terminado, obras que durarían toda la vida del princeps. Una vez terminado el templo, Augusto «decretó, en consecuencia, que allí se reuniría el Senado para deliberar acerca de las guerras y de los triunfos; que de allí partirían los que marchasen con algún mando a las provincias; y que allí, finalmente, a depositar las insignias del triunfo los generales victoriosos» (Suet. Aug. XXIX, 15-19).

Eneas y Rómulo

Augusto mandó llenar de esculturas su foro, pero evito toda forma directa de autorepresentación, ya que se le podía comparar con los reyes. Sabemos donde estaban colocadas los dos grupos que tratamos, uno frente a otro, gracias a unos versos de Ovidio:

 «A un lado divisa a Eneas con su valiosa carga/ y en torno a él, los numerosos antepasados de la/ casa Julia (los reyes de Alba Longa); al otro, Rómulo, hijo de Ilia, con las/ armas del enemigo que venciera con sus propias/ manos, y las estatuas de los grandes romanos (los summi uiri)/ con los títulos de sus proezas»

Ov. Fasti, V, 533 ss.

Además, la Arqueología ha venido a refutar estos versos. Las excavaciones en el Forum Augustum han hallado cuatro grandes exedras o hemiciclos, pero dos de ellas, más próximas al templo a Mars Ultor se encuentran decoradas por una sucesión de columnas y nichos, encontrándose un nicho central más grande.

Augusto escogió unas cuantas escenas llenas de mensajes, con las que indirectamente él quería que se le asociaran, como la pietas o la uirtus. Eneas, en el esquema augústeo sería el exemplum pietatis, pero no la piedad como hoy en día se entiende en su acepción religiosa, sino cumplir las obligaciones que tiene un hijo para con su padre. En este caso, Eneas es representado llevando a su anciano padre sobre sus hombros, concepto al cual Augusto se quería asociar, ya que el vengó a su padre. En cambio, la representación de Rómulo, en actitud victoriosa, portando las armas del vencido, sería el exemplum uirtutis, el valor o la valentía del triunfo. Además, de combinar estas dos virtudes complementarias, recordaban también en cierta forma, los orígenes de los romanos y de los Julios, ya que Eneas era hijo de Venus, diosa que procura la fecundidad y la abundancia; y Rómulo era hijo de Marte, quien garantizaba la uirtus.

De las esculturas no conservamos nada, por lo que desconocemos su configuración, tamaño o policromía. Pero, ¿cómo podemos restituir estos grupos? Las imágenes que conformaban estos grupos se hicieron populares en diversas estatuillas, relieves y pinturas murales, tanto en el ámbito público, como en el privado, y como veremos al final, también se hicieron representar en los foros de las provincias.

Así, sabemos que el grupo de Eneas lo conformarían tres personajes en el acto de huir. La figura central sería Eneas en el centro de la composición, ataviado con la armadura romana (thoracata) y el calzado de un patricio (mullei) y en actitud de avanzar. Cargaba en su hombro a su padre Anquises, tal como canta Virgilio: «”Ea, padre querido, monta sobre mi cuello. Te sostendré en mis hombros. No va a agobiarme el peso de esta carga”» (Verg. Aen. II, 706-707). Éste, representado como un respetable anciano que tiene cubierta la cabeza por el manto (velatio capitis) y en actitud sacerdotal ya que el anciano iba cargado de los dioses Penates: «”Toma en tus manos, padre, los objetos sagrados y los Penates patrios”» (Verg. Aen. II, 717). Detrás de Eneas, agarrado de su mano derecha se encontraba su hijo Ascanio-Julo: «Mete el pequeño Julo en mi diestra los dedos de su mano, y va siguiendo a su padre con pasos que no igualan a los suyos» (Verg. Aen. II, 723-724). Vestido a la manera frigia, es decir con atuendo de mangas largas y el característico gorro frigio.

En cambio, el grupo de Rómulo lo conformaba él sólo. Thoracato, iba portando los spolia maxima, las armas del vencido rey Acrón de Cenina, que le había dado muerte con sus manos en el primer año de la ciudad y cuya armadura había ofrecido a Júpiter Feretrius -templo que Augusto había reconstruido como acto simbólico antes de la batalla de Accio-, y en actitud triunfadora (tropaiophoros).

Representación menores

En moneda, el tipo del Eneas era ya usado desde época de Julio César. Conservamos denarios datados en el 46 a.C., cuyo tipo es Eneas desnudo con su padre Anquises sobre la espalda y portando el Paladio, en vez de los dioses Penates. Pero una de las mejores representaciones de los dos grupos lo encontramos en Pompeya, en unos pequeños cuadros pintados en la fachada de una casa de la Via dell’Abbondanza. Esta pintura, además de informarnos de cómo hubiera sido la disposición de los grupos, también nos puede dar una gran idea de los colores que sin duda hubieran tenido.

Romulo-eneas

Cuadros pintados en una fachada de la Via dell’Abbondanza, Pompeya. Fuente.

También conservamos innumerables terracotas, y en lucernas, que encontramos desde época Julio-Claudia hasta el siglo III. Así, en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid se conserva un modesto pequeño relieve de terracota, procedente del Cerro Muriano (Córdoba) o en el edificio Eumachia (Pompeya) encontramos dos terracotas de Eneas y Rómulo colocadas en la fachada.

También encontramos la escena de la huida de Eneas en relieve.  Procedente de Cartago es el altar llamado de la Gens Iulia (Túnez, Museo del Bardo). Otro relieve con la misma escena de Eneas con Anquises y Ascanio-Julo huyendo de Troya la podemos contemplar en el Sebasteion en Aphrodisias, templo dedicado al culto imperial de época del emperador Tiberio. En el segundo pórtico del Sebasteion, podemos encontrar una serie de metopas cuya temática es una mezcla de mitos griegos y romanos, y su relación con los emperadores Julio-Claudios. La escena que nos interesa es la denominada La huida  de Eneas de Troya. Esta escena se desarrolla según hemos estado viendo, pero con la adicción «local» de Afrodita escoltando al grupo. Por último, destacaremos un relieve en el que se muestra las dos escenas, la de la huida de Eneas y el triunfo de Rómulo. Se trata de un relieve del Museo Nacional de Budapest, es un friso esculpido llamado de la tensa, porque se representan una tensa tirada por cuatro caballos y en él se puede ver las dos estatuas.

Representaciones mayores

Hasta el momento sólo se conocía estos grupos escultóricos por representaciones menores y por los relieves, pero no teníamos esculturas en gran formato. Pero el reestudio llevado a cabo en piezas escultóricas descontextualizadas procedentes de dos de las capitales provinciales más occidentales del Imperio, de la Lusitania (para el caso del grupo de Eneas) y de la Baetica (para el caso de Rómulo), han podido darnos una idea más aproximada de cómo serían estas esculturas.

Eneas

Reconstrucción del grupo de Eneas de Mérida, según Walter Trillmich y Trinidad Nogales. Fuente.

De Mérida tenemos tres piezas, por tiempo separadas. Una pequeña escultura, al principio adscrito como Diana cazadora, y otras dos esculturas halladas más tarde en el mismo sitio que la primera: un thoracato del cual se conserva la parte inferior de la lorica y de las tiras de cuero (launas), decoradas con una franja de roleos con temas de águilas, medusas y felinos. La otra es la parte superior de un anciano velatio capitis. Se llegó a la conclusión de que el foro de Mérida era una copia del Forum Augustum de Roma, pero no sólo en diseño del espacio, sino también del programa escultórico. Así, la <<Diana Cazadora>> no era otro que el joven Ascanio-Julo y que formaría parte del conjunto escultórico de las otras dos esculturas, el thoracato no sería otro que Eneas y el velatio capitis Anquises. Posteriormente, esta hipótesis fue confirmada por el estudio sobre el elogium fragmentado y que sería una copia del elogium, hoy desparecido, que habría en el Forum Augustum de Roma.

De Córdoba procede una estatua de tipo colosal de mármol, de la que conservamos el torso y en posición de avance. En la capital de la Baetica, al igual que en Mérida, también se imitó el Forum Augustum de Roma y se replanteó esta escultura como una posible representación de Rómulo Tropaiophoros al compararla con la pintura de la via dell’Abbondanza de Pompeya, aunque no se descarta también que sea una representación de Eneas. Sin duda, se trata de una obra cercana a Augusto, ya que la decoración de la coraza es de dos grifos (uno de los símbolos de Apolo, el dios protector del princeps) partidos por un candelabro y apoyados por acantos y roleos (símbolos del florecimiento en época de Augusto).

Conclusión

Así, mediante el estudio de piezas consideradas artes  menores o  mediante nuevos enfoques a esculturas ya conocidas se han podido reconstruir en su totalidad los grupos escultóricos del Forum Augustum, aquellos con los que el princeps Augusto se consideraba heredero y descendiente directo, además de asociarse a las virtudes que personificaban. Virtudes que posteriormente se traspasó al mundo privado romano, y así vemos como Petronia Grata eligió el motivo iconográfico de la huida de Eneas en la lápida mortuoria que le dedica a su madre, como simbolización de la pietas, o como en una villa de Estabia, donde  se decoró una de sus habitaciones con una parodia del grupo de Eneas, donde éstos aparecen como unos simios con cabezas de perros y enormes genitales.

Bibliografía|

J.L. de la Barrera Antón, “Nuevas aportaciones al estudio y configuración del programa iconográfico del “Pórtico del Foro” de Augusta Emerita”, en J. Massó y P. Sada (eds.), Actas de la II Reunión sobre escultura romana en Hispania. Tarragona. Museu Nacional Arqueològic de Tarragona. 1996.

A. Dardenay, “Le rôle de l’image des primordia Vrbis dans l’expression du culte imperiale”, en T. Nogales, J. González, en Culto Imperial: política y poder. Roma. 2007.

A. García y Bellido, “Un toracato del tipo Hierapytna en Córdoba”, Archivo Español de Arqueología 34, n. 103-104, 1961.

A. García y Bellido,  ”Arte Romano, Madrid. 2004.

T. Nogales Basarrate y J.Mª. Álvarez Martínez, “Fora Augustae Emeritae. La interpretatio provincial de los patrones metropolitanos”, en D. Vaquerizo y J. Murillo (eds.), El concepto de lo provincial en el mundo antiguo. Homenaje a la profesora Pilar León Alonso. Córdoba. 2006.

T. Nogales Basarrate, “Rómulo en el Augusteum del foro colonial emeritense”, en E. La Rocca, P. León, C. Parisi Presicce (eds.), Le Due Patrie Acquisite. Studi di archeologia dedicati a Walter Trillmich. Roma. 2008.

A. Peña Jurado, “Reflejos del Forum Augustum en Itálica”, en T. Nogales y J. González, en Culto Imperial: política y poder, Roma. 2007.

A. Pérez Paz y Mª Dolores Baena Alcántara, “Thoracata, la imagen del poder. Eneas o Rómulo en Córdoba“, 27-04-2015: http://www.museosdeandalucia.es/culturaydeporte/museos/media/docs/MAECO_thoracata,_la_imagen_del_poder.pdf

R. R. R. Smith, “Myth and allegory in the Sebasteion”, en Ch. Rouché, K. T. Erim (eds.), en Aphrodisias Papers. Recent work on architecture and sculptureJournal of Roman Archaeology, Ann Arbor. 1990.

Suetonio, “Vida de los doce cesares. Libros I-III, Madrid. Gredos. 1992.

W. Trillmich, “El niño Ascanio (<<Diana Cazadora>>) de Mérida en el Museo Arqueológico Nacional”, en Boletín del Museo Arqueológico Nacional. Madrid. 1992.

-W. Trillmich, “Reflejos del programa estatuario del Forum Augustum en Mérida”, en J. Massó y P. Sada (eds.), Actas de la II Reunión sobre escultura romana en Hispania. Tarragona. 1996-

W. Trillmich, “El modelo de la metrópoli”, en J. Arce, S. Emoli, E. La Rocca (eds.), Hispania Romana. Desde tierra de conquista a provincia del Imperio: [exposición, Roma, Palazzo delle Esposizioni, 22 septiembre-23 noviembre, 1997]. Madrid. 1997.

L. Ungaro, “El modelo del Foro de Augusto”, en J. Arce, S. Emoli, E. La Rocca (eds.), Hispania Romana. Desde tierra de conquista a provincia del Imperio: [exposición, Roma, Palazzo delle Esposizioni, 22 septiembre-23 noviembre, 1997]. Madrid. 1997.

L. Ungaro, “Storia, mito, rappresentazione: il programma figurativo del Foro di Augusto e l’Aula del Colosso”, en E. La Rocca, P. León, C. Parisi Presicce (eds.), Le Due Patrie Acquisite. Studi di archeologia dedicati a Walter Trillmich. Roma. 2008.

Virgilio, “Eneida“, Madrid. Gredos. 2010.

P. Zanker, “Augusto y el poder de las imágines“, Madrid. 1992.

Redactor: Antonio Arteaga Infantes

Licenciado en Historia por la Universidad de Sevilla, en los itinerarios de Historia Antigua y Arqueología. Actualmente cursando el Máster de Estudios Históricos Avanzados en la Universidad de Sevilla. Interesado en el mundo antiguo en general, especialmente en el mundo grecorromano, Antigüedad Tardía y el mundo de Asia Central y Oriental. Editor jefe de la sección de Historia Antigua de Témpora Magazine.

Comparte este artículo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los grupos escultóricos de caráct... - […] Introducción En este trabajo hablaremos de los dos grupos escultóricos de carácter mitológico que presidían las dos exedras cercanas …
  2. El Foro de la Colonia Augusta Emerita, otros recintos públicos (II) - temporamagazine.com - […] en lucernas, en monedas, y en pequeñas esculturas de terracota a pequeña escala que reproducían estos grandes programas iconográficos. …

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies