La inseguridad en el mundo romano a través de «El asno de oro» de Apuleyo (II)

En relación con mi anterior artículo sobre la vida municipal romana retratada en esta misma obra de Apuleyo, El asno de oro, destacaré aquí los aspectos de la novela relacionados con la seguridad  o más bien, la inseguridad existente en los municipios romanos del siglo II d.C. Ya se ha mencionado que el esplendor económico de los primeros 150 años del Principado (Augusto-Trajano) empezó a decaer a mediados del siglo II d.C., situación que desembocaría en la llamada «crisis del siglo III d.C.», que en realidad duraría cincuenta años. El Imperio entraría en una situación de cierto quietismo, aunque diverso en cada una de las regiones de su vasto territorio. Sin embargo, este quietismo llevaría en algunos casos a una palpable pérdida de vitalidad en todos los sectores de la vida, relacionada sobre todo con el desabastecimiento y la inseguridad en algunas provincias. De hecho, durante la época de la dinastía Antonina, la burocracia estatal se había desarrollado enormemente y formaba ya, junto con el ejército, uno de los dos pilares fundamentales delEstado romano, pilares que hacían imposible que el mismo Estado fuera capaz de ofrecer los recursos suficientes a todos los habitantes del Imperio.

asino04

Lucio/asno siendo apaleado por el grupo de ladrones que roba a Milón, amigo de Lucio y anfitrión. Fuente.

La obra de Apuleyo lanza una mordaz crítica al Imperio, destacando la extrema violencia y la inseguridad existente en las ciudades provinciales y sobre todo en los caminos de su dominio. El Imperio romano se nos presenta siempre como una estructura de Estado caracterizada por una excesiva burocracia y el ejército más impresionantes conocidos en la Antigüedad, pero desafortunadamente para su población, incapaz de proporcionar laseguridad global queésta necesitaba por sus inherentes limitaciones. Así pues, en numerosas ocasiones se hace mención a la inseguridad nosolo de los caminos, sino también de la propia ciudad, como en el momento en que Fotis, la criada, advierte a Lucio:

«Procura volver pronto de la cena, porque hay una cuadrilla de jóvenes que se dedican a asolar las calles. A todas horas hay muertes en las plazas, y las tropas del gobernador no pueden librar a la ciudad de tan gran calamidad.»

El temor por los ladrones se repite en casi todos los relatos de los libros de la obra, incluyendo la misma noche en que unos ladrones entran en la casa de Milón, y se llevan al propio Lucio ya convertido en asno. En otros casos, podemos ver qué medidas empleaban en las ciudades para atajar este problema de bandidaje, con ayuda ciudadana. Es el caso de la situación que vive el protagonista al luchar contra unos supuestos ladrones, a los que da muerte. En ese caso, el acusador en el juicio contra Lucio se hacía llamar «el prefecto de la vigilancia nocturna», una labor, al parecer, directamente relacionada con la vigilancia del orden en la ciudad.

Representación de un lictor, frecuentes acompañantes de los senadores, como símbolo de sus derechos a ejercer la violencia. Fuente.

En teoría, el monopolio de la violencia en el Imperio Romano recaía en elemperador y en la legislación vigente, sin embargo, pese al despliegue militar, jurídico y propagandístico del Imperio la realidad parece ser muy distinta, ya que pese apagar los impuestos, a sufragar los gastos del vasto ejército y pese a haber delegado la seguridad de la comunidad alemperador, ni éste ni sus instituciones podían proteger siempre la vida y las posesiones de sus súbditos provinciales. La consecuencia lógica era que los propios provinciales debían velar por su propia seguridad, cosa que se plasma en la creación de magistraturas en las ciudades encargadas de garantizar la seguridad de las ciudades y de sus territorios. Este hecho se refleja ennumerosas escenas de El asno de oro en las que son los propios ciudadanos los que llevan a cabo sus venganzas personales, como los ciudadanos y acémilas que matan a los ladrones de la cueva (la misma cueva donde se relata el mito de Psique y Cupido que hace famosa a la obra), o la venganza personal que lleva a cabo la joven Cárite, quien en una de las historias secundarias de la novela, «se toma la justicia por su mano» tras la trágica muerte de su esposo Tlépolemo a manos de Trasilo, un joven que estaba enamorado de ella y que urde un plan para dejarla viuda y poder luego desposarla. En esa historia es la propia Cárite la que trama la venganza contra Trasilo y después se da su propia muerte. En ninguno de estos casos existe una intervención estatal o municipal, ni juicio previo alguno. La inseguridad de la comunidad frente al ataque de bandidos o de extranjeros se hace patente en todos los lugares por donde pasa el protagonista; hecho recogido, por ejemplo, en la situación en la que los campesinos y pastores que abandonan su morada son atacados en el camino por perros y piedras de otra comunidad, temerosa de ser atacada por éstos.

Portada "El asno de oro". Editorial Cátedra, 2006. Fuente documental.

Portada “El asno de oro“. Editorial Cátedra, 2006. Fuente documental.

Todos estos ejemplos son resultado de las limitaciones inherentes del poder coercitivo imperial, que no era capaz de mantener la seguridad de los caminos y de las propias ciudades provinciales. Este hecho hacía que las propias comunidades se defendieran de maneras diferentes, siempre colectivamente, con respuestas surgidas a partir de la propia toma de conciencia y del abandono estatal al que se veían sometidos, como consecuencia, ya se ha dicho, de la falta de los recursos apropiados o, simplemente, de la incompetencia de laadministración imperial. El asno de oro, en este aspecto, lanza al conjunto de la romanidad un mensaje bastante crítico ante las consecuencias en las que el mundo de la organización imperial romana había llegado. La excesiva burocracia y los cada vez más problemas delEstado romano, hacían imposible mantener, en definitiva, el orden interno del Imperio.

Bibliografía| 

APULEYO, “El asno de Oro”, Madrid: Cátedra, 12ª Ed., 2006.

ÁLVAREZ JIMÉNEZ, D., “El Monopolio de la Violencia en elImperio Romano Tardío y la Coparticipación Ciudadana”, Actas del VI Encuentro de Jóvenes Investigadores, 165-178, Universidad Complutense de Madrid, 2007.

BLÁZQUEZ, J. M.;  MARTÍNEZ-PINNA, M.; MONTERO, S., “Historia de las Religiones Antiguas, Oriente, Grecia y Roma”, Madrid: Cátedra, 1993.

ROLDÁN, J. M.; BLÁZQUEZ, J. M.; DEL CASTILLO, A., “Historia de Roma. Tomo II. ElImperio Romano (siglos I-III)”, Madrid: Cátedra, 1989.

Redactor: Sara Muñoz Muñoz

Licenciada en Historia en la Universidad de Sevilla y Máster en Estudios Históricos Avanzados por el itinerario de Historia Antigua en la misma Universidad. Mi perfil académico se inclina en el estudio de la epigrafía latina en Hispania, y en la política, economía y sociedad del Imperio Romano. Apelo a la renovación de los conceptos historiográficos en las nuevas generaciones de historiadores.

Comparte este artículo

Trackbacks/Pingbacks

  1. La inseguridad en el mundo romano a trav&eacute... - […] En relación con mi anterior artículo sobre la vida muni …  […]
  2. El bandolerismo en la antigua Roma. - temporamagazine.com - […] más importantes para reconstruir la vida de estos bandidos son los de ficción, principalmente El asno de oro y …

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR