Falsedad y legitimación: la donación de Constantino y el origen de los estados pontificios

Este artículo fue publicado originalmente en thesocialsciencepost.com

Escribe| Javier Muela Morillo.

 

Los Estados Pontificios es la denominación con la que se conoce a los territorios que se encontraban bajo soberanía temporal del Papado.  Sus fronteras abarcaban la mayor parte del centro de la península itálica, encontrándose su capital en la ciudad de Roma, e incluyendo otros núcleos urbanos entre sus dominios tales como Bolonia, Rávena o Perugia.

Mapa de la península itálica que, durante la Edad Media, estaba conformada por varios Estados independientes. Fuente.

Mapa de la península itálica que, durante la Edad Media, estaba conformada por varios Estados independientes. Fuente.

La creación de estos estados sometidos la autoridad del Papa tiene su origen en la inestabilidad sufrida en Italia desde la caída del Imperio Romano en el año 476 d.C, momento desde el cual la península pasó por manos de varios reinos (Reino de Odoacro, Ostrogodos, Bizantinos y Lombardos), ninguno de los cuales consiguió asentarse con relativa estabilidad como cabeza gobernante, dejando al Papa como única figura visible de referencia del poder continuo en Italia, a pesar de que su poder teóricamente se limitaba al terreno espiritual.  La entrada de los Francos en el norte de Italia y la derrota de los Lombardos en el siglo VIII crearon la oportunidad perfecta para que la Iglesia reclamara para sí el dominio de los territorios que circundaban a Roma. Para dar legitimidad a dicha reclamación frente al Reino de los Francos, el papado esgrimió en su favor el documento que se conoce como la Donación de Constantino, por la cual el emperador Constantino el Grande a su muerte decidió legar el control de Italia a la Iglesia, dotándole de auténticos poderes civiles en relación a dichos territorios. A pesar de que dicha donación fue utilizada por el Papado como método de legitimación de su poder territorial durante la Alta Edad Media, nos encontramos con un problema esencial en dicho documento: la Donación de Constantino es una falsificación.

El texto de la Donación es supuestamente una carta enviadapor Constantino el Grande al Papa Silvestre. Podemos encontrar dos partes en las cuales se divide dicha carta: la confesio y la donatio. En la primera parte, la confesio, se relata la conversión de Constantino al cristianismo, haciéndose referencia a la milagrosa intervención del Papa Silvestre en su curación de la lepra. En la segunda parte, la donatio, es donde Constantino le otorga al Papa el derecho a ejercer el control territorial sobre diversos territorios del Imperio, concluyendo con la concesión de la soberanía sobre Roma, Italia y todo el Occidente. Asimismo,  Roma tendría primacía frente al resto de los patriarcados cristianos: Antioquía, Alejandría, Constantinopla y Jerusalén.

Documento donación de Constantino. Fuente.

Documento donación de Constantino. Fuente.

Las donaciones a la Iglesia se convirtieron en época del Bajo Imperio Romano en algo habitual, por lo que dicha donación, a pesar su magnitud, podía parecer en su momento algo no tan extraordinario.  No resulta extraño pues, que ante tal documento el mismo Pipino el Breve quedase asombrado y decidiese cumplir parcialmente con la voluntad de la donación, dejando a la Iglesia el control terrenal de Roma y las provincias del centro de Italia.

A lo largo de la Edad Media dicha donación suscitó abundantes críticas entre los que abogaban por una Iglesia más orientada hacia el terreno de lo espiritual, a semejanza de la orientación espiritual de la Iglesia primitiva, alejada de cualquier poder material como el que supone dicho documento. No obstante no sería hasta el siglo XV cuando se demostraría que la Donación de Constantino no era un documento auténtico, pasando de ser un texto cuya validez se cuestionaba a un texto cuya falsedad había sido probada. La naciente filología humanística y sus nuevos métodos, encarnados para la presente situación por Nicolás Cusano y Lorenzo de Valla, fueron capaces de poner de manifiesto las incoherencias, los errores y los anacronismos que se recogía en la supuesta donación.

El hecho de que se demostrase que la donación fue una falsificación elaborada en los ambientes monásticos basilianos de Roma en el siglo VII no afectó en demasía a la Iglesia, pues más allá de los ataques morales, la función principal de dicho texto ya había sido de sobra cumplida: los Estados Pontificios se habían creado y consolidado, convirtiéndose en uno de los Reinos más longevos en la historia de Italia. La donatio siempre ha sido tratada de forma bastante tímida por la canonística medieval y su uso nunca fue muy recurrido a lo largo de la historia. No obstante, no debe caer en el olvido un documento que fue de gran importancia para el origen de los estados pontificios y para la historia de Italia y de Europa en general.

Analizando esta historia desde un punto de vista de la legitimidad sobre la cual se asienta el poder, resulta muy llamativo como se eligió la legitimidad legal-racional por delante de tantas otras posibilidades de legitimarse que tenía el Papado. En una época en la que la mayoría de los reinos se apoyaban en una legitimidad carismática o basada en el derecho de conquista, ¿por qué el mismo Papa no decidió basar su poder en su legitimidad como elegido de Dios? Desde la caída del Imperio Romano de Occidente, el Papa había desempeñado funciones civiles que ocupaban el vacío de poder dejado tras la caída de Roma, y a pesar de no reunir un poder militar de gran magnitud, no cabe duda de que los Francos le habrían concedido el dominio de Italia central a cambio del apoyo de la Iglesia a la dinastía Carolingia, sin necesidad de una fantástica donación esgrimida muy oportunamente.

No conviene impresionarse excesivamente por la Donación de Constantino como falsificación, pues las falsificaciones durante la Edad Media se convirtieron en una práctica bastante habitual. La posición de poder de la Iglesia ya estaba erigida con anterioridad a la presentación de dicho documento y las dudas sobre él surgieron desde el mismo momento en que se invocó. No obstante, la donatio es muy ilustrativa en tiempos como los actuales para reflexionar sobre temas como el poder y la falsificación de hechos para legitimar la toma de determinadas acciones que ya han sido previamente decididas: Que cada uno analice los conflictos más recientes y saque sus propias conclusiones.

 

Bibliografía|

Guido M. Capelli, “En torno a la Donación de Constantino y las letras castellanas del siglo XV“, 2002.

Johannes Fried, “Donation of Constantine and Constitutum Constantini“, 2007.

Luis Rojas Donat, “Para una historia del derecho canónico-político medieval. La Donación de Constantino”, Revista de estudios histórico-jurídicos, 2004.

 

Redactor: The Social Science Post

Escribe thesocialsciencepost.com en colaboración con Témpora Magazine. "Acercar los sesudos estudios doctrinales, clarificar lo aparentemente ininteligible para unos pocos doctos, y acercarlo a la divulgación y al conocimiento general, desde una perspectiva crítica y a la vez lo suficientemente rigurosa, se convierte así en nuestra principal tarea."

Comparte este artículo

3 Comments

  1. El “Bizantino” no es un reino. Es el Imperio Romano legal. Jamás será un reino, es un estado romano centralizado en el que no existió el feudalismo como tal (unicamente la “pronoia” en el siglo XIII, fue un elemento similar pero de carácter usufructuario estatal). Tras la deposición del emperador Rómulo Augusto (usurpador, por cierto), el Senado romano entrega las insignias a Constantinopla y reconoce que “no hace falta otro emperador más que el que gobierna en el Bósforo”. Odoacro mandó otro emisario para ratificarse como federado del imperio con el ansia de ser rey de Italia, el emperador occidental legal Nepote en Dalmacia envió a un emisario (por su cuenta y riesgo) para pretender recuperar la diadema imperial. Legalmente, el Imperio Romano de Oriente es el Imperio Romano, su parte Oriental, que pierde las provincias occidentales…teniéndolas como federadas…. Eso fue así hasta que Justianiano se dió cuenta que de hecho eran independientes e iban contra sus intereses y se dispuso a reconquistar las provincias orientales a partir del año 533 d.C.. Por cierto, Roma volvió a formar parte del Imperio Romano como Ducado en el año 536, y Rávena, antigua capital imperial de Occidente (no lo era Roma desde el 402) se convirtió en Exarcado de Italia, capital y sede del gobierno de provincia. Roma siguió siendo romana hasta el año 751 d.C.. y el Papa debía obedecer el emperador romano de Oriente, y el exarca de Italia….La Donación de Constantino fue una falsificación para dar el poder a la Iglesia Católica de Roma sobre Occidente….y limitar al verdadero poder legal imperial en Oriente…. La Iglesía de Roma se atrevió incluso a coronar a un franco como emperador de los romanos en el año 800 d.C…. usurpando una vez más la auténtica legalidad imperial en Europa: la del Imperio Romano de Oriente…ese al que llamáis “bizantino”…. el mismo que mantuvo el sólido romano en Europa como moneda unitaria, el Derecho Romano, e impidió al Islam hacerse con Europa etc, etc….

    Post a Reply
  2. Es que es de traca que en un texto de la Donación de Constantino ni se mente a los más perjudicados de todos….los romanos orientales (los mal llamados “bizantinos”), con una capital que el mismo Constantino SI había refundado (Constantinopla) y a la que había dado capitalidad imperial sobre TODO el Imperio y legalidad de “territorio itálico”….

    Post a Reply
  3. HOLA,

    TIENEN ALGUN ARTICULO O FUENTE QUE ME PUEDAN SUGERIR ACERCA DE LA CONVERSION DE CONSTANTINO AL CATOLICISMO?

    GRACIAS!

    Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Falsedad y legitimación: la donaci&oacut... - […] Este artículo fue publicado originalmente en thesocialsciencepost.com: Escribe| Javier Muela Morillo. Los Estados Pontificios es la denominación con …

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR