El ejército de la dinastía Qin (I)

Restos de policromía

Uno de los guerreros de Xian en la exposición “Terracotta Warriors: The First Emperor and His Legacy”. En la imagen se aprecia restos de policromía. Fuente.

En el año 237 a.n.e., el wang (rey) Ying Zheng dio comienzo a una guerra sin cuartel contra los otros seis estados en los que se encontraba dividido China, los llamados Reinos Combatientes (463-221 a.n.e.), hasta someterlos al suyo, el reino de Qin, el más occidental, y considerado el menos chino. Los ejércitos de Zheng eran uno de los más grandes y de los más experimentados de la época, fruto de reclutamientos obligatorios y de continuos enfrentamientos al que se veía sometido este territorio, ya que los Qin era un reino rodeado de enemigos. Se encontraba amenazado tanto por sus vecinos chinos al este, como por los pueblos bárbaros rong al oeste y norte. Bastaron diez años, no exentos de rebeliones (hasta de un intento de asesinato promovido por el reino de Yan), para conquistar a los demás reinos del este mediante una mezcla de diplomacia y acciones militares. En el año 221 a.n.e., Ying Zheng era el único que quedaba. Ya no se hizo llamar wang ante la nueva posición en la que se encontraba, sino que tomó el título de Qin Shihuang di (秦始皇), es decir, <<Primer Soberano Emperador>>. El Primer Emperador es una de las figuras de primera magnitud en la Historia de China. Y no es una mera exageración, el nombre de China, etimológicamente, procede de la dinastía que fundó este emperador, Qin (que se pronuncia “chin”). Él y sus ministros legalistas unificaron la moneda, el sistema de pesas y medidas y la escritura. Unió todos los fragmentos de murallas que los diferentes reinos norteños habían construido al norte del Huanghe, originando lo que en un futuro se llamaría la Gran Muralla, desde las costas del mar de Bohai hasta el desierto de Gobi. Ante tantas proezas, no todas buenas (recuérdese la quema de los libros antiguos y la ejecución de los letrados), en Occidente la sola mención del Primer Emperador nos hace evocar los soldados de terracota con los que se hizo enterrar y de los que trataremos en este primer artículo, dejando para un segundo lo que nos pueden decir éstos sobre los ejércitos del Primer Emperador. Por lo tanto, ¿por qué se hizo enterrar con ellos?, ¿qué significado tienen?, ¿cómo fueron hechos?, ¿estaban policromados? serán algunas de las preguntas que responderemos a lo largo de este artículo.

Reconstrucción policromía

A la izquierda, situación actual del foso n.º 1. A la derecha, recreación del mismo conjunto, hacia el 202 a.n.e., antes de su destrucción. Fuente: LARMER, BROOK: “Soldados de terracota, en color”, en National Geographic, vol. 30, n.º 6. 2012.

El complejo funerario imperial, en las cercanías de la capital imperial Xianyang (en Xian, en la actual provincia de Shaanxi), se empezó a construir en vida del emperador y se prolongó durante cuatro décadas hasta el derrocamiento de la dinastía Qin en el año 206 a.n.e., momento en que el recinto fue abandonado, saqueado y destruido parcialmente. Para su construcción se destinó, según nos informa Sima Qian (1) a unos 700.000 personas, entre súbditos ordinarios, que organizados en grupo tenían la obligación de trabajar en obras públicas; condenados que, según las leyes de los Qin, eran frecuentemente castigados con trabajos forzados; y deportados. Todos ellos eran abastecidos y controlados por una férrea administración. El complejo tiene 90 km.² y no solo constaba del túmulo funerario (aún sin excavar), sino que éste se encontraba rodeado de una doble muralla, orientada de sur a norte. Solamente la muralla exterior es de 2165 m. de largo (aproximadamente la misma longitud que la isla de Manhattan) por 940 m. de ancho, en los que se encontraban palacios, parques y fosas en las que se han hallado carruajes de bronce, esqueletos de caballos y de animales exóticos. Pero no es aquí, en los recintos amurallados, donde se encuentran los guerreros de Xian, sino a 1,5 km. al este, en tres fosas de las cuatro halladas hasta ahora, a una profundidad de 5 m. Allí se encontraron unas 8000 esculturas, entre soldados de terracota, caballos y carros de combate.

Pero ¿por qué se hizo enterrar con todo un ejército y qué significado tienen? Una vez que se marchara de este mundo, que dejó unificado, al Primer Emperador le esperaba una vida en el más allá bastante peligrosa, puesto que un contingente de espíritus insatisfechos le aguardaban para cobrarse venganza (2). Eran todos aquellos que había eliminado en el transcurso de la unificación de China. Por ejemplo, Sima Qian nos informa que las tropas de Qin exterminaron unos 450.000 soldados del reino de Zhao. Por lo tanto, el Primer Emperador necesitaba un ejército para defenderse de todos sus vecinos del este que derrotó en vida. Esta es la explicación del porqué los soldados de terracota estaban situados a 1500 m. al este del gran complejo funerario, y que sus líneas estén mirando hacia esa dirección.

TerracottaArmy

Guerreros en formación. Fuente.

Era costumbre desde la dinastía Shang (1600-1050 a.n.e.) que los dirigentes se enterraran con sus siervos y sus esposas. Ante la imposibilidad de sacrificar a soldados reales, se optó por hacer un ejército de terracota, medida ésta novedosa en China, ya que la escultura figurativa es prácticamente inexistente (3). Es más, se mejoraron, se les añadió altura a estos soldados, muy por encima de la medida real de la población china: 1,80 m. los soldados, mientras que los altos cargos militares miden 1,90 m.

¿Cómo fueron hechos? Partiendo de un trabajo en cadena, la estructura básica de cada escultura era la misma, los pies y las piernas era de forma maciza, para proporcionar estabilidad al cuerpo central, que era hueco, y que era encajado en la parte superior de las piernas. Las manos, brazos y cabezas se producían separadamente y se añadían en el último momento: se han identificado ocho tipos básicos de caras, sobre las que luego se aplicaba una placa fina de arcilla que permitía individualizarlas (4).

Los caballos de tiro y los de caballería están hechos en su totalidad con moldes, con un cuerpo hueco, patas macizas, y las crines y las orejas modeladas. Una vez ensamblados y retocados, las piezas se cocían enteras en hornos de cerámica enormes. Producto del férreo control administrativo que hemos hecho referencia antes, conocemos el nombre de 87 maestros de talleres, con cada uno de los cuales trabajaban una docena de personas, obligados a estampar su nombre en las piezas que entregaban. Una vez acabadas eran trasladadas de los talleres cercanos a las fosas donde cumplirían con su cometido.

Reconstrucción policromía

Reconstrucción de la posible policromía de dos de los guerreros de terracota. Fuente.

¿Estaban policromados los soldados de terracota? Sí, de hecho, el conocimiento sobre este campo es cada vez mayor y se va ampliando mediante las nuevas técnicas de conservación. Sabemos que a cada guerrero se le aplicaba una pintura a base de huevo sobre dos capas de laca. La mayoría de la pintura ha desaparecido, ya sea por el paso del tiempo, o por la exposición al aire tras su descubrimiento y excavación, en la que la laca, al contacto con el aire, se secaba y se desconchaba, llevándose consigo la pintura.

Una serie de descubrimientos fortuitos, a los que se les ha aplicado un conservante conocido como PEG (polietilenglicol) que mantiene la pintura, nos está permitiendo imaginar un mundo multicolor, en los que encontraríamos rojo (sacado del cinabrio), verde (de la malaquita), morado (del ciambrio, el silicato de cobre y  el bario), negro (del carbón), azul (de la azurita), rojo oscuro (del óxido de hierro) o blanco (de los huesos quemados a alta temperatura).

 

 

 

(1) Sima Qian (ca. 145-86 a.n.e.) es nuestra principal fuente para el estudio de la dinastía Qin. Vivió bajo el gobierno de la dinastía Han, que sucedió a los Qin, es autor  del Shiji o Memorias Históricas.

(2) Los chinos rinden culto a los ancestros y en todo un mundo poblado por espíritus, algunos malignos. Éstos lo conforman aquellas personas que han tenido una mala muerte, no han disfrutado de un entierro o del ritual fúnebre adecuado.

(3) En diciembre del año pasado, Lukas Nickel, de la School of Oriental and African Studies de la University of London,publicó su estudio en el que apuntaba que la aparición de la escultura figurativa en China se debía a la relación con los estados helenísticos de Oriente Medio. Fuente.

(4) En muchos casos, como recoge Jonathan Clements (2008, p. 215), es:

posible  determinar el origen racial de muchos de los guerreros: sus rasgos faciales tienen mucho en común con los habitantes actuales de la región, en especial Sichuan, Shaanxi y otras prefecturas del noroeste.

Bibliografía:

CERVERA, ISABEL: El Arte Chino. Madrid. Historia 16. 1989.

CLEMENTS, JONATHAN: El Primer Emperador de China. Barcelona.Crítica. 2011.

FOLCH, DOLORS: La construcción de China. El período formativo de la civilización china. Barcelona. Península. 2002.

FOLCH, DOLORS: “El primer emperador”, en Historia National Geographic, n.º 6, pp. 90-101. 2004.

FOLCH, DOLORS: “El primer emperador de China”, en Historia National Geographic, n.º 61, pp. 52-65. 2009

FOLCH, DOLORS: “Guerreros de Xian: La guardia del emperador”, en EL PAÍS. 29-07-2012. http://cultura.elpais.com/cultura/2012/07/28/actualidad/1343491048_081487.html

LARMER, BROOK: “Soldados de terracota, en color”, en National Geographic, vol. 30, n.º 6, pp. 42-55. 2012.

 

Redactor: Antonio Arteaga Infantes

Licenciado en Historia por la Universidad de Sevilla, en los itinerarios de Historia Antigua y Arqueología. Actualmente cursando el Máster de Estudios Históricos Avanzados en la Universidad de Sevilla. Interesado en el mundo antiguo en general, especialmente en el mundo grecorromano, Antigüedad Tardía y el mundo de Asia Central y Oriental. Editor jefe de la sección de Historia Antigua de Témpora Magazine.

Comparte este artículo

1 Comentario

  1. Muy interesante. Es curioso como megaconstrucciones, como esta, no solo hayan sido promovidas por el deseo de perpetuidad en el más allá, o para establecer nuevos cultos religiosos, sino también por miedo o mala conciencia de los gobernantes.

    Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. El ejército de la dinastía Qin (II) - temporamagazine.com - […] el primer artículo se trató el por qué, el cómo y la policromía de las estatuas. Nuestro objetivo en …
  2. Qin Shihuang di, el Primer Emperador de China. - temporamagazine.com - […] de las carreteras y los canales. Pero destacaron la construcción del palacio A Fang y el complejo funerario imperial, los dos en …

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR