La crisis de los misiles de Cuba

En octubre de 1962 durante un vuelo de reconocimiento sobre la isla de Cuba, aviones espías norteamericanos U2 detectaron lo que parecía ser la construcción de rampas de misiles y la presencia de tropas soviéticas en suelo cubano. Desde ese mismo momento, se desencadenan una serie de acontecimientos que desembocarían en una de las crisis más importantes de la Guerra Fría y que estuvo a punto de acabar, como otras veces, en el inicio de una guerra nuclear de consecuencias dramáticas para el mundo.

Misisles soviéticos en Cuba. Fuente.

Misiles soviéticos en Cuba. Fuente.

Debemos situar la crisis de octubre de 1962 dentro de la lógica que determinaba las relaciones internacionales del momento, que no es otro que el enfrentamiento político, ideológico, cultural y militar entre Estados Unidos y la Unión Soviética conocido como Guerra Fría, iniciado tras el final de la Segunda Guerra Mundial cuando ambos estados adquirieron armamento nuclear y alcanzaron el rango de superpotencia, cambiando por completo el sistema y el orden que regían las relaciones internacionales.

Se originó, por tanto, un sistema bipolar con dos bloques bien diferenciados liderados por las dos supeiasrpotenc que se dividieron el mundo en un eje Este-Oeste en función de sus características políticas e ideológicas. Cada superpotencia delimitó su zona de influencia, siendo Europa occidental y América Latina el área de influencia de la superpotencia norteamericana, y Europa oriental y Asia Central el de la superpotencia soviética. No obstante, cada superpotencia intentó extender su ámbito de influencia, dando lugar a diversas crisis o hotspots en las zonas periféricas. Dentro de este sistema, actuaba la ONU como tercer gran actor, de carácter universal, comportándose como moderador o árbitro de la situación internacional; no obstante, fracasó en su intento y se convirtió en un lugar de enfrentamiento.

Pese a este fracaso relativo, no es baladí el papel de la ONU en esta crisis y de su secretario general U Thant, quien fue la clave de bóveda en las negociaciones entre ambas potencias, unas negociaciones iniciadas tras la declaración del bloqueo a Cuba el 22 de octubre.

A partir de este momento comenzaron los debates y las reuniones entre los distintos representantes en la Asamblea. Adlai Stevenson, representante estadounidense argumentaba que la instalación de las bases en Cuba era una terrible amenaza mientras que justificaba las instaladas por la OTAN en Europa (justificando la tesis de Harold Macmillan quien hablaba de que los europeos “se habían acostumbrado a la sombra de la aniquilación”). Por su parte Mario García Incháustegui, representante de Cuba (que había sido invitado a las discusiones pese a que Cuba no estaba representada en la Asamblea) justificaba el convenio con la URSS en tanto en cuanto suponía una defensa frente a los intentos de agresión estadounidenses. Por último, Valerie Zorin, representante soviético (presidente de turno del Consejo) iba en la misma línea que el representante cubano.

A raíz de estas sesiones salieron varias propuestas de solución al conflicto, en concreto tres; la de Estados Unidos, la de la Unión Soviética y una tercera alternativa propuesta por Ghana y por la República Árabe Unida (estado surgido de la unión entre Egipto y Siria entre 1958 – 1961). Tanto la estadounidense como la soviética iban en la misma línea de sus intervenciones en la Asamblea con la salvedad de que la propuesta estadounidense excluía de cualquier negociación a Cuba. Finalmente se decide que Ghana y RAU presentaran un proyecto de resolución en el que se pedía al Secretario General que se pusiera en contacto con las partes y negociase directamente para detener la situación. A partir de este momento el papel del Secretario General, el birmano U Thant, se hace fundamental: mantendrá reuniones con representantes tanto de los Estados Unidos como de la Unión Soviética, así como una visita a Cuba para entrevistarse con Fidel Castro y otros miembros del gobierno cubano.

Tras este viaje a La Habana es cuando entra en juego otro actor secundario importante en este conflicto, la Cruz Roja, gracias al acuerdo entre U Thant y Léopold Boissier, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), por el que esta organización actuaría de mediadora en el conflicto.

Tras llegar al acuerdo de que las armas nucleares serían desmanteladas de Cuba sería el turno de unos inspectores del CICR que cerciorarían que dichas armas habían sido retiradas, así como el acuerdo por parte de EEUU de cesar sus políticas sobre la isla. Tanto la URSS como los EEUU estuvieron de acuerdo en este trato aunque Boissier quería contar con la aprobación del gobierno cubano en este acuerdo y es en este punto donde el plan fracasa puesto que Castro se opuso categóricamente a aceptar cualquier inspección por parte de la ONU o de la Cruz Roja y los rusos se opusieron a que las inspecciones continuaran después de haber sido eliminados los misiles (consideraban que la sustitución del bloqueo por la inspección de la Cruz Roja era lo mismo) por lo que el plan fracasó. Sin embargo, aunque el plan de mediación fracasa en sus grandes pretensiones, sí ayudó en las negociaciones y sentaría las bases para un mayor trabajo futuro en el contexto de la era atómica.

Pero antes de continuar con el análisis del conflicto, es necesario pasarse a analizar los condicionantes previos que llevaron a esta crisis en octubre de 1962. Como ya he señalado, hay que situar la crisis de Cuba en el contexto de la Guerra Fría y de las situaciones de tensión que se generaron entre ambos bloques. De entre todas esas situaciones de tensión es preciso señalar dos para llegar a octubre de 1962: el desembarco fallido de Bahía de Cochinos y la crisis de Berlín.

La revolución que llevó al derrocamiento de Fulgencio Batista y el ascenso al poder de Fidel Castro en 1959 fue promocionada por la administración estadounidense que veía la llegada de los rebeldes castristas como una forma de aplacar los ánimos contra el dictador Batista. Sin embargo, una vez en el poder, Castro se convirtió en un nuevo problema y ya desde antes de llegar Kennedy a la presidencia, la administración Eisenhower había roto relaciones diplomáticas con el régimen cubano, había impuesto sanciones económicas y había comenzado a planear el derribo de Castro. Siendo Kennedy presidente, la operación para eliminar al gobierno de Castro ya estaba en marcha, y ni el mismo ni sus asesores se atrevieron a cuestionarla. Los motivos que llevaron a Kennedy a aprobar esta operación, fueron principalmente la esperanza de obtener un importante triunfo en sus primeros meses de mandato, y por supuesto, no parecer débil y vulnerable ante los republicanos. La operación consistió en el desembarco en Bahía de Cochinos de 1500 exiliados que habían sido entrenados por la CIA. El gobierno norteamericano contaba con que la población autóctona se levantase y derribase al dictador. Sin embargo, estos cálculos fueron erróneos, y la operación resultó desastrosa, muriendo 140 exiliados y siendo capturados 1189. Las consecuencias desembocarían en la crisis que tuvo lugar en octubre en 1962: por un lado, Kruschev se forjó una imagen de Kennedy como alguien débil e indeciso; por otro, los Kennedy se tomaron como algo personal el derrocamiento y la eliminación del líder cubano, iniciando para ello la operación Mangosta, que consistió en una serie de operaciones militares encubiertas de diversa índole, que acabaron en fracaso y que en última instancia, contribuyeron al envío de misiles soviéticos a la isla.

En lo relativo a Berlín, esta ha sido objeto de preocupación por parte de las grandes potencias desde su partición tras el final de la Segunda Guerra Mundial. Estas preocupaciones se agudizaron a finales de la década de los 50, cuando en noviembre de 1958 Kruschev envió un ultimátum a los líderes de Francia, Reino Unido y Estados Unidos, exigiendo que convirtiesen a Berlín occidental en una ciudad libre en el plazo de seis meses o, actuando de forma unilateral, cedería el control del acceso de los occidentales a Berlín al gobierno de la RDA. La respuesta de las potencias occidentales fue de rechazo, negándose a aceptar el ultimátum, momento crítico en el que se temió una confrontación armada entre las dos potencias. Durante esta crisis Kruschev llegó a ser invitado por Eisenhower a visitar Estados Unidos, reuniéndose ambos en Camp David, resultando el encuentro infructuoso. Sin embargo, Kennedy no se dejó intimidar y anunció públicamente su intención de defender los derechos de Berlín occidental, con los medios que fueran necesarios. Ante el creciente número de presiones, las posibilidades de sanciones económicas por parte de occidente, y el cada vez mayor número de inmigrantes que pasaban del lado oriental de la ciudad al occidental, la Unión Soviética optó por la partición efectiva de la ciudad, construyendo el muro de Berlín, que dividiría la ciudad durante casi 30 años.

Una vez descubiertos los misiles rusos en suelo cubano, se desencadenaría la crisis que duraría 13 largos días en los que los principales dignatarios soviéticos y estadounidenses decidieron qué hacer con la situación.

Alcance de los misiles. Fuente.

Alcance de los misiles. Fuente.

El martes 16 de octubre Kennedy convoca la primera reunión de su gabinete en el que se debaten las primeras reacciones. Todas las posibilidades que se barajan en este momento son de tipo militar con el único interrogante de cómo proteger EEUU de una eventual guerra nuclear total. Al día siguiente, miércoles 17 de octubre, por primera vez Robert McNamara (Secretario de Defensa) propone la opción de un bloqueo en torno a Cuba. A la mañana siguiente se produce el primer encuentro entre el Presidente Kennedy y el Ministro de Exteriores soviético, Andrei Gromiko, quien asegura que solo se está transportando “material defensivo” a la isla. También por primera vez se reúne el Presidente con los jefes de las Fuerzas Armadas, quienes están decididamente inclinados por un ataque aéreo y una invasión directa de Cuba.

Dentro de los hombres cercanos al presidente empiezan a perfilarse dos claras tendencias: Hawks & Doves (halcones y palomas), apostando los primeros por el uso de la fuerza, es decir, atacar la isla y decidiéndose los segundos por el uso de la diplomacia y los métodos pacíficos. Un tercer grupo serían los conocidos como “búhos” (owls), que planteaban la necesidad de una respuesta flexible adaptada a las circunstancias variables que pudieran darse durante la gestión de la crisis, es decir, una postura intermedia.

El viernes 19 de octubre se llega a un acuerdo para proceder al bloqueo o “cuarentena” de la isla de Cuba siguiendo la idea lanzada por el Secretario McNamara. Adlai Stevenson (embajador de EEUU ante la ONU) propone negociar un intercambio con los misiles Júpiter de la OTAN desplegados en Turquía, pero choca con la oposición frontal de todo el gabinete. Para el lunes 22 de octubre, se adopta definitivamente la idea del bloqueo (aunque no se descarta un ataque militar si a finales de mes los misiles siguen allí) mientras que Kennedy se hace con el control total de las operaciones militares para evitar que la situación se descontrole. Ese mismo día el presidente se dirige a la nación para informar de la “cuarentena” impuesta a Cuba.

Dos días después el bloqueo se hace efectivo y se traza una “línea roja” imaginaria en el mar a partir de la cual se procede al control de los buques soviéticos. Un primer mensaje de Moscú afirma que los barcos soviéticos van a romper el bloqueo. La Fuerza Aérea se lleva a DEFCON 2 sin permiso del presidente, aumentado aún más la tensión tanto entre las dos potencias como dentro del gabinete norteamericano. Se fortalecen las posiciones del sector duro.

A. Stevenson muestra en la ONU los misiles rusos. Fuente.

A. Stevenson muestra en la ONU los misiles rusos. Fuente.

El jueves 25 de octubre: se produce el enfrentamiento en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas entre Adlai Stevenson y su homólogo soviético, Viktor Zorin en el que EEUU muestra al mundo las imágenes del armamento nuclear soviético en Cuba atrayendo hacia sí el favor de la opinión mundial, lo que aprovecha Kennedy para plantear la necesidad de una salida pacífica de la crisis ante el enorme riesgo que suponía. Se produce la primera propuesta de acuerdo por parte de Kruschev quien propone la retirada de los misiles a cambio de garantías públicas de no invasión a la isla.

Sin embargo, el 27 de octubre, “el Sábado Negro” se produce un retroceso y la tensión vuelve a escalar: un avión U-2 norteamericano es derribado lo que aumenta las presiones internas al Presidente para realizar ataques de castigo sobre Cuba. Kennedy, atrapado por los sectores más radicales de su gabinete, ordena el inicio de los ataques para el día 29 por la mañana. Sin embargo, y casi con el tiempo agotado, una segunda carta del Kruschev emitida por los medios de comunicación en términos más flexibles propone la retirada de los misiles de Cuba a cambio de los misiles Júpiter de Turquía (tal y como había propuesto días antes Adlai Stevenson). Ante esto, Kennedy opta por una doble vía: acepta formalmente los términos de la primera carta mientras paralelamente, por un cauce no oficial, da garantías privadas de acceder a la retirada de los misiles Júpiter en menos de 6 meses. El acuerdo confidencial es informalmente contraído por el hermano y asesor del Presidente, Robert Kennedy,  y el embajador soviético en EEUU, Anatoli Dobrynin.

Finalmente, el 28 de octubre llegaría desde Moscú la tercera carta de Kruschev anunciando el desmantelamiento de los misiles con lo que la crisis se da por finalizada sin la necesidad de emplear la fuerza militar.

De esta manera se ponía fin a la crisis sin representar una derrota o concesión por parte de ninguna de las dos partes, lo que no alteró el orden establecido ni supuso un cambio drástico en el escenario internacional, aunque sí se evitó el enfrentamiento bélico nuclear, algo indeseable por todas las partes pese a la presión de los sectores más belicosos en ambas potencias. Esta crisis sirvió además para iniciar un periodo de distensión en el que se apostó por la diplomacia para resolver este tipo de problemas en lugar de recurrir a una escalada de violencia. Como muestra de ello se creará el famoso “teléfono rojo”, una línea directa entre el Kremlin y Washington para evitar trámites burocráticos y acelerar la toma de decisiones, lo que contribuyó a una mejora de las relaciones diplomáticas, aunque bien es cierto que EEUU mantuvo, hasta fechas muy recientes, el bloqueo económico a la isla con la pretensión de hacer caer a Castro y recuperar el control total sobre su “patio trasero”.

 

Bibliografía |

FISCHER, T. “The ICRC and the 1962 Cuban missile crisis” en International Review of the Red Cross, No. 842, 2001

GADDIS, J.L. Nueva Historia de la Guerra Fría. México: Fondo de Cultura Económica, 2011

KENNEDY, R. Thirteen Days, a memoir of the Cuban Missile Crisis, Neva York: Norton, 1969

LECHUGA, C. En el ojo de la tormenta: F. Castro, N. Jruschov, J.F. Kennedy y la crisis de los misiles. La Habana: Si-Mar, 1995

PEREIRA, J.C. “la Guerra Fría” en PEREIRA, JC(Coord.) Historia de las relaciones internacionales contemporáneas, Barcelona, Ariel, 2009

Filmografía |

E. Morris. The fog of war. Eleven lessons from the Life of Robert S. McNamara. Sony Pictures Classics, 2003

Redactor: David Ortega Guirado

Licenciado en Historia por la Universidad de Granada, máster en Docencia por la misma universidad y máster en Historia Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid. Interés en Historia Contemporánea, historia de la vida cotidiana, historia del nacionalismo e historia del socialismo.

Comparte este artículo

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR