El Foro de la Colonia Augusta Emerita, el conocido como Templo de Diana y su entorno (I)

El foro constituía el corazón o plaza principal que tenían todas las ciudades romanas. En torno a este espacio público se desarrollaban actividades políticas, religiosas, financieras, comerciales o jurídicas, siendo el marco principal de la vida social de estas ciudades. En este primer artículo analizaremos una de las áreas forenses de la colonia romana Augusta Emerita, el conocido como foro de la colonia, compuesto por varios espacios, y nos centraremos en su plaza principal en la que se situaba el conocido tradicionalmente como templo de Diana.

El foro colonial se ubicó en una zona céntrica de la capital de la provincia de Lusitania, junto al cruce del cardus y decumanus maximus (las principales vías de una ciudad romana). Toda esta zona se organizó arquitectónicamente para acoger los diferentes espacios públicos que conformaban el típico foro romano. El templo se encuentra en la cabecera de esta plaza, punto neurálgico de la ciudad, rodeado de otros edificios públicos. Todo este complejo forense datado en época augustea sufrió una serie de transformaciones a lo largo de su historia.

Plaza del Foro Colonial en la que se situaba el Templo (Ayerbe, R.; Barrientos, T.; Palma, F., p. 826)

Plaza del Foro Colonial en la que se situaba el Templo Fuente: Ayerbe, R.; Barrientos, T.; Palma, F., p. 826.

El lugar elegido para la construcción del templo ofrecía una cierta altura, una de las más considerables de la población, lo que unido a la propia elevación del podium le otorga «la condición vitrubiana» de situar la morada de la divinidad en una situación destacada con el fin de que pueda presidir simbólicamente los destinos de la urbe desde ella.

El edificio fue construido en época de Augusto o en los primeros años de la dinastía julio-claudia, siendo reformado en varias ocasiones durante el periodo romano, la primera de ellas probablemente en época flavia. Para la construcción del templo se emplearon diversos materiales de la zona como el granito y la diorita. El edificio se caracteriza por ser períptero y hexástilo, es decir, con seis columnas en los frentes y con once en los laterales, aunque no todas se conservan. Algunas de ellas conservan huellas de la existencia de los canceles de hierro o bronce que cerraban el espacio sagrado. La decoración de las columnas, arquitrabe y friso sería estucada con tonalidades que intentarían imitar al mármol. En cuanto a los capiteles, estos son de orden corintio.

En su parte delantera, el templo contaba con una tribuna en la que se llevarían a cabo las ceremonias religiosas vinculadas al culto o las ceremonias para rendir honores públicos. El acceso a dicha tribuna se haría a través de dos escaleras laterales o una en el mismo frente principal. Desde ella partiría otra escalinata que daría acceso a la parte interior del templo. Exceptuando la parte trasera que ha sido reconstruida, el podium se conserva bastante bien. En general, los sillares están colocados siguiendo la alternancia del sistema a soga y tizón. La parte del podium que se sitúa en la fachada principal no seguiría esta técnica ya que se encontraba oculta por la escalinata de acceso al templo.

Vista actual del llamado "Templo de Diana". Fuente

Vista actual del llamado templo de Diana. Fuente

La cubierta del templo ha sido restituida, aunque no todos los investigadores están de acuerdo con esta restitución. Desde la fachada principal podemos ver cómo se asemeja bastante con la cubierta del templo de Augustobriga con un arco en el tímpano que tendría la función de descarga y que no sería visible en época romana.

En cuanto a la distribución interior de este edificio religioso, las transformaciones llevadas a cabo a lo largo de la historia complican su estudio. Este espacio interno estaría dividido en un amplio pronaos (vestíbulo) y una cella (capilla) cuyos límites son difíciles de precisar.

La plaza en la que se situaba el templo estaba pavimentada con losas de caliza y contaba con dos estanques situados cada uno de ellos en las fachadas occidental y oriental de este edificio. La funcionalidad de los mismos estaría relacionada con el papel que desempeñaba el agua en las ceremonias de culto de la religión romana. Aunque tradicionalmente ha sido conocido como templo de Diana, dicho edificio religioso no estaría consagrado a esta diosa sino, más bien, al culto imperial, a juzgar por el conjunto de elementos escultóricos y por elementos epigráficos que han sido hallados a su alrededor.

La última remodelación decorativa se llevaría a cabo entre los siglos II y III, ya que, posteriormente, se constata la reutilización de los materiales y la ocupación de los espacios públicos entre los siglos IV y V d.C. Su abandono se produce a partir de época visigoda y árabe, a juzgar por los niveles arqueológicos registrados. Con la extensión del cristianismo, algunos lugares religiosos paganos fueron adaptados a los nuevos usos, aunque otros fueron abandonados o destruidos. Esta zona fue ocupada por edificios importantes en época visigoda y emiral.

El templo de Diana, en general, se ha conservado bastante bien debido, en parte, a la construcción del palacio de los Corbo, de estilo renacentista, que envolvió al edificio romano, aunque dicha construcción también supuso una serie de alteraciones para su estructura. Dicho palacio fue edificado entre la época de los Reyes Católicos y el reinado de Carlos I. Tras adquirirlo el Estado, en la década de los setenta del siglo XX se llevaron a cabo una serie de excavaciones arqueológicas y restauraciones dirigidas por José Menéndez-Pidal y Dionisio Hernández Gil.

Alrededor de la plaza del foro habría una serie de construcciones perimetrales que cerrarían este espacio público y religioso. El primer edificio tendría forma de «U» invertida construido sobre una galería semisubterránea en el lado occidental que aprovecharía el desnivel del terreno. Este edificio estaría rodeado por otro similar y tendría un carácter público, aunque es difícil establecer cuál sería su función concreta.

Reconstrucción de lo que sería la cabecera del Foro Colonial (Ayerbe, R.; Barrientos, T.; Palma, F., 2009, p. 811)

Reconstrucción de lo que sería la cabecera del Foro Colonial. Fuente: Ayerbe, R.; Barrientos, T.; Palma, F., 2009, p. 811.

Entre estos edificios que se situaban en torno a la plaza estaría la curia, lugar en el que se reunía el ordo decurionum de la ciudad para gestionar los asuntos políticos. La curia sería un edificio importante dentro de este espacio público y ocuparía un lugar privilegiado. Otros edificios públicos que se encontrarían alrededor de esta plaza serían el aerarium o tesoro público y el carcer o prisión, junto con espacios que acogerían locales comerciales. Uno de los espacios que no podía faltar en un foro romano era la basílica, edificio que solía tener grandes dimensiones y en el que se impartía justicia. En este caso, la basílica se encontraría en uno de los lados cortos de la plaza.

Como es lógico, en esta zona y en sus alrededores se han localizado una gran cantidad de obras escultóricas que conformaban el programa iconográfico de este espacio de la ciudad. Entre ellas podemos destacar:

— Una estatua imperial sedente masculina de época tiberio-claudia (Museo Arqueológico de Sevilla). Dicha obra es de gran tamaño, aunque solamente se conserva el tronco de un cuerpo atlético y desnudo que, seguramente, debió representar a un emperador divinizado a juzgar por muchos otros ejemplos semejantes. Esta escultura estaba pensada para ser vista desde una perspectiva frontal debido al poco tratamiento que tiene su superficie trasera.

Torso de emperador divinizado. Fuente propia.

— Una estatua imperial femenina de época claudia (Museo Nacional de Arte Romano de Mérida), realizada en mármol, aunque está incompleta faltándole la cabeza y las extremidades. Se trataría del retrato de una dama, seguramente perteneciente a la familia imperial, que estaría incluida en el programa iconográfico de este espacio sacro.

— Un fragmento de cabeza de época julio-claudia (Museo Nacional de Arte Romano de Mérida). Está realizada en mármol y se caracteriza por tener una cuidada factura y elaboración. No se puede establecer si es una escultura completa o un busto-retrato. Buscando otros ejemplos similares, podríamos estar ante el retrato de Antonia Minor, madre del emperador Claudio, cuyos retratos son abundantes.

— La cabeza-retrato de la emperatriz Agrippina Minor, esposa de Claudio y madre de Nerón (Museo Arqueológico Nacional). Esta escultura de mármol habría sido realizada aproximadamente en torno al año 50 d.C. El retrato se encajaría en un cuerpo a través del apéndice cónico inferior que tiene la escultura. La emperatriz porta una diadema y sus orejas tienen perforaciones para colocar en ellas los pendientes. Esta escultura junto a otras que representan miembros de la familia julio-claudia, serían manifestaciones del culto imperial.

Retrato de Agrippina Minor. Fuente

Retrato de Agrippina Minor. Fuente

— Un fragmento de una máscara teatral de mármol datada en el siglo II d.C. (Museo Nacional de Arte Romano de Mérida). Algunos investigadores han pensado que podría ser el surtidor de una fuente de agua debido a su hallazgo próximo a uno de los estanques de la plaza.

— Una escultura del Genius Senatus (Museo Nacional de Arte Romano de Mérida). Esta escultura de bronce fundido en hueco está datada a mediados del siglo II d.C. En ella se representa a un individuo masculino maduro que viste una túnica y la toga. Esta pieza no es de gran tamaño y se ubicaría sobre un aplique formando parte de un grupo mayor. La imagen es una muestra más de la existencia del culto imperial en este espacio sagrado.

SENADOGENIO

Escultura del Genio del Senado. Fuente

— Una pierna de estatua (Museo Nacional de Arte Romano de Mérida). Al igual que la anterior, esta escultura también está realizada en bronce fundido en hueco y pertenecería a una estatua masculina de un joven a tamaño natural. La pieza se encuadraría cronológicamente en torno al siglo II d.C. y, por su estado fragmentario, es difícil saber a quién representaría.

— Un aplique de roleo vegetal (Museo Nacional de Arte Romano de Mérida). Esta pieza está realizada en bronce fundido a molde con una serie de remaches metálico para su sujeción en una superficie plana, tal vez formaría parte de la decoración monumental del propio templo. Data del siglo I d.C., de época augusteo-tiberiana.

Aplique en forma de roleo vegetal. Fuente

Aplique en forma de roleo vegetal. Fuente

Estos elementos de bronce junto, con los estucos, serán fundamentales en la decoración de este edificio religioso. Además habría que añadir la importancia de la decoración pictórica.

En los próximos artículos analizaremos el resto de los espacios públicos que formaban parte de este foro de la ciudad de Augusta Emerita.

Bibliografía|

ALBA CALZADO, M., “Arquitectura palacial emiral en el enclave del Templo de Diana. Documentación arqueológica realizada frente a la fachada del Templo de Diana”, Mérida excavaciones arqueológicas 2001 7, Mérida, 2004, pp. 55-72.

ALVAREZ MARTINEZ, J.M.; NOGALES BASARRATE, T.,  Forum Coloniae Augustae Emeritae: Templo de Diana. Asamblea de Extremadura, Mérida, 2003.

AYERBE, R.; BARRIENTOS, T. y PALMA, F.  El Foro de Augusta Emerita: Génesis y evolución de sus recintos monumentales, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto de Arqueología de Mérida, Mérida, 2009.

PALMA, F. , “Resultados de las intervenciones arqueológicas realizadas durante el 2001 en el Foro Municipal de la Colonia Augusta Emerita”, en: ÁLVAREZ, J. M. y NOGALES, T., Forum Coloniae Augustae Emeritae. Templo de Diana, Mérida, 2003, pp. 429-439.

Redactor: Francisco Cidoncha Redondo

Licenciado en Historia por la Universidad de Sevilla, especialidad Historia Antigua y Arqueología. Actualmente realizando el Doctorado en Historia Antigua tras haber cursado el Máster de Estudios Históricos Comparados. Interesado en todo lo relacionado con la política, la economía y la sociedad romana.

Comparte este artículo

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies