La I Guerra Mundial: un breve resumen.

Escribe| Blanca Entrena

La Primera Guerra Mundial supuso una ruptura con el mundo anterior. La Europa que resultaría del conflicto no sería una sombra de lo que fuera, y siete nuevos estados se erigirían independientes: Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Checoslovaquia y Yugoslavia. La Gran Guerra sería el adiós definitivo a la época imperial: el Imperio Alemán, Austrohúngaro  y turco desaparecían, las coronas caían en Europa una tras otra y por propia voluntad.

Imagen de la guerra.

Imagen de la guerra.

Con la economía socavada, la aparición de nuevos competidores, etc., Europa y su supremacía retrocedían, para dejar paso al nuevo líder económico: Los Estados Unidos.

Alemania firmaría la más grande de las humillaciones aceptando el Tratado de Versalles. La democracia se echaba a los hombros la culpa de una derrota que pertenecía al ejército. Ludendorff escurría el bulto, y Hitler lo recogería unos años más tarde deseoso de vengar esa “puñalada por la espalda”.

Para entender el desenlace, es necesario conocer el comienzo. La guerra comenzaba el 28 de julio de 1914, cuando Serbia rechazaba la totalidad del ultimátum austrohúngaro, y el Imperio ofendido declaraba la guerra.

Poco tardaría en activarse el sistema de alianzas vigente, que dividía Europa en dos bloques. El primero estaba constituido por la Triple Alianza, nacida en 1879 a través de una alianza militar entre Austria-Hungría y Alemania, a la que Italia se unió en 1882; el segundo, la Triple Entente formada por Rusia, Francia e Inglaterra, sería conocido como el de los Aliados, a los que no unía trilateralmente ningún pacto firmado.

El asesinato del heredero al trono austrohúngaro, el archiduque Francisco Fernando sería el detonante principal, aunque no la causa de la guerra, pues venía a culminar una serie de crisis internacionales que habían comenzado en Marruecos y en los Balcanes.

Cuando la guerra fue declarada a Serbia, Rusia puso en marcha a su ejército y convencida de la participación de Alemania se acercó a sus fronteras. La respuesta no se hizo esperar, Guillermo II declaró la guerra a Rusia y teniendo en cuenta el sistema de alianzas, a Francia. Un día más tarde, y ante la invasión de Bélgica, Inglaterra se sumaba a la ecuación. Italia alejada del Bloque Central, se uniría al bando aliado en 1915.

Quizás las decisiones se hubieran tomado de otra forma de saber lo fatídica que iba a ser la guerra. Motivada más que nada por el orgullo nacional de unos líderes que no querían dejar de ser considerados primeras potencias a nivel mundial, la guerra comenzó con la idea de que terminaría antes del año siguiente. Nada más lejos de la realidad. La guerra duraría cuatro largos años con un número elevadísimo de bajas, hasta el punto de que en el bando occidental se contabilizan más muertes durante la Primera que durante la Segunda Guerra Mundial.

Los avances tecnológicos y el desarrollo de la industria se habían aplicado al armamento, refinando armas ya conocidas, y trayendo otras de nuevo cuño que serían letales. Hablamos de las armas químicas, los primeros tanques, metralletas, etc., los ejércitos estaban preparados para avanzar sin interrupción.

Raúl Canales (cc)

Raúl Canales (cc)

Lo que comenzó como una familiar guerra de movimientos, pronto se convirtió en una guerra de posiciones. El hecho de que los ejércitos compartieran el mismo nivel de fuerza provocó el estancamiento. No debemos olvidar que el Plan Schlieffen había contemplado una victoria rápida en el flanco francés, confiando en un avance más lento por parte de Rusia, sin embargo, el general Moltke se vio obligado a desviar tropas al flanco oriental ante la penetración rusa en Prusia. Los alemanes vieron debilitadas sus fuerzas y destruidos sus planes de una victoria rápida tras la batalla del Marne (septiembre 1914) en la que la retirada se hizo obligatoria.

A partir de este momento la línea de batalla se hizo fija, extendida hasta el mar, obligó a los ejércitos a cambiar de táctica: nacía la guerra de trincheras. Pocos avances se hicieron. En 1915 en un intento por eliminar a Rusia, penetraron en sus fronteras, y aunque las pérdidas fueron enormes, el zar no cedió ni  un ápice. Por su parte, los ingleses y los franceses desembarcaron en Gallipoli, intentando en vano lograr comunicaciones con Nicolás II.

En 1916 se plantearon dos grandes ofensivas, los aliados cerca del Somme y los alemanes de Verdun, sin grandes resultados ni victorias. Los combatientes se encontraban cada vez más desmoralizados y cansados de una guerra que sus dirigentes habían comenzado.

Paralelamente en 1915, se abría por poco tiempo para reanudarse dos años más tarde, la guerra submarina. Desde el comienzo de la guerra los ingleses habían hecho caso omiso a la ley internacional que prohibía el  interferir en la obtención de productos de “no contrabando”, entre los cuales se encontraba lo fundamental para la supervivencia de la población civil. La respuesta no se hizo esperar y en un intento de bloquear a Inglaterra los alemanes introdujeron los submarinos. El hundimiento del Lusitania en el que viajaban estadounidenses hizo que el presidente Wilson diera un único aviso que detuvo los hundimientos. A principios de 1917 la situación era para el Bloque Central tan desesperada que decidieron retomar la actividad. Sería esto, unido a la publicación del telegrama Zimmermann lo que determinaría la entrada de los EE.UU en la guerra.

La incorporación al bando aliado de los norteamericanos compensaba la baja de Rusia, retirada del conflicto tras el estallido de la Revolución. Más que compensar, inclinó la balanza a su favor. El ejército aliado se unió bajo un mismo mando, el del mariscal francés Ferdinand Foch.

Los alemanes tenían pocas oportunidades en la que sería su última batalla, de nuevo en el Marne, pero los militares dirigidos por Lundendorff y Hindenburg jugaron su última carta pretendiendo que su posición era más que suficiente. No lo fue, tras el comunicado del Alto Mando notificando su imposibilidad para ganar la guerra, cesarían las hostilidades el 11 de noviembre de 1918.

Final de la Guerra

Tanques paseando en Londres al finalizar la guerra.

Los vencedores se reunirían en París en 1919 dispuestos a llegar a un acuerdo sobre la paz, aunque más parecía un medio de resarcirse que para lograr un equilibrio. El Tratado de Versalles, uno de los cinco resultantes, imponía duras medidas económicas a Alemania, y la obligaba a firmar una humillación para la que no estaba preparada. La creación de la Sociedad de Naciones, obra de Wilson, no sería suficiente para evitar que se desencadenara el segundo gran conflicto del siglo que bebiendo del primero comenzaría en 1939.

Bibliografía|

PALMER, R. ; COLTON, J., “Historia Contemporánea”, Madrid: Akal, 1980.

PAREDES, J. (coor.), “Historia Universal Contemporánea I”, Barcelona: Ariel, 2004.

STEVENSON, D., “1914-1918. “Historia de la Primera Guerra Mundial”, Barcelona: Debate, 2013.

 

Redactor: Témpora Mágazine

Comparte este artículo

2 Comments

  1. Muy buen artículo. Echo en falta alguna referencia mas a la obligada retirada rusa y las medidas tomadas por los aliados en Versalles que, al fin y al cabo son las causantes de la segunda.

    Post a Reply
    • Hola Gregorio:
      Muchas gracias por tus palabras, y no te preocupes que tanto esos dos temas que señalas, como otros tantos, serán tratados en artículos específicos a lo largo del mes.
      Este breve resumen era un aperitivo para ir abriendo boca y, sobre todo, para dar una base para ir siguiendo los otros artículos que iremos sacando.

      ¡Un saludo!

      Post a Reply

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR