La mezquita de Ibn Adabbas

Las mezquitas de Isbiliya no nos han dejado mucha información. Apenas quedan restos de algún sahn o algunos alminares, y casi siempre se trata de material reaprovechado en construcciones cristianas posteriores. Tras la conquista sevillana, la mayoría de las mezquitas fueron donadas a don Remondo (confesor y consejero del rey D. Fernando), el cual seleccionó las mejores y mejor emplazadas para establecer las parroquias. Este fue el caso de la mezquita mayor de Ibn Adabbas, la más antigua fundación islámica de Sevilla, más tarde transformada en Iglesia y colegial del Divino Salvador.

Últimas excavaciones en el Salvador. Fuente.

Últimas excavaciones en el Salvador. Fuente.

La mezquita fue fundada en el año 214 de la Hégira (829-830), en lo que se cree que anteriormente había sido el recinto del foro de la Híspalis imperial. Desde ese momento, su historia tiene un amplio recorrido con varios hitos; el más trágico se produjo en el año 230 H (844), cuando fue incendiada por los normandos que entraron en Sevilla, los cuales:

‹‹arrojaban saetas incendiarias al techo de la mezquita(…)y (…) reunieron leña y esteras en una de las naves para que prendiera así mejor el fuego y llegara al techo››(1).

Ha sido objeto de varias restauraciones, entre las que destacan la del año 472 H (1079-1080), llevada a cabo tras un terremoto que destruyó la parte alta de la torre, y la del año 592 H (1196-1197), efectuada cuando la nueva mezquita aljama (hoy Catedral) estaba ya construida y en uso. Según Ibn Sahib al-Sala:

‹‹La mezquita antigua sevillana (…) estaba mal por dentro y por fuera (…) a las vigas de la techumbre se les habían podrido los extremos (…)  y amenazaba con derrumbar la mezquita›› (2).

En cuanto a la estructura del edificio, los restos que quedan son pocos, pero con la ayuda de algunas fuentes escritas y las excavaciones realizadas podemos reconstruirla de forma aproximada. Como todas las mezquitas, consta de las siguientes partes:

-La sala de oración: ha sido objeto de discusión de muchos expertos y todavía hoy existe un debate relacionado con el número de naves de las que disponía. Algunos autores, como Torres Balbás, defendían que tenía once naves, pero en las últimas excavaciones se ha comprobado que eran sólo ocho. Esta sala se componía de un almimbar (documentada en el siglo XII en el tratado de Ibn Abdun); la maqsura (cerramiento de madera de un espacio limitado y próximo al mihrab), y el mihrab.

-El sahn o patio de abluciones: se ha conservado, pero permanece soterrado y transformado a una cota por debajo de los 3 metros de la actual. Las columnas y capiteles son reaprovechados de edificios clásicos, y en el caso de los capiteles, también visigodos.

-El alminar: está situado al norte, en el lado opuesto de la qibla. Es de planta cuadrada, construido en sillares de arenisca colocados irregularmente a soga y tizón y con una escalera de caracol en su interior. Es uno de los ejemplares más interesantes como antecedente del gran alminar de Abd al-Rahmán III en la mezquita mayor de Córdoba.

-Gracias a los tratados de Ibn Abdun tenemos conocimiento de otras salas menores, como son la sala de abluciones (con poyos de fábrica y letrinas), la mezquita de los muertos (detrás del muro de la qibla y con acceso directo desde la calle), y una dependencia destinada a guardar el ‹‹Tesoro de las fundaciones pías››.

Con todos estos datos puede hacerse una reconstrucción ideal de lo que fue la mezquita. Hasta las últimas excavaciones, realizadas en 2005, los únicos vestigios que se conservaban eran los siguientes (3):

-La inscripción fundacional de la mezquita: realizada sobre un fuste de mármol gris, en el año 214 H. (829-830), y conservada hoy  en el Museo Arqueológico Provincial de Sevilla. Se compone de cinco líneas de caracteres cúficos de tipo arcaico escritos paralelamente al eje vertical de la columna:

‹‹Dios tenga misericordia de Abd al-Rahmán b. al-Hakam, el emir justo, el bien guiado por Dios, el que ordenó la construcción de esta mezquita, bajo la dirección de Umar b. Adabbas, qadí de Sevilla, en el año 214 (11-3-829/27-2-830). Y ha escrito esto Abd al-Barr b. Harun.›› (4)

-La parte inferior de la torre campanario de la iglesia del Salvador, antiguo alminar de la mezquita aljama. En la actualidad corresponde al nivel inferior del campanario de la iglesia, por debajo de una parte intermedia, del siglo XIV, y otra superior, de los siglos XVII o XVIII.

Torre alminar de la mezquita. Fuente.

Torre alminar de la mezquita. Fuente.

-La placa de mármol blanco con la inscripción conmemorativa de la restauración del mismo alminar por Al –Mutamid Ibn Abbad, en el año 472 H. (1079). Son doce líneas de caracteres cúficos:

‹‹Ha ordenado al-Mutamid ala Allah, al-Muayyad bi-Nasrillah Abul-l-Qasim Muhammad ben Abbad (…) la construcción de la parte superior de este alminar cuando acaba de ser demolido por un gran número de terremotos que tuvieron lugar la víspera del domingo al principio de Rabi I del año  472 (1-IX-1079)››.                                                                                           

-Los fustes y capiteles de acarreo que sostienen las arquerías de ladrillo del patio, levantadas a fines del siglo XVII o comienzos del XVIII. Se trata de diez columnas con capiteles romanos y visigodos, procedentes de antiguos edificios de las inmediaciones (se sabe que en esa zona aproximadamente se situaron el foro, la curia y la basílica romana).

-Las dos aldabas de la puerta principal del edificio. Actualmente están en la puerta de la sala de exposición dentro de las dependencias de la Hermandad Sacramental del Salvador, ambas de bronce e idénticas. Estas aldabas penden de la boca de un felino, cuya cabeza es sustentada por una moldura en forma de pirámide octogonal, fijados a las hojas de la puerta por medio de un polígono estrellado.

Sin embargo, las últimas excavaciones han dejado al descubierto vestigios de una gran importancia que han permitido contrastar hipótesis y descubrir nueva información. Han aparecido varios segmentos del muro de cierre, arranques de pilares de la fachada y varios apoyos de columnas de la sala de oración de la mezquita emiral de Ibn Adabbás; algunos pavimentos de capillas funerarias de la colegial cristiana, y varias criptas funerarias de la colegial barroca.

Son restos  suficientes para demostrar la grandeza que tuvo en su día este edificio, no sólo como mezquita mayor, sino también como colegial cristiana y barroca. A pesar de pasar a un segundo plano al construirse la actual catedral, nunca perdería su importancia, e incluso ahora, reconvertida en la iglesia del Salvador, sigue demostrándolo.

Aldaba derecha de la mezquita de Ibn Adabbas. Fuente.

Aldaba derecha de la mezquita de Ibn Adabbas. Fuente.

(1) CÓMEZ RAMOS, RAFAEL,  “Fragmentos de una mezquita sevillana: la aljama de Ibn Adabbas”, Revista del Laboratorio de Historia del Arte. Sevilla: Universidad de Sevilla,  1994.

(2)CÓMEZ RAMOS, RAFAEL,  “Fragmentos de una mezquita sevillana: la aljama de Ibn Adabbas”, Revista del Laboratorio de Historia del Arte. Sevilla: Universidad de Sevilla,  1994.

(3) CÓMEZ RAMOS, RAFAEL,  “Fragmentos de una mezquita sevillana: la aljama de Ibn Adabbas”, Revista del Laboratorio de Historia del Arte. Sevilla: Universidad de Sevilla,  1994.

(4) TORRE BALBÁS, LUIS, “La primera versión del epígrafe fundacional de la mezquita de Ibn Adabbas en Sevilla”. Al Andalus, 1960.

Bibliografía| 

CÓMEZ RAMOS, RAFAEL,  “Fragmentos de una mezquita sevillana: la aljama de Ibn Adabbas”, Revista del Laboratorio de Historia del Arte. Sevilla: Universidad de Sevilla,  1994.

IBN ABDUN, “Sevilla a comienzos del siglo XII”. Trad. E. García Gómez. Sevilla: Ayuntamiento de Sevilla, 1992.

TORRE BALBÁS, LUIS, “La primera versión del epígrafe fundacional de la mezquita de Ibn Adabbas en Sevilla”. Al Andalus, 1960.

VALOR PIECHOTTA, MAGDALENA, “Arquitectura militar y palatina en la Sevilla musulmana”. Sevilla: Diputación  Provincial de Sevilla, 1991.

VALOR PIECHOTTA, MAGDALENA,  “Sevilla Almohade”.  Málaga: Sarriá, 2008.

 

 

Redactor: Mercedes Herrera Jiménez

Licenciada en Historia por la Universidad de Sevilla. Actualmente cursando el máster de Arqueología de Sevilla. He sido alumna interna en el departamento de Historia Medieval de la US y he realizado prácticas de antropología física, prospecciones en Sanlúcar la Mayor y excavaciones en Coria del Río y en el Patio de Banderas del Alcázar de Sevilla.

Comparte este artículo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com Valora en Bitacoras.com: Las mezquitas de Isbiliya no nos han dejado mucha información. Apenas quedan restos de algún sahn …
  2. Ciudades islámicas: la Sevilla almohade - temporamagazine.com - […] de la nueva mezquita aljama se trasladó a ella el mercado, que había estado en torno a la mezquita …
  3. Hay madjus en la costa. Incursiones vikingas en al-Andalus - temporamagazine.com - […] pasando por la cora de Sidonia y penetrando por el río Guadalquivir hasta sitiar y tomar Sevilla, huyendo sus …

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR