El Greco, del olvido a la fama (I)

Como ya bien sabemos todos, el presente año 2014 se conmemoran los 400 años por la muerte de Doménikos Theotokópoulos, pintor que ha pasado a los anales de la historia del arte universal con el sobrenombre de El Greco. La genialidad y la creatividad de su obra hacen de él uno de los artistas más personales que la pintura occidental haya conocido jamás.

Retrato de un caballero anciano, considerado autorretrato, por El Greco (1595–1600). Fuente

Retrato de un caballero anciano, considerado autorretrato, por El Greco (1595–1600). Fuente

Tal vez habría que comenzar matizando que la obra de El Greco nunca fue ni tan conocida ni tan valorada como lo es hoy día. Debido a la complejidad, tanto de su obra como de su personalidad, son muchas y muy variopintas las interpretaciones que se han dado en torno a su figura a lo largo de los siglos. Se ha hablado de él como un pintor italiano, como un arraigado español, como un cretense oriental, como un católico ferviente y como un distante practicante. Igualmente se ha hablado de él como un loco, como un genio de creatividad sin precedentes y como un místico que teorizaba a través de sus pinturas.

Las primeras valoraciones críticas en torno a su figura surgen ya a finales del siglo XVI, aún en vida del propio pintor. Personajes de renombre le admiraron en su época, desde poetas como Góngora y Fray Hortensio Félix Paravicino, a quien el mismo Greco retrató, hasta artistas como Francisco Pacheco e incluso escritores y humanistas como Alejo de Venegas o el italiano Giulio Mancini, quien escribió la que hoy día se considera como la primera biografía de El Greco en su obra Considerazioni sulla pittura, de 1620. Para entender esta serie de elogios que algunos de sus contemporáneos le dedicaron, basta con recordar la inscripción para el sepulcro de Domínico Greco que el propio Luis de Góngora realizó en 1615:

 

    Esta en forma elegante, oh peregrino,

de pórfido luciente dura llave,
el pincel niega el mundo más suave
que dio espíritu a leño, vida a lino.

Su nombre, aun de mayor aliento dino
que en los clarines de la Fama cabe,
el campo ilustra de ese mármol grave:
Venéralo, y prosigue tu camino.

Yace el Griego. Heredó Naturaleza
Arte; y el Arte, estudio. Iris, colores,
Febo, luces  –si no sombras, Morfeo-.

Tanta urna, a pesar de su dureza,
lágrimas beba, y cuantos suda olores,
corteza funeral de árbol sabeo.

Retrato de Fray Hortensio Félix Paravicino, por El Greco (1609). Fuente

Retrato de Fray Hortensio Félix Paravicino, por El Greco (1609). Fuente

Conocidos son también los versos de elogio que el ya mencionado Fray Hortensio Félix Paravicino le dedicó, titulado Al mismo Griego, en un retrato que hizo del autor, y donde alaba la labor de El Greco ante un retrato que le hizo:

Divino griego, de tu obrar no admira

que en la lengua esceda al ser el arte,

sino que de ella el cielo, por templarte,

la vida deuda a tu pincel retira.

No el sol sus rayos por su esfera gira

como en tus lienzos: basta el empeñarte

en amagos de Dios; entre a la parte

naturaleza que vencer se mira.

(…) Obró a siglo mayor, mayor Apeles,

no el aplauso venal, y su extrañeza

admirarán, no imitarán edades.

Creta le dio la vida, y los pinceles

Toledo, mejor patria donde empieza

a lograr con la muerte, eternidades.

 

El Martirio de San Mauricio, por El Greco (1580-82). Fuente

El Martirio de San Mauricio, por El Greco (1580-82). Fuente

Sin embargo, no todo fueron elogios en vida. Recibió también críticas referidas a ciertos aspectos de su arte. Una de las más conocidas es la que le dedicó Fray José de Sigüenza, historiador del monasterio del Escorial, quien censuró la manera en la que el Greco trataba los temas religiosos. Respecto a su famosa obra El Martirio de San Mauricio, Sigüenza, bajo el espíritu contrarreformista, advirtió:

‹‹Los santos se han de pintar de manera que no quiten la gana de rezar en ellos, antes pongan devoción, pues el principal efecto y fin de la pintura ha de ser éste.››

Tras la muerte de El Greco y con el pasar de los años, fue aumentando el menosprecio hacia la obra del pintor. Buen ejemplo de ello son las palabras que le dedicó el reputado tratadista español Antonio Palomino en 1724:

‹‹Él, viendo que sus pinturas se equivocaban con las de Tiziano, trató de mudar manera, con tal extravagancia, que llegó a hacer despreciable y ridícula su pintura, así en lo descoyuntado del dibujo como en lo desabrido del color››

Esta visión negativa de El Greco se mantendrá prácticamente invariable durante todo el siglo XVIII. Será en el siglo XIX, con el Romanticismo y su exaltación del sentimiento y de la emoción, cuando la figura de El Greco conozca un redescubrimiento que lo encumbraría, con el tiempo, a la más alta nómina de pintores españoles. La locura que siempre se le había achacado iba dejando paso a la genialidad, aunque cierto es que se tardaría en eliminar, y nunca del todo, ese componente fantástico que rodea a su figura.

Théophile Gautier retratado por el famoso fotógrafo Nadar. Fuente

Théophile Gautier retratado por el famoso fotógrafo Nadar. Fuente

 

Uno de los primeros pasos en este redescubrimiento de la figura del cretense lo dio el francés Théophile Gautier hacia 1840, escritor y fotógrafo que ese mismo año viajó por España. Gautier recoge una leyenda que por aquellos años circulaba en torno a la figura del pintor: sus pinturas iniciales guardaban tanta similitud con la obra de Tiziano que, en su búsqueda de una forma pictórica diferenciada de la del maestro italiano, terminó perdiendo el juicio. Precisamente esa deformidad y locura son, para Gautier, las principales características de El Greco, como podemos ver reflejado en la descripción que hizo del cuadro El bautismo de Cristo en su obra Voyage en Espagne de 1845:

‹‹Hay en él abusos de color, en blanco y negro, violentos contrastes, tonalidades inesperadas, actitudes caprichosas, pliegues rotos y arrugados sin ningún sentido; pero en todo ello campea una fuerza perversa, enfermiza, que delatan un gran pintor y un loco genial.››

Continúa diciendo:

‹‹Pocos cuadros me han interesado tanto como los del Greco. Los peores de él, siempre tienen un atractivo desconcertante y fuera de la lógica, que nos sorprende y nos hace pensar.››

El Bautismo de Cristo, por El Greco (1597-1600). Fuente

El Bautismo de Cristo, por El Greco (1597-1600). Fuente

Hemos podido ver cómo, a través de este espíritu romántico, se fue creando el estereotipo de El Greco como un gran maestro incomprendido en el que la genialidad y la locura eran dos caras de una misma moneda. Pintores franceses de la talla de Delacroix, Millet y Manet abogaron por un mayor reconocimiento historiográfico del pintor.

En el próximo artículo, como continuación de este, veremos la recuperación total de la figura de El Greco a lo largo del siglo XX y cómo éste se ha llegado a convertir en uno de los pintores de los que más se ha escrito y estudiado. Analizaremos, como culmen de este proceso de recuperación y encumbramiento de su figura, la formidable exposición antológica El Griego de Toledo (14 de Marzo-14 de Junio de 2014), donde se muestran más de 100 obras del pintor expuestas en distintos espacios de la ciudad.

 

 

 

Bibliografía|

MARÍAS, FERNANDO, “El Greco“, Nerea, 1997.

ARRABAL, FERNANDO, “El Greco“, Casimiro Libros, 2013.

STORM, ERIC, “El descubrimiento del Greco: Nacionalismo y arte moderno (1860-1914)“, Centro de Estudios Europa Hispánica, 2011.

QUINTANILLA, LUIS; LÓPEZ SOBRADO, ESTHER, “De pintura: vidas comparadas de artistas“, Santander: Ed. Universidad de Cantabria, 2007.

MATEOS MEJORADA, SANTIAGO, “La pintura española en la obra de Théophile Gautier ”, C.E.S.S.J., 1995

DE ANTONIO, TRINIDAD, “Los pintores españoles del siglo XVI y el Greco”, Madrid: Universidad Complutense de Madrid, 2001.

RINCÓN ÁLVAREZ, MANUEL, “Claves para comprender el Monasterio de San Lorenzo del Escorial”,  Salamanca: Universidad de Salamanca, 2007.

Redactor: Daniel Vizcaíno Ruiz

Graduado en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla. Máster en "Arte, Museos y Gestión del Patrimonio Histórico" por la Universidad Pablo de Olavide. Apasionado por todo aquello relacionado con el arte, la historia y la cultura en sus muchas ramas. Gran defensor de las humanidades.

Comparte este artículo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com Valora en Bitacoras.com: Como ya bien sabemos todos, el presente año 2014 se conmemoran los 400 años por la …

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies