El Festival del Heb-Sed: 30 años de poder

Con motivo del especial del ‹‹poder›› de marzo de la revista Témpora, en el que se intenta indagar sobre esta particularidad, sigue este artículo que tiene como objetivo introducirnos en el festival del Heb-Sed como muestra de renovación del poder del faraón, así como parte del legado constructivo que nos ha dejado dicho festival.

La civilización egipcia, desde sus orígenes, ha ido haciendo gala de las manifestaciones de poder. Se observa en toda ella un compendio de construcciones monumentales, artes suntuarias ricas en oro y piedras preciosas, tumbas reales y palacios con una diversa amalgama de jeroglíficos y grabados; y entre todas las fórmulas que nos han legado, un verdadero epítome de rituales.

De entre toda esa recopilación de rituales que ha llegado hasta nuestros días destacaremos la celebración del festival del Heb-Sed, que contaba con una duración de al menos cinco días y comenzaba el primer día del mes de Tybi. Encontraremos testimonios del mismo desde época Predinástica (4000-3050 a.C.), e incluso puede que tenga sus raíces en la cultura africana. Lo que esta festividad suponía era la renovación del poder del faraón y su vigor tras treinta años de reinado. Cuando daba lugar ese primer festival, se repetía cada tres o cuatro años. Según las inscripciones, Ramsés II en su reinado llegó a realizar unos catorce festivales.

A pesar de la gran documentación de esta fiesta que tenemos, no hay ningún testimonio completo de la misma. Poseemos un gran conjunto de relatos gracias a las inscripciones pictóricas, pero aun así es difícil establecer un orden cronológico de los hechos que ocurrían en la festividad del Sed. Según el egiptólogo Alexandre Moret, la fiesta se puede dividir en tres estadios diferentes, siendo el primero la renovación de la ceremonia de entronización. El segundo estadio comprendía la aparición de la reina y los infantes, simbolizando la antigua herencia de la corona de Egipto, puesto que era transmitida por las mujeres y los hijos simbolizando la herencia futura. Por último, el tercer estadio se basaba en la identificación del soberano con Osiris durante la erección del misterioso pilar Dyet, en unos lugares determinados y simbólicamente denominados Casas de los Millones de Años.

Aunque este festival es objetivo de numerosos estudios y especulaciones sobre las ceremonias que se llevaban a cabo en la festividad del Sed, me gustaría tratar el tema desde el punto de vista de algunas de las muchas construcciones que se realizaron para el ritual de la renovación del soberano.

Para la realización de la ceremonia se llevaron a cabo programas constructivos que recogían capillas, tribunas o grandes patios donde procedía la parte más importante del ritual. Ese momento culmen tras la coronación del faraón como gobernador del doble país (el Alto y el Bajo Egipto) sería la carrera que realizaba para mostrar su renovación de las fuerzas y de su poder. De entre las construcciones que se realizaron para la conmemoración del jubileo me remito de nuevo a La Capilla Blanca de Sesostris I en Tebas, tema del que traté en el primer artículo para Témpora.

Hay que comentar que, en origen, los edificios que se realizaban para albergar el ritual estaban hechos de hojas y cañas de papiro y loto, pero sería el faraón Zoser (III dinastía) quien decidió conferirle un carácter especial construyendo los edificios en piedra y así hacerlos definitivos y perdurables en el tiempo. Esto lo vemos en el vasto patio que se construyó en el lado oeste del complejo del faraón, albergando trece capillas cubiertas por bóvedas de cañón que probablemente fueran simulacros dedicados a las divinidades egipcias.

tempora

Estado actual de la Capilla Roja. Fuente.

Como ejemplo del legado constructivo realizado para el Sed, me gustaría destacar la Capilla Roja dedicada al dios Amón, de la Reina Hatshepsut (XVIII dinastía), realizada en cuarcita roja y diorita negra, que posteriormente fue desmantelada por su sobrino Tutmosis III y finalmente acabó siendo material de acarreo en el tercer pilono de Karnak por Amenophis III, al igual que la Capilla Blanca de Sesostris I.

En la mente de Amenophis III, el asunto de la regeneración era un tema preocupante. Trató el tema de una manera completamente diferente a los faraones anteriores. Dada su personalidad, no se conformaría con un acto sencillo y por una sola vez en la vida. Optó por la construcción de un edificio monumental con una serie de obras escultóricas que garantizarían su renacimiento por los siglos de los siglos. Hablamos de Malkata, donde llevó a cabo la creación de un gran lago artificial para su uso en los festivales del Sed, que según los escritos, fueron tres, una cifra nimia en comparación con los catorces festivales de Ramsés II.

Del lago artificial, en origen, se llegó a pensar incluso que era natural y que formaba parte del terreno, puesto que sus dimensiones son de tres a cuatro veces el tamaño de la gran pirámide, y a día de hoy, nos ha legado una huella de su situación topográfica siendo visible perfectamente.

Centrémonos ahora en la actitud que adquirió Ramsés II (XIX dinastía) ante el jubileo. Como ya hemos dicho anteriormente, celebró el ritual del Heb-Sed catorce veces en sus sesenta y siete años de reinado. El período normal después del primer festival era de tres a cuatro años, pero este faraón lo acortó a un período de dos años dando lugar a ese número desorbitado de celebraciones del Sed, algo que no nos debería sorprender teniendo en cuenta la personalidad de este monarca.

obeliscox

Aguja de Cleopatra. Fuente.

Ramsés II, uno de los grande monarcas que llevó la civilización egipcia a su máximo esplendor, también era conocido por su carácter de usurpador en ciertas construcciones que no eran de su propiedad. Procedía a la damnatio memoriae del nombre del monarca a quien pertenecía la estructura, y en su lugar mandaba cincelar cartuchos reales con su nombre en el interior. Esto es visible, por ejemplo, en la denominada Aguja de Cleopatra. Este obelisco pertenecía a Tutmosis III (XVIII Dinastía), y se realizó para la festividad del Heb-Sed y posteriormente Ramsés II se encargó de añadir su nombre.

Como hemos podido observar, el festival del Heb-Sed no solo fue un ritual de renovación del poder y la energía del monarca. Es posible que en origen sí, pero con el paso del tiempo formaba parte más de una propaganda política para dar a conocer el gran poder que se tenía que un ritual con fines mágicos. También es cierto que el primer festival debía realizarse a los treinta años de reinado, pero nos encontramos con numerosas excepciones. La reina Hatshepsut, por ejemplo, llevó a cabo ese festival en el año quince de su mandato, y la repetición del mismo debía realizarse a partir de los tres años, modificado en el reinado de Ramsés II a los dos años.

Sin duda es un festival de gran interés que, a día de hoy y en un futuro, se seguirá estudiando para esclarecer las partes que nos son omitidas en las inscripciones pictóricas y, al menos, para establecer un relativo orden cronológico de las ceremonias que tenía lugar durante esta fiesta.

Bibliografía |

BRIER,B., “Misterios del Antiguo Egipto: claves de una civilización fascinante“, Barcelona: Grasindo, 2008.

LULL,J., “Karnak, el gran santuario de Amón“, National Geographic (26-04-2014):

http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/historia/grandes_reportajes/7312/karnak_gran_santuario_amon.html

MAGI, G., “Saqqara: la pirámide, las mastabas y la zona arqueológica“, Madrid: Bonechi, 2005.

TYLDESLEY, J., “Hatshespsut: l´aunica donna che fu faraone“, Casale Monferrato: Piemme, 2000.

WILKINSON, T, “L´antico Egitto: storia di un impero millenario“, Torino: Einaudi,2012.

Redactor: María José Gutiérrez Fernández

Historiadora del Arte por la Universidad de Sevilla y Arqueóloga. Interesada en la Grecia Clásica y la Egiptología. Excavaciones: Bolomor, Piazza Armerina, Pobla Medieval de Ifach, Orce, Medina de las Torres y Santa Potenciana. Conocimientos en Arqueología Forense, Lengua y Religión Egipcia y Mitología Griega. Actualmente residiendo en Italia.

Comparte este artículo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com Valora en Bitacoras.com: Con motivo del especial del ‹‹poder›› de marzo de la revista Témpora, en el que se intenta …
  2. La mujer en el Antiguo Egipto - temporamagazine.com - […] anteriormente solo estaban reservados al faraón, como por ejemplo la participación en el festival Heb Sed o la inauguración …
  3. Con faldas y a lo loco: el extraño rito de los faraones egipcios de correr alrededor de sus pirámides - Cooking Ideas - […] 30 años en el trono real (monarcas como la reina Hatshepsut llegaron a él a los quince), los egipcios celebraban …

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR