El Príncipe Negro en España: la intervención inglesa durante la Guerra Civil castellana

En 1356 la alta nobleza castellana se había levantado contra el rey castellano Pedro I, el cual estaba llevando a cabo una dura política contra los estamentos privilegiados. El jefe de los nobles rebeldes no era otro que su hermanastro Enrique, conde de Trastámara, el cual se había unido a la creciente revuelta tras el asesinato de su madre María de Guzmán, la ‹‹mujer de facto›› de Alfonso XI.

El príncipe Eduardo con el habito de caballero de la Orden de la Jarretera, orden de caballería fundada por su padre en 1348. "Funete".

El príncipe Eduardo con el hábito de caballero de la Orden de la Jarretera, orden de caballería fundada por su padre en 1348. “Fuente”.

Ese mismo año Castilla entraba en guerra con Aragón, comenzando así la guerra de los dos Pedros. Enrique de Trastámara, huído a Francia, rápidamente se aliará con el monarca Pedro IV de Aragón para hacer frente común contra el rey castellano. La primera fase de la guerra, entre 1356 y 1362, es claramente favorable a Castilla, aunque desde esa última fecha el conde Trastámara conseguirá acercarse al rey de Francia, el cual se convertirá en uno de los principales aliados del noble rebelde. Ante esta situación, el rey Pedro I buscó una alianza con el mayor enemigo de Francia, que no era otro que el rey Eduardo III de Inglaterra.

El canciller Pedro López de Ayala nos indica la primera embajada que envió el rey Pedro de Castilla a Eduardo III de Inglaterra, buscando una alianza con Inglaterra:

‹‹El rey don Pedro envió un su caballero que decían Día Sánchez de Terrazas, e un alcalde que decían Álvar Sánchez de Cuéllar, al rey Eduarte de Inglaterra, e al príncipe de Gales su fijo, por los quales les envió decir que quería ser su amigo, e aliado de ellos contra todos los omes del mundo. E esto facía el rey don Pedro por quanto se rescelaba del rey de Francia…››

El príncipe Eduardo recibe de manos de su padre el gobierno de la Francia ocupada. "Fuente"

El príncipe Eduardo recibe de manos de su padre el gobierno de la Francia ocupada. “Fuente”.

1366 será el año clave que pondrá la balanza a favor del conde de Trastámara en la guerra. Estando en Francia, contrató a las conocidas como ‹‹compañías blancas››, antiguos mercenarios de la Guerra de los Cien Años y que ‹‹estaban desocupados a causa de la interrupción de dicha guerra por la paz de Bretigny››. Estas compañías, formadas por mercenarios de gran multitud de países, estaban asolando el sur de Francia, por lo que una vez contratadas por Enrique de Trastámara, sin duda debieron de sentir un gran alivio los pobladores de dichas regiones.

La compra de sus servicios ascendió a 600.000 florines de oro, que deberían de pagar a partes iguales el papa, el rey de Francia y el rey de Aragón al comandante de dicho ejército, Bertrán de Duguesclin. La crónica de López de Ayala da una descripción del jefe de las compañías blancas:

‹‹Estando el rey don Pedro en la cibdad de Burgos, sopo como el conde don Enrique era ya pasado a Zaragoza para venir a Castilla, e que todos los capitanes que se venían para entrar en Castilla eran ya con el. E eran estos los capitanes de Francia: Beltrán de Claquin, que era un caballero muy bueno natural de Bretaña, que fue despues condestable de Francia, e porque era ome usado de guerras, e avía buenas venturas en las armas, todos lo tomaron por capitán en esta cabalgada, maguer que venían otros señores de mayor linaje…››

Una vez dentro de Castilla, las compañías blancas se unieron a las huestes hispánicas de Enrique y lanzaron un primer ataque sobre la plaza de Calahorra, cuyos defensores se rindieron rápidamente. La fácil conquista de Calahorra ocasionó que los aliados extranjeros del conde de Trastámara le pidieran que tomara el título de rey. El 28 de marzo abandonaba el rey Pedro I la plaza de Burgos ante la indignación de sus habitantes para refugiarse en Sevilla, lo que puede considerarse como el principio del fin del reinado de Pedro I. Cuando Enrique llegó a Burgos se hizo coronar rey con el nombre de Enrique II.

El rey de Castilla Pedro I no se quedó quieto ante la usurpación de su hermanastro, sino que mantuvo una activa política internacional que le permitió contar con ayuda militar inglesa. Las tropas inglesas, que ocupaban una inmensa zona del sudoeste francés, estaban desocupadas desde la firma de la paz con Francia, lo que ocasionaba que al igual que las compañías blancas francesas, se estaban convirtiendo en un peligro para la población.

El regente del rey Eduardo III en la Francia ocupada era su hijo mayor, el príncipe de Gales Eduardo, llamado popularmente ‹‹el Príncipe Negro››. Era, sin duda alguna, uno de los mejores caballeros de su época. Nacido en 1330, desde muy joven había acompañado a su padre en las campañas de Francia, por lo que tenía una completísima experiencia militar. Cuando llegó a su corte de Burdeos el destronado rey Pedro I, no dudó en ningún momento de que se encontraba ante el legítimo rey de Castilla, por lo cual le brindó la ayuda que este le pedía.

Así pues, a comienzos del año 1367, las fuerzas inglesas del príncipe de Gales entran en Castilla cruzando Los Pirineos por territorios navarros. En esta ocasión, sin embargo, Enrique de Castilla no contaría con la ayuda del monarca aragonés. A través de un documento fragmentario fechado en 1367, el rey de Aragón había llegado a un pacto de concordia con el príncipe de Gales en un intento por evitar ataques ingleses a las posesiones aragonesas. Las fuerzas inglesas, a la cabeza de las cuales cabalgaba junto al Príncipe Negro el rey Pedro I, entraron en Vitoria, donde no encontraron resistencia ninguna. Continuando su avance, en las cercanías de Nájera se encontraron con las fuerzas de Enrique de Trastámara.

Batalla de Nájera. Representación de la batalla en una crónica francesa del siglo XIV. "fuente"

Batalla de Nájera. Representación de la batalla en una crónica francesa del siglo XIV. “Fuente”.

La suerte en esta ocasión fue adversa a Enrique de Trastámara, que fue derrotado por las fuerzas inglesas en la batalla de Nájera el 3 de abril de 1367. Pudo sin embargo salir vivo de la contienda, y a través de Aragón huyó a Francia. El cronista francés Jean Froissart dice que la derrota de Enrique de Trastámara causó gran enfado al rey de Aragón:

‹‹El rey Enrique se salvo, como ya se ha dicho, lo mejor que pudo. Se alejó de sus enemigos y se llevo a su mujer y a sus hijos a la ciudad de Valencia e Aragón, donde se encontraba el rey de Aragón, que era su compañero y amigo. Le contó toda su aventura que mucho encolerizó al rey de Aragón.››

Durante los dos próximos años vemos como la guerra entre aragoneses y castellanos ha cesado. El rey Pedro IV, de todos modos, solo puede observar, pues el ejercito inglés que estaba en Castilla podía convertirse en una seria amenaza en caso de una provocación aragonesa contra Castilla. El monarca aragonés firmó un nuevo tratado de paz con el Príncipe de Gales a fin de que las huestes inglesas no intentaran hostigar los territorios aragoneses. La firma de este tratado podemos considerarla como el fin de la guerra de los dos Pedros, pues el soberano aragonés ya no volverá a atacar territorio castellano, aunque sí seguirá apoyando al conde de Trastámara.

Pero el rey castellano Pedro I, en el período previo al retorno de Enrique de Trastámara con un nuevo ejército francés, intentó presionar al príncipe de Gales para que este atacase con su ejército las posesiones del monarca aragonés. Pero el Príncipe Negro, que como ya he mencionado había firmado un acuerdo de paz con Aragón, intentó organizar una tregua entre ambos monarcas para que Enrique de Trastámara quedase finalmente sin aliados en la Península. En 1368 el príncipe Eduardo hubo de salir de territorio castellano, pues corría el rumor de que el rey de Francia estaba organizando una ofensiva sobre las posesiones inglesas en su territorio.

Durante el año 1368 vemos como la guerra civil se ha extendido a toda la península, que a diferencia de hacía dos años, se había localizado en el cuadrante noroeste de Castilla. A comienzos de 1369, el rey Enrique recibió una legación francesa, por la cual confirmó todos los acuerdos que con dicha nación tenía, informando además de que se habían vuelto a abrir hostilidades entre Inglaterra y Francia. El monarca francés Carlos V informaba además de que mandaba en apoyo del rey a Beltrán Duguesclin con unos quinientos lanceros en su ayuda.

El final de la contienda se produjo en los Campos de Montiel, en la provincia de Albacete, en mayo de 1369. Habiendo cercado la villa de Montiel las fuerzas de Enrique de Trastámara, en un desesperado intento por salvar su vida, Pedro I envió un emisario a Beltrán Duguesclin. La propuesta de Pedro I era que si se pasaba a su bando y lo liberaba, le entregaría las villas de Soria, Almazán, Deza, Serón y Monteagudo, más 200.000 doblas. El francés no acepto la propuesta, y el 14 de mayo moría finalmente el monarca Pedro I a manos de su hermano Enrique de Trastámara.

 Bibliografía|

CASTILLO CACERES, F., “Análisis de una batalla: Nájera (1367)”, Cuadernos de historia de España, nº 73.  Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, 1991. pp. 105-146.

DUPUY, M., “El príncipe Negro. Eduardo señor de Aquitania“, Madrid: Espasa Calpe, 1973.

FROISSART, JEAN, CIRLOT y VICTORIA, RUIZ DOMENEC, J. E. (eds.), “Crónicas“, Madrid: Siruela, 1988.

LÓPEZ DE AYALA, P.; MARTÍN, J.L. (ed.), “Crónicas“, Barcelona: Planeta, 1991.

VALDEÓN BARUQUE, J., “Pedro I el cruel y Enrique de Trastámara. ¿primera guerra civil española?“, Madrid: Aguilar, 2002.

Redactor: José Marcos García Isaac

Licenciado en Historia por la universidad de Murcia y máster en Estudios Medievales por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente estoy realizando el doctorado en Historia Medieval en la Universidad Complutense de Madrid. Principales temas de interés: Historia jurídica (europea en general), diplomática (principalmente de la Corona de Aragón), naval (de la Corona de Aragón) y ordenes de caballería monárquicas durante la Baja Edad Media.

Comparte este artículo

3 Comments

  1. Perdonad he cometido una errata. La madre de Enrique II es Leonor de Guzmán no María de Guzmán. Disculpad la equivocación.

    Post a Reply
    • Mi padre y abuelo son del valle de Aran. Hace algun tiempo vi en mi árbol genealógico que se extravió que había un oficial de los ejércitos del Príncipe negro de apellido Aran y que de ahí provenía nuestra genealogía. Informaba el informe que el príncipe negro era violento y que asesino muchas personas.
      Me interesa saber mas de los capitanes o generales del Príncipe Negro. sigo buscando en ancestro y lo único que encontré en esa ocasión fue que el escudo procedía de España y Francia ,por el Valle de Aran y Oro ron?.Tengo antepasados españoles y franceses de los dos lados del valle de Aran

      Post a Reply
      • Hola buenas tardes. Sobre los oficiales del príncipe Negro no hay ninguna monografia al respecto. Te paso el enlace de una obra escrita por John Chandos (en edición bilingüe francesa e inglesa), uno de los principales capitanes de Eduardo, por si en ella se hablase de los capitanes o de los principales hombres de armas del príncipe.
        Gracias por tu comentario.
        José Marcos García Isaac.
        https://archive.org/details/lifefeatsofarmso00chan

        Post a Reply

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR