El reinado de Carlos II, ¿crisis final o recuperación?

De todas las figuras en la Historia de España que han cargado sobre sus hombros el peso de la dirección de la llamada Monarquía Hispánica de los siglos XVI y XVII, la de Carlos II es, con mucho, la más denostada y peor tratada de todas. Con problemas de salud evidentes desde su nacimiento, Carlos se convirtió en rey a la edad de cuatro años tras el óbito de su padre Felipe IV en 1665. El nuevo y jovencísimo monarca llegaba al trono manifestando desde tan temprana edad evidentes carencias motoras, pues presentaba dificultades para tenerse en pie; manifestaba desde su juventud lo que más tarde serían deformaciones óseas, y a la edad de nueve años todavía no era capaz de leer ni escribir. Como consecuencia lógica de estas dramáticas circunstancias, el rey Carlos nunca pudo reinar de forma autónoma, delegando el gobierno ya fuera voluntariamente o por imposición de su delicada salud— en su madre, la regente Mariana de Austria (1634-1696), que depositó su confianza en el padre Juan Everardo Nithard (1607-1681), llegando posteriormente al poder Valenzuela (1636-1692) y Juan José de Austria (1629-1679) entre otros personajes.

La reina Mariana de Austria, esposa de Felipe IV, ejerció la regencia desde 1665 hasta 1677. Fuente

La reina Mariana de Austria, viuda de Felipe IV, ejerció la regencia desde 1665 hasta 1677. Fuente

Podríamos pensar por tanto que el reinado de Carlos II estuvo marcado por grandes convulsiones políticas y una evidente inestabilidad institucional que justificarían, junto a la enfermedad del rey, lo nefasto de su gobierno. Sin embargo, esta visión no se corresponde totalmente con la realidad, pues se está procediendo a una revisión historiográfica del período frente a la versión tradicional del mismo como una etapa oscura que encarna a la perfección el ideal de la decadencia de la Monarquía Hispánica. Es indudable que en la primera mitad del siglo XVII existiera un retroceso económico muy importante en los territorios peninsulares de los Habsburgo, si bien éste tuvo diferente intensidad en el centro y en la periferia. Sin embargo, el reinado de Carlos II comenzaría a buscar soluciones a estos problemas.

La primera de las manifestaciones de esta búsqueda de remedios a la crisis económica fue el saneamiento de la Hacienda Real mediante una estrategia de reducción del gasto público llegando incluso a reducirse los gastos de palacio— durante el período de gobierno de Nithard (1666-1673), aunque con Valenzuela (1673-1675) retornaron las ostentaciones propias de la corte. Como cabe pensar, esta reducción de gasto jamás llegó a niveles muy evidentes dentro de palacio, pero nos habla de que se era consciente de la existencia de gastos superfluos que había que eliminar. También durante el reinado se quisieron obtener ingresos de las clases privilegiadas mediante la fórmula de las donaciones, cuyo pago era voluntario, por lo que pocos nobles contribuyeron con capital de sus ingresos a dichas iniciativas. Los pueblos, por su parte, experimentaron un respiro en lo que a presión fiscal se refiere desde 1668, cuando se firmó la paz con Portugal y finalizó la guerra que hasta entonces había motivado en parte— la aparición de una asfixiante fiscalidad que recayó sobre la población en tiempos de Felipe IV y que no sólo situó en los umbrales de la miseria a los grupos urbanos y rurales, sino que desincentivó el consumo.

La actividad comercial fue uno de los sectores donde las políticas económicas puestas en marcha durante el reinado de Carlos II tuvieron una mayor repercusión. Gracias a la creación de la Real y General Junta de Comercio en 1679 se impulsó la llegada de trabajadores extranjeros en el ámbito de las manufacturas recordemos que el manufacturero fue siempre el sector del que adoleció la economía española frente a las grandes potencias europeas— y favoreció la implicación de la nobleza en estas actividades. Así, aunque el efecto de la Junta no fue inmediato, se implementaron los fundamentos de la recuperación del sector manufacturero  que nunca llegó a desarrollarse plenamente debido a la baja rentabilidad de su producción— en la centuria venidera. Ello posibilitó también una cierta recuperación del comercio mediterráneo en la segunda mitad del siglo XVII, aunque, como cabe esperar, de un carácter leve. También es destacable la recuperación que en la segunda mitad del siglo XVII experimentó el sector ganadero.

Juan José de Austria ejerció el gobierno desde 1677 tras ostentar importantes cargos al servicio de la monarquía, pero su muerte en 1679 quebró su exitosa carrera política.

Juan José de Austria ejerció el gobierno desde 1677 tras ostentar importantes cargos al servicio de la monarquía, pero su muerte en 1679 quebró su exitosa carrera política. Fuente

Frente a la imagen de descontrol y decadencia absoluta que pueda haber transmitido la historiografía tradicional sobre las últimas décadas del siglo XVII, hay que destacar que se tomaron medidas para luchar contra el fraude, pues en muchas ocasiones las rentas no se pagaban o las tasas aduaneras no eran abonadas con la frecuencia requerida. Para evitar que tales actuaciones, tan perniciosas para el fisco de la monarquía, continuaran produciéndose, se creó en 1682 la llamada Junta de Fraudes, que se erigió en tribunal superior de justicia en asuntos de fraude fiscal. Esta medida sería complementada con la creación en 1692 de la Junta de Resguardo de las Rentas para controlar el pago de rentas, muy necesarias en tiempos de tan acuciantes necesidades financieras.

La última de las grandes políticas económicas del reinado, y cuyas consecuencias no han sido valoradas en su justo término, fue la devaluación monetaria. Mediante Real Decreto el 10 de febrero de 1680 se redujo el valor de la moneda ligada a la mitad y se legalizó la falsa moneda de vellón. La consecuencia más inmediata de esta medida fue el rápido descenso de los precios desde 1680 a 1682, que se calcula en un 51%, contrarrestando así la inestable política monetaria de tiempos de Felipe III, cuando se tomó la decisión de resellar el vellón a través de esta medida la monarquía manipuló el valor de la moneda debido a la falta de liquidez, lo cual produjo desastrosas consecuencias en la economía que la reforma de 1680 vino a resolver decididamente.

Hay que decir también que tras la muerte de Carlos II, a pesar de los problemas sucesorios, los territorios europeos y americanos quedaron intactos. Ello no hubiera sido posible sin grandes relaciones diplomáticas con las potencias europeas. Buen ejemplo de ello es la intervención de las Provincias Unidas, Inglaterra y Suecia a favor de España frente a la poderosa Francia de Luis XIV en Flandes, o la red de misiones permanentes que el rey Carlos tenía en zonas como Roma, Viena o Londres.

En conclusión se puede afirmar que, aunque es evidente que las reformas producidas en el reinado de Carlos II no fueron siempre fruto de su voluntad y que su estado de salud le hizo incapaz de gobernar, la gestión de los personajes que le rodearon en la corte no fue tan negativa como se ha querido presentar y que, aunque en el momento de su aplicación dichas iniciativas no tuvieron un éxito rotundo, sí supusieron un avance para el reformismo de  la venidera dinastía de Borbón. Es por ello que quizás se ha juzgado la trascendencia del reinado de Carlos II desde la imagen de debilidad que el monarca ofrecía, sin considerar otros factores.

 

Bibliografía|

GARCÍA CÁRCEL, RICARDO, “Historia de España siglos XVI Y XVII. La España de los Austrias”, Madrid: Cátedra, 2003.

GARCÍA DE PASO, JOSÉ ISIDORO, “La estabilización monetaria en Castilla bajo Carlos II”, Revista de Historia Económica-Journal of Iberian and Latin American Economic History, Madrid: Universidad Carlos III, Nº1, 2000, pp. 49-77.

SÁNCHEZ BELÉN, JUAN ANTONIO, “La política fiscal en Castilla durante el reinado de Carlos II”, Madrid: Siglo veintiuno, 1996.

SÁNCHEZ BELÉN, JUAN ANTONIO, “La política repobladora del reinado de Carlos II”, Espacio, tiempo y forma. Serie IV, Historia Moderna, Nº 3, Madrid: UNED, 1990, pp. 213-234.

STORRS, CHRISTOPHER, “La pervivencia de la monarquía española bajo el reinado de Carlos II” (1665-1700), Manuscrits: revista d’historia mòderna , Nº 21, Barcelona: Universitat Autònoma de Barcelona, 2003, pp. 39-61.

Redactor: Rafael Duro Garrido

Graduado en Historia y Máster en Estudios Históricos Avanzados, itinerario de Historia Moderna, pero sobre todo apasionado de la Historia, el saber y el conocimiento en sentido amplio. Editor de la sección Historia Moderna de Témpora Magazine. Para contactar conmigo, estoy en Facebook y Twitter.

Comparte este artículo

2 Comments

  1. Muy buen artículo rafa. No soy muy dado a leer artículos históricos que no estén relacionados con conquista, pero este articulo esta muy bien, Has conducido el tema del reinado problemático de Carlos II a la perfección, dando una visión genérica de aquella época, diciendo algo diferente de lo que se puede leer cuando buscas información.

    Espero que este sea el inicio de una gran serie de publicaciones.

    Post a Reply
    • Muchas gracias Rodrigo, espero que te gusten también las próximas publicaciones. Un saludo y un abrazo.

      Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com Valora en Bitacoras.com: De todas las figuras en la Historia de España que han cargado sobre sus hombros el …
  2. Genética en la realeza: las consecuencias de la endogamia - temporamagazine.com - […] Su coeficiente de consanguinidad muestra un ascenso de 2,5% en Felipe I el Hermoso a un 25,5% en Carlos II, …

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR