La Capilla Real de Granada, símbolo y conquista de la nueva Fe

Tras la toma de Granada en 1492 por parte de los Reyes Católicos, la ciudad pasó a convertirse en el símbolo de la conquista de la nueva Fe. Como tal, la urbe debía ser provista de una serie de construcciones regias que demostraran el poder de la potente monarquía y de la imparable cristiandad. No podemos obviar, al respecto, el claro carácter de guerra de religión que tuvo la Conquista de la zona musulmana de la Península.

Entrada de los Reyes Católicos en la ciudad de Granada. Detalle del retablo mayor de la Capilla Real de Granada. (Fuente)

Entrada de los Reyes Católicos en la ciudad de Granada. Detalle del retablo mayor de la Capilla Real de Granada. (Fuente)

Los Reyes Católicos  fueron conscientes de lo que Granada significaba para ellos: la culminación de su política tanto militar como civil y religiosa. Fue tal la importancia que adquirió la ciudad dentro del panorama regio, que los reyes añadieron de inmediato a sus títulos el de “Reyes de Granada”, y el fruto que lleva el mismo nombre pasó a formar parte del escudo de los soberanos. En Granada, con los Reyes Católicos, terminaban los tiempos medievales y comenzaba la era moderna, era que habría de cristalizares en la ciudad granadina con el proyecto de una magna catedral que alcanzaría su esplendor en tiempos del emperador Carlos I.

Tras la conquista por parte de los reyes, pronto comenzaron nuevos proyectos edilicios destinados a cubrir las necesidades que la recién conquistada ciudad requería. Uno de ellos fue el Hospital Real, fundado en 1504 por los soberanos pero comenzado tardíamente en 1511. El edificio, que repite la planta de los hospitales reales de Toledo y Santiago, venía a solventar las carencias sanitarias con las que se encontraron los monarcas tras la toma de la ciudad. Se dispuso la nueva construcción sobre un antiguo cementerio musulmán a las afueras de la ciudad, y si bien terminaría mezclando elementos renacentistas y mudéjares, el proyecto original, de traza gótica, se debe a Enrique Egas, uno de los grandes maestros de la arquitectura en época de los Reyes Católicos.  Esta fundación vino acompañada de otra serie de fundaciones regias tales como iglesias parroquiales, conventos e incluso un tribunal de la Real Chancillería.

10563606_740918112633051_41712661_nReal Cédula de 1504 para la creación de la Capilla Real de Granada. (Fuente)

Sin embargo,  era otra fundación la que estaba destinada a rodearse de todo el simbolismo, tanto religioso como real, que los reyes esperaban: la Capilla Real,  fundada el 13 de septiembre de 1504 por voluntad de los reyes para que les sirviera como enterramiento. Esta construcción venía a completar, simbólicamente, la lucha contra el Islam: en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla se hallaba la sepultura del rey Fernando III; por su parte, la Capilla Real de la Catedral de Córdoba albergaba los restos de Alfonso XI. Ambos reyes, que habían sido acérrimos defensores de la Cristiandad y que habían luchado contra los moros en el marco de la Reconquista, descansaban bajo los templos de dos de los grandes logros de la Corona de Castilla: Sevilla y Córdoba. Como no podía ser de otra manera, Granada, el último y gran eslabón de todo el proceso, debía contar con una Capilla Real que albergara, para mayor gloria, los restos de los últimos reyes que se enfrentaron a los enemigos de la única Fe verdadera. Los reyes, en una Real Cédula para la erección de la capilla fechada el 13 de septiembre de 1504, así lo estipulan:

“Porque es cosa razonable a todo católico cristiano y cristiana, y mucho más a los reyes y príncipes -de quien los otros han de tomar ejemplo- que, además de hacer todo el bien que pudieren en su vidas, provean cómo, después de su fin, se digan por sus almas misas, sacrificios y otras oraciones, especialmente en las capillas donde fueren sepultados por que Nuestro Señor haya misericordia y piedad de sus almas y les perdone sus pecados. Por ende, nos, considerando y deseando ésto, acordamos elegir y señalar iglesia y capilla donde, cuando la voluntad de Nuestro Señor Dios fuere de llevarnos de esta presente vida, sean nuestros cuerpos sepultados; en la cual se digan las misas, sacrificios, aniversarios y otros oficios divinos y oraciones. Primeramente mandamos que, en la Iglesia Catedral de Nuestra Señora Santa María de la O de la ciudad de Granada, se haga una honrada capilla. Y ha estar en la dicha nuestra capilla el Sacramento de la dicha Iglesia Mayor delante del cual han de arder perpetuamente para siempre jamás día y noche un cirio de cera y dos lámparas de aceite.”

Interior de la Capilla Real de Granada, vista desde el Retablo Mayor. (Fuente)

Interior de la Capilla Real de Granada, vista desde el retablo mayor. (Fuente)

Las obras comenzaron en 1505, un año después de morir la reina, y culminaron en 1517, al año siguiente de fallecer Fernando. La construcción se realizó en ese estilo gótico que ya va recibiendo influencias renacentistas, el estilo sin duda preferido por los reyes para sus encargos regios. Al tiempo que se llevaban a cabo la obras, existía una institución de la Capilla Real, con doce capellanes y un Capellán Mayor, quienes se encargaban de recibir el rico legado que los reyes habían destinado a su capilla: pinturas, libros, reliquias, tapices, textiles, y otro tipo de artes decorativas. El interior se completaba con una profunda iconografía centrada en Jesucristo que se adecuaba al fuerte espíritu religioso de Dª Isabel. Su nieto, el emperador Carlos I y V de Alemania, sería el encargado de perpetuar la obra, de continuar con los proyectos de sus abuelos en Granada y de potenciar la institución religiosa de la Capilla Real.

Dos elementos fundamentales del interior de la Capilla centran nuestra atención en lo referido a simbología histórica y religiosa: los sepulcros de los reyes y el retablo mayor.

Sepulcro de los Reyes Católicos en la Capilla Real de Granada. (Fuente)

Sepulcro de los Reyes Católicos en la Capilla Real de Granada. (Fuente)

Como no podía ser otra, puesto que la Capilla Real fue concebida con el tiempo como panteón real, un suntuoso mausoleo fue esculpido para albergar a Dª Isabel y D. Fernando, al que luego se sumó el de los reyes Dª Juana I y D. Felipe I. El sepulcro de los Reyes Católicos fue terminado en 1517 por obra del artista florentino Domenico Fancelli. El conjunto, de forma tronco piramidal, presenta sendas efigies yacentes que dignifican la figura de los reyes, así como un friso bajo las mismas donde se despliega todo un repertorio de iconografía tanto real (heráldica, emblemas) como religiosa (los cuatro Doctores de la Iglesia en  los ángulos, hornacinas que enmarcan al apostolado y cuatro tondos con escenas del Bautismo y la Resurrección de Cristo, Santiago y San Jorge y el Dragón). Las figuras yacentes, por su parte, están rodeadas de toda esa sobriedad y humildad de la que los propios reyes hacían gala en vida, en especial la reina Dª Isabel. A sus pies, dos leones de carácter apotropaico y una cartela sostenida por dos ángeles que reza: “Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, marido y esposa unánimes, llamados los Católicos, están encerrados en este túmulo de mármol.”

Efigies de los Reyes Católicos en el altar mayor de la Capilla Real de Granada. (Fuente)

Efigies de los Reyes Católicos en el altar mayor de la Capilla Real de Granada. (Fuente)

Mucha mayor simbología es la que  nos encontramos en el Retablo Mayor de la Capilla, realizado por el francés Felipe Bigarny entre 1520 y 1522. La unidad territorial viene representada por la iconografía referente a los Reyes Católicos; la unidad religiosa, por su parte, representada por las escenas cristíferas. Custodiando el retablo se encuentran sendas esculturas de bulto redondo que representan a los reyes en actitud orante, atribuidas a Diego de Siloé, que hacen un rezo perpetuo por el triunfo de la Fe. No obstante, más interesante resultan las escenas de la Historia de Granada recreadas en relieve en el sotabanco del retablo: la entrada victoriosa de los Reyes Católicos en la ciudad de Granada, acompañados por su ejército; El Rey Boabdil entregando las llaves de la ciudad a los Reyes Católicos; el bautismo de los moriscos; y el bautismo de las moriscas. En resumen, se dispone un gran retablo que preside la Capilla y en el que se hace todo un despliegue iconográfico que muestra tanto la conquista de la nueva Fe sobre el Islam como la religiosidad y la unidad política establecida por los Reyes Católicos durante su mandato.

Boabdil entregando las llaves de Granada en el retablo mayor de la Capilla Real de Granada. (Fuente)

Boabdil entregando las llaves de Granada en el retablo mayor de la Capilla Real de Granada. (Fuente)

En definitiva,  la Capilla Real de Granada viene a reflejarnos como arte y poder siempre fueron de la mano en la Edad Moderna. Ya fuera encargo de la Monarquía, de la nobleza o de la Iglesia, las obras artísticas y arquitectónicas se convirtieron en un instrumento que mostraba la perpetuidad de lo real y la eternidad de lo religioso.

Bibliografía|

CASAS, NARCISO, “Historia y arte en las Catedrales de España”,  Madrid: Editorial Bubok, 2013.

GARRIDO ARANDA, ANTONIO, “Organización de la Iglesia en el Reino de Granada y su proyección en Indias, siglo XVI“, Madrid: Editorial CSIC, 1979.

LAFUENTE, MIGUEL, “Historia de Granada, comprendiendo la de sus cuatro provincias Almería, Jaén, Granada y Málaga, desde tiempos remotos hasta nuestros días”, París, 1852.

REDONDO CANTERA, MARIA JOSÉ, “Los sepulcros de la Capilla Real de Granada” en “Juana I de Tordesillas: su mundo, su entorno”,  Valladolid: Ayuntamiento de Tordesillas, 2010.

SÁNCHEZ-MESA, DOMINGO, “La cultura andaluza“, colección “Historia de Andalucía”, vol 5, Barcelona: CUPSA Editorial, Editorial Planeta, S.A., 1981.

MARÍAS, FERNANDO, “El siglo XVI: Gótico y Renacimiento“, Madrid: SILEX, 1992.

Redactor: Daniel Vizcaíno Ruiz

Graduado en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla. Máster en "Arte, Museos y Gestión del Patrimonio Histórico" por la Universidad Pablo de Olavide. Apasionado por todo aquello relacionado con el arte, la historia y la cultura en sus muchas ramas. Gran defensor de las humanidades.

Comparte este artículo

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR