Ídolos de la Prehistoria Reciente en la provincia de Málaga: manifestaciones materiales de una ideología (II)

Como expuse en el artículo anterior, en la actual Provincia de Málaga existen al menos una veintena de “ídolos” encuadrables entre el IV y el II milenio a.n.e., aunque con la continua investigación siguen apareciendo nuevas piezas. La presencia de estos productos arqueológicos de carácter ideológico se enmarca en el contexto de la producción de expresiones simbólicas desde finales del neolítico hasta la edad del Bronce en el sur peninsular. Con esta segunda parte, pretendo acercar al lector a las implicaciones ideológicas que pudieron tener estas representaciones plásticas dentro de las sociedades que las produjeron.

Ídolos de la Provincia de Málaga. Fuente: Pedro Cantalejo

Ídolos de la Provincia de Málaga.
Fuente: Pedro Cantalejo

“Ídolos” como los que aparecen entre el IVº y el IIº milenio a.n.e. en la provincia de Málaga los encontramos en toda la mitad sur de la Península Ibérica, apareciendo en yacimientos de la zona del Andarax y Cabo de Gata, la llanura extremeña y el Alentejo portugués, así como en la baja Andalucía. En este mismo lapso temporal se documentan paralelismos compositivos desde Anatolia y Grecia hasta Cerdeña.

La composición formal de estos “ídolos” tiene paralelos en representaciones de la cerámica y la pintura esquemática de los abrigos rupestres, reflejando una uniformidad conceptual en el modo de plasmar estos tipos de motivos, y por lo tanto una cierta expresión ideológica común, la cual puede presentar variantes regionales. Los diferentes tipos de “ídolos” analizados en el anterior trabajo no se sustituyen entre sí, sino que coexisten temporalmente, manteniendo una continuidad ideológica en un periodo de profundos cambios sociales, como se evidencia en la presencia de rasgos formales similares en cada uno de los tipos.

Las diferentes tipologías que se han definido como representaciones antropomorfas, se caracterizan por representar a la mujer en base a un esquema en doble triangulo, como se puede apreciar en los grabados de la Cueva de Nerja y en la Cueva de los Letreros (Vélez Blanco). Este modelo bitriangular es con el que se conforman las estatuillas modeladas en arcilla, las cuales pueden incluir pechos y el triangulo púbico, como las entre las denominadas “venus” de las cuevas de La Pileta  y Las Palomas, en Benaoján y Teba respectivamente. Este tipo de representación es el mismo que aparece en las terracotas femeninas de Cabezo Juré (Huelva), las cuales en este caso incorporan una serie de incisiones a modo de mechones de pelo, relacionándose este tipo de esquematización capilar con los “ídolos” oculados cilíndricos del depósito votivo de Huelva y Valencina de la Concepción entre otros yacimientos. Este esquema conceptual, aunque de una manera más simplificada, es el que siguen las pequeñas plaquitas bitriangulares pertenecientes a los ajuares funerarios de las necrópolis de Las Aguilillas en Campillos y de Parque Ardales.

La representaciones masculinas podemos vincularlas tanto con los “ídolos” placa, como con los cilíndricos o los falange, así como con otros de menor esquematismo, como el Torso de Nerja o el de la Cuesta de los Almendrillos.

Si parece existir un modelo esquemático en cuanto a la representación de los rostros, los cuales quedan  reducidos al arco supra orbital, un par de puntuaciones que representaba los ojos y una línea vertical que conforma la nariz, y son los denominados oculados, que en el caso de los cilindros y las cerámicas millarenses aparecen con la representación de la pupila y en ocasiones de las pestañas. El primer modelo de oculado descrito aparece pintado en enclaves de arte esquemático como Peñas de Cabrera (Casabermeja) y El Ermijo (Álora), plasmándose en una escultura de bulto redondo como es el ídolo fálico de Almargen.

Pinturas esquemáticas. Fuente: Serafín Becerra

Antropomorfos esquemáticos de Álora
Fuente: Serafín Becerra

Todos estos ejemplos de representaciones antropomórficas esquemática constituyen la visión subjetiva de como se representaron a sí mismos los seres humanos durante la Prehistoria Reciente. (Cantalejo et al., 56-57)

En cuanto a qué papel jugaron estos “ídolos” dentro de las sociedades que habitaron la mitad sur de la Península Ibérica entre el IVº y el IIIº milenio a.n.e. tengo que decir que no existe una visión homogénea dentro de los investigadores, sino que son diferentes las concepciones teóricas que se han dado en el tiempo sobre este fenómeno histórico.

En el marco del Historicismo Cultural, María José Almagro Gorbea relacionó de una manera directa los “ídolos megalíticos” con la existencia de una cultura hispano-portuguesa, reconociendo estos objetos como elementos de un culto a la divinidad megalítica, siendo definidas como representaciones de la misma basadas en esquemas compositivos recibidos desde Oriente. Esta autora consideraba estos “ídolos” evoluciones locales entroncadas con los hallados en el III milenio a.n.e. en las Cícladas, Biblos y Troya, vinculando desde perspectivas difusionistas el sur peninsular con el mediterráneo Oriental.

Por su parte V. Hurtado desde el Procesualismo propone como hipótesis explicativa la aparición de estas figuras como representaciones simbólicas de una nueva manifestación ideológica, en relación con cambios en la base de la estructura social y la consolidación de la élites en el III milenio a.n.e. Se vincula la posesión restringida de este tipo de productos con determinados grupos o individuos pertenecientes a las nuevas élites dominantes. Por ello, contempla la escasa variedad estilística de este tipo de representaciones como elementos de un discurso común con el que las élites pretenden sacralizar su nuevo papel dentro de la sociedad; combinando de este modo, según este autor,  los aspectos políticos y religiosos propios de los líderes de las sociedades complejas mediante el control  de los medios materiales e intelectuales de producción. Las élites al controlar el poder político también controlarían el poder religioso. Las figurillas se configuran como las expresiones materiales de una ideología político–religiosa, pudiendo ser utilizadas en el contexto de ceremonias y rituales. La desaparición de este tipo de “ídolos” vendría con la consolidación del sistema de jerarquización social.

Desde la perspectiva materialista histórica, F. Nocete considera la presencia de estas representaciones simbólicas durante el III Milenio a.n.e. como instrumentos de coacción, que regulando la reproducción social, justifican relaciones de dominio y hegemonía. Mediante el poder ideológico se pretende legitimar la autoridad por lo que considera que el desarrollo de esta iconografía coincide con la formación de los primeros centros de jerarquización territorial, haciendo coincidir su desaparición cuando se manifiesta de una forma explícita la coerción a finales del III, en una línea similar a lo que expone V. Hurtado pero con implicaciones sociales en el marco de la arqueología social.

Tradicionalmente, la utilización de la representación iconográfica de la mujer, así como de los órganos sexuales masculinos o femeninos, se vinculaba a rituales de carácter mágico-propiciatorio asociado con la fecundidad, y una herencia de la Diosa Madre relacionada con las Venus Paleolíticas. Sin embrago, actualmente podemos decir que el uso de estas expresiones ideológicas son un medio de comunicación que forma parte de los instrumentos de coerción y dominio incipiente dentro las sociedades que habitaron la Península Ibérica en el III milenio a.n.e. Con el fin de evitar la ruptura social, la clase dominante puede ejercer su dominio en base a una superioridad no establecida por la coerción solamente, sino mediante el consenso, transformando su ideología de grupo en verdades que son aceptados por las clases dominadas como validas para el desarrollo de la sociedad, y es en este lugar donde parecen jugar un importante papel tanto los “ídolos” como las pinturas esquemáticas.

            “Idolos” y expresiones gráficas del arte esquemático están íntimamente relacionadas con los modos de producción y reproducción de las comunidades que los crearon, como se evidencia en la continua representación de escenas agrícolas y ganaderas. La ideología enmascara desigualdades, como se refleja en la prolífica aparición de elementos femeninos en estas manifestaciones culturales, si bien, a pesar de ser el principal modelo, las mujeres estarían postergadas socialmente. Esta manipulación ideológica es la que evita las contradicciones internas en el seno la estructura tribal.

Ídolo fálico de Cañete la Real. Fuente: Pedro Cantalejo

Ídolo fálico de Cañete la Real.
Fuente: Pedro Cantalejo

En este sentido, decir que los “ídolos” como manifestaciones materiales de una ideología son expresiones derivadas de la estructura, y por tanto su desaparición estaría vinculada a las modificaciones producidas en el seno de la misma fruto de las contradicciones internas de la sociedad que las produjo. Como parte integrante de la ideología, los “ídolos”,  en un momento de cambio social pretende ayudar a mantener la idea de continuidad ininterrumpida a través de una vinculación ideológica a la etapa precedente, por ello se mantiene un esquema conceptual derivado posiblemente de las sociedades tribales comunitarias. Si bien, la nueva élite social se legitima y reconoce como tal en la posesión de estos productos, evidenciando una desigualdad social incipiente enmascarada bajo elementos de la ideología anterior, puesto que aún no se ha consolidado la jerarquización social; cosa que se dará a comienzos del IIº milenio a.n.e. y momento en el que desaparecen estas piezas, nexos entre la vieja y la nueva ideología.

 En definitiva, las manifestaciones materiales ideológicas, como son los denominados “ídolos” así como el arte esquemático, son expresiones culturales que nos permiten acercarnos a los modos de producción agropecuaria, a la paulatina implantación de la propiedad, desde lo comunal a lo privado y, por supuesto, a las desigualdades que se están generando en las sociedades que poblaron la actual provincia de Málaga durante el III milenio a.n.e.

BIBLIOGRAFÍA

ALMAGRO GORBEA, Mª.J., Los ídolos del Bronce Hispano. Bibliotheca Praehistorica Hispana 12, Madrid: CSIC, 1973

BÉCARES PÉREZ, J., “Uniformidad conceptual en los ídolos del Calcolítico peninsular”, Zephyrus, nº XLIII, pp. 88-93, 1990

CÁMARA, J.A., “Bases teóricas para el estudio del ritual funerario utilizado durante la prehistoria reciente en el sur de la Península Ibérica”, Saguntum, nº 32, pp. 97-114, 2000

CANTALEJO, P. ET AL., “Sobre los antropomorfos esquemáticos en Málaga: retratos de unos grupos sociales que mantuvieron un arte descriptivo subjetivo.” II Congreso de Arte Rupestre Esquemático en la Península Ibérica. Mayo, 2010. Ayuntamiento de Vélez-Blanco, pp. 67-79, 2013

ESPEJO, M.M., ET AL., “Esculturas femeninas, masculinas y bisexuales del segundo y primero milenios antes de nuestra era en la Comarca de Guadalteba (Málaga)”. Actas de las I Jornadas de Patrimonio en la Comarca del Guadalteba. Ardales, pp. 223-228, 2005

HURTADO, V., “Los ídolos del Calcolítico en el Occidente peninsular”. Habis, 9, pp. 357–365, 1978

HURTADO, V., “Ídolos, estilos y territorios de los primeros  campesinos en el sur peninsular”. En C. Cacho Quesada, R. Maicas Ramos, J. A. Martos y Mª I. Martínez (coord.): Acercándonos al pasado. Prehistoria en 4 actos. Ministerio de Cultura. Museos Estatales. Museo Arqueológico Nacional y CSIC, 2008

NOCETE, F., Tercer milenio antes de nuestra era. Relaciones y contradicciones centro/periferia en el Valle del Guadalquivir, Barcelona: Bellaterra Arqueología, 2001

Redactor: Serafín Becerra Martín

Arqueólogo profesional y doctorando de la Universidad de Cádiz. He desempeñado trabajos en el campo de la gestión y difusión del patrimonio arqueológico. Mis áreas de interés son la Prehistoria Reciente y la teoría arqueológica.

Comparte este artículo

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies