El turismo: ¿Fuente de beneficios o motor de las desigualdades?

Ante todo, y para entrar en el texto presente yendo a lo que considero la idea principal de este artículo, es necesario resaltar el papel que ocupa el turismo como fenómeno  contemporáneo. Es  un signo propio de nuestro tiempo que cala en nuestra vida y mina a las distintas mentalidades de nuestras sociedades. El turismo no sólo es capaz de influir en los modos  de producción actuales —así como en las distintas formas de ocio y consumo—, sino que implica a su vez cambios, tanto en la organización del territorio como en la formas y modos de vida, ya que incide en los valores y las costumbres ya establecidas de nuestros distintos pueblos. Es imposible entender la relación de una comunidad con su propio patrimonio cultural sin entender la naturaleza de este nuevo fenómeno de la contemporaneidad.

En términos de Marcell Mauss, El turismo es un ‹‹Hecho Social Total››, esto es, aquel  que entrando en contacto  con la totalidad de la sociedad y de sus instituciones, plantea problemas que son al mismo tiempo jurídicos, económicos, religiosos e incluso estéticos y morfológicos. Está presente en cada uno de los niveles, en todos los sectores de nuestra vida social. Siendo conscientes de que la visión hegemónica y académica reduce los estudios sobre el turismo a una búsqueda de satisfacción para la industria turística, aquellos científicos sociales comprometidos con el turismo deben manifestar y divulgar la existencia de otras realidades no tan analizadas.

El turismo en España durante la década de los 60. Fuente

El turismo en España durante la década de los 60. Fuente

Turner y Ash aseguran que el turismo contemporáneo es el producto de una etapa final que se remonta al menos a la antigüedad, una etapa histórica en la que se producen las condiciones básicas para que se desarrollen los primeros viajes, documentados en las obras y los mitos de nuestra cultura occidental clásica, tales como La Odisea. Históricamente el hombre siempre ha viajado, pero el desplazamiento y el viaje turístico no son la misma cosa.

El turismo es un fenómeno con capacidad de transformar a las distintas sociedades que se relacionan de manera más o menos desigual, sin precedentes en la historia de la humanidad, ya que es la manifestación de una determinada realidad socioeconómica e histórica. Debemos vincular el turismo a una forma de vida que basa su economía en la industria y sobre todo en los servicios, precisando de las vacaciones como una válvula de escape al estrés que provocan los diferentes sistemas. La necesidad de dicha vía de escape es la que da lugar al desarrollo tecnológico y, sobre todo, al viaje organizado por una compleja industria trasnacional que permite el desplazamiento de muchas personas, reduciendo el riesgo del viaje. Recordemos que en otros momentos históricos como en la antigüedad o en el medievo, el viaje era percibido como un peligro, algo indeseable si recordamos que estamos hablando de comunidades muy arraigadas a un entorno específico.

Poco a poco, la expansión europea debilitó algunas de las ideas sobre el mundo y la propia humanidad. Los monstruos mitológicos y los pueblos bárbaros fueron transformándose en los primitivos y salvajes de nuestro imaginario occidental actual. Así comenzó el interés por toda la diversidad humana y nació la Antropología, con el interés de interpretar al otro y someterlo de diferentes formas según el tiempo y el espacio histórico al que nos refiramos. El viaje se presentaba como un desplazamiento no tan incierto. Aún así, todavía no se daban las condiciones sociales y tecnológicas que propiciarán el desarrollo de los viajes en masa.

Fue en Inglaterra cuando en 1841 se organizará el primer horario nacional de ferrocarriles. A su vez, y sin que de mera casualidad se tratase, se inaugurará el primer hotel europeo integrado en la estación de ferrocarril de York, coincidiendo también con la puesta en marcha del primer servicio trasatlántico de barcos de vapor. Por si fuera poco, ese mismo año nació la Wells Fargo Company, actual American Express. La industria turística comenzaba a dar sus primeros pasos. La organización social del viaje dio sus frutos debido no solo al cálculo del tiempo y las distancias, sino también a la coordinación entre las distintas empresas y Estados implicados en lo que resultaba un longevo y rentable negocio.

Pero sin duda, si tenemos que mencionar a un personaje destacable en el nacimiento del turismo tal y como lo conocemos, ese es Thomas Cook (1808-1892). Cook, empresario británico, fue quien organizó el primer viaje por placer del que tenemos constancia. En 1841, año que a estas alturas ya debe sonarnos, se hizo con un tren y un grupo de personas para viajar a un congreso anti-alcohol que se celebraba en Loughborough.

Billete de viaje de la compañia Thomas Cook & Son, 1922. Fuente

Billete de viaje de la compañia Thomas Cook & Son, 1922. Fuente

Aunque ese primer viaje organizado no le proporcionó demasiado éxito económico, Cook vio en esa actividad un posible beneficio futuro, por lo que años más tarde se decidió a crear una agencia de viajes, la cual se llamó Thomas Cook & Son, la primera agencia de viajes de la historia, en la que si por si fuera poco, los clientes ya podían contratar el conocido ‹‹Todo incluido››. Thomas Cook & Son no sólo ofrecía la venta anticipada de billetes para diferentes formas de transporte, sino que daba ofertas de viajes para diferentes países, permitiendo además la reserva simultánea del transporte y el alojamiento en hoteles. Fue también Cook el inventor del envío de equipajes independientes para viajeros.

Por otra parte, no podemos olvidar que es en el siglo XIX cuando la nostalgia por encontrar los últimos lugares no modernizados impulsará a muchos viajeros románticos a desplazarse por toda Europa con el objetivo de huir del mundo mecanizado y descubrir los rincones del mundo en los que aún se podían mascar lo tradicional y lo auténtico, lo que de ninguna manera había sido contaminado por la sociedad industrial, que amenazaba con destruir la diversidad cultural de cada pueblo y región. Nos referimos a  un mundo que comenzaba a estar notablemente globalizado e interconectado. Inequívocamente, esta primitiva tendencia turística dio lugar a lo que más tarde se llamó excursionismo o turismo burgués. Aunque existen otros factores que a su vez harán posible la creación de la prospera industria turística, sin duda los nuevos valores burgueses influirán a largo plazo en la clase trabajadora, la cual interiorizará el viaje turístico como una de las conquistas más relevantes del siglo XX.

En nuestros días, tras superar la etapa que conocemos como turismo de masas y haber entrado en un periodo en el que existen diferentes formas de turismo que se deben al perfil del consumidor, estudios promovidos por distintas disciplinas advierten de cuáles son las consecuencias que a veces producen estas prácticas en los destinos elegidos por los turistas.

Aunque no sería realista ni apaciguador promocionar un mensaje que abogase por la abolición del turismo, sería beneficioso apostar por un modelo de turismo sostenible, es decir, aquel que no sólo busque el enriquecimiento de las corporaciones implicadas en estas actividades económicas, sino que también reconozca las limitaciones sociales y ecológicas de los lugares de destino, teniendo en cuenta los efectos negativos del turismo con la idea de paliarlos y conseguir que estos no se retroalimenten ni reproduzcan desigualdades.

Bibliografía|

COHEN, ERIK, “Contemporary tourism diversity and change: collected articles”, Amsterdam: Elsevier, 2004.

LASH, SCOTT; URRY, JOHN, “Economías de signos y espacio. Sobre el capitalismo de la posorganización”, Buenos Aires: Amorrortu, 1998.

NASH, DENNISON, “The Study of tourism : anthropological and sociological beginnings” Bingley: Emerald, 2005.

TURNER, LOUIS; ASH, JOHN, “La horda dorada”, Madrid: Endymion, 1991.

Redactor: Adrían Caballero Escobar

Graduado en Antropología Social y Cultural. Redactor habitual en Témpora Magazine y The Social Science Post. Colaborador del grupo de investigación HUM – 411. Ámbito de interés: Antropología del Territorio y Desarrollo e Intervención Social.

Comparte este artículo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com Valora en Bitacoras.com: Ante todo, y para entrar en el texto presente yendo a lo que considero la idea …

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies